Poco más de media hora le tomó a la jueza de Pichincha, Luz María Ortíz, leer su resolución en la que rechazó las nulidades expuestas por los procesados por el asesinato de un policía y dos militares ocurridos durante la revuelta policial del 30 de septiembre de 2010 (30-S) y declaró la validez de todo lo actuado hasta el momento por la Fiscalía.

La decisión de Ortíz se dio la mañana de este sábado, en la reinstalación de la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio y con ello el proceso avanza a que se escuche la acusación fiscal contra los nueve procesados, la cual está en manos de la fiscal Claudia Romero. El 20 de mayo pasado se produjo el último diferimiento de esta audiencia, una vez Ortíz declaró fallida la diligencia.

Jueza declara fallida reinstalación de audiencia preparatoria de juicio por el asesinato de un policía y dos militares durante la revuelta del 30-S

Esta audiencia fue suspendida el 1 de septiembre de 2021, luego de que se instaló la etapa preparatoria de juicio por el delito de asesinato ocurrido contra el policía Froilán Jiménez y los militares Darwin Panchi y Jacinto Cortéz. La jueza Ortíz suspendió la diligencia hace ocho meses para analizar los vicios de nulidad expuestos por las defensas de los nueve militares activos y pasivos investigados.

Ortíz, quien participa de la audiencia vía telemática, dentro de su resolución explicó que muchas de las alegaciones de nulidad carecen de sustento jurídico y se observa que la Fiscalía ha cumplido con el principio de legalidad, el debido proceso y ha garantizado la seguridad jurídica. “Esta autoridad no determina que haya causa para declarar la nulidad por lo tanto se declara la validez del proceso e inmediatamente se da la palabra a la Fiscalía”.

Publicidad

Las muertes de Jiménez, un policía del Grupo de Intervención y Rescate (GIR); y de Panchi y Cortéz, un soldado y un cabo del Ejército, respectivamente, se dieron en los alrededores del hospital de la Policía. En esa zona del norte de Quito se produjeron actos violentos dentro de la revuelta policial del 30-S, en la que al final de la jornada se produjo el rescate del entonces presidente Rafael Correa, quien estaba siendo atendido en ese hospital.

Por las tres muertes la Fiscalía investiga a los oficiales en servicio pasivo de las Fuerzas Armadas Luis Castro, Paúl Guzmán, Jorge Merino, Jorge Peña y Hegel Peñaherrera y a los militares activos Fernando Castro, Marco Cano, Luis Orozco y Patricio Guadalupe. Este caso inició por el delito de homicidio, pero la Fiscalía reformuló cargos para analizar un asesinato bajo la modalidad de ejecución.

Según la Fiscalía, el delito investigado se dio bajo la modalidad de ejecución como grave violación a los derechos humanos y es contra los nueve que se dará la acusación.

La audiencia se instaló cerca de las 09:00 de este sábado, pese a que existía una demanda de recusación contra la jueza Ortíz planteada por la defensa de los oficiales (sp) Jorge Peña y Luis Castro. Ellos alegan que existe un retardo injustificado en la tramitación de la causa y una enemistad manifiesta en contra de los abogados patrocinadores de Jorge Peña.

Publicidad

Se cierra instrucción fiscal en el caso de la muerte de Froilán Jiménez, Darwin Panchi y Jacinto Cortez en el 30S

Para los oficiales en servicio pasivo estos hechos han vulnerado el principio del debido proceso, el mismo que es una de las aristas fundamentales del derecho a la tutela judicial efectiva, el principio de debida diligencia impone a las autoridades jurisdiccionales la obligación de dar trámite a una causa en un tiempo razonable y en apego a la normativa pertinente”, señala la recusación.

Respecto a este tema, Paúl Ocaña, abogado de Hegel Peñaherrera, esta demanda ya ha sido admitida, por lo que la jueza no podría reinstalar esta audiencia toda vez que esta recusada. Si lo hiciera, dijo, estaría yendo en contra de norma expresa.

Al momento la fiscal Romero da a conocer su dictamen acusatorio contra los procesados y luego anunciará los elementos de prueba que usará en el caso de que se decida llamar a juicio a uno, varios o a todos los acusados. (I)