Tras una reunión de alrededor de seis horas con cerca de 60 representantes de organizaciones sociales, el gobierno de Guillermo Lasso es cauto en señalar si accederá o no al principal pedido que gira en torno a la rebaja de los precios en los combustibles.

El régimen se ha comprometido con estas organizaciones a estudiar, meditar, examinar y analizar las propuestas, y hasta a revisar nuevamente las cifras, para tener una respuesta en un plazo de entre quince y veintiún días.

Sin embargo, el cumplimiento de este ofrecimiento no garantiza que el Gobierno vaya a rebajar el precio de los combustibles, como lo piden la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), el Frente Popular (FP), la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin) y el Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicos del Ecuador (Feine), organizaciones que asistieron al encuentro con el presidente Lasso, este miércoles 10 de noviembre.

Gobierno y organizaciones sociales no llegan a acuerdo sobre precio de combustibles, se dan de 15 a 21 días para volver a reunirse

La mañana de este jueves 11 de noviembre, el vocero presidencial, Carlos Jijón manifestó que el mandatario “no quiso mostrarse inflexible”, que no expresó “un no terminante”, pero que también “hay posibilidad de que después de quince días el Gobierno haga todos los análisis, revise todas las cifras y se ratifique en que no es posible”.

Publicidad

“El presidente hizo un análisis de la situación económica, explicó el peso del subsidio de los combustibles en el déficit de $ 4.800 millones y, finalmente, dijo que debía pensar sobre el planteamiento y dijo que en quince días iba a anunciar una decisión (...). Fue un no puedo, me gustaría, prometo examinar nuevamente todo, para anunciar una decisión”, manifestó Jijón en el noticiario Primera Plana, de Sonorama.

Leonidas Iza, presidente de la Conaie, adelantó que la propuesta de esta organización es congelar el precio de los combustibles a $ 1,50 el diésel y a $ 2,10 el galón de gasolina extra. Además, insistió en que sin acuerdo sobre este punto no habrá acuerdo en ninguno de los otros cinco puntos planteados, tres de los cuáles fueron acogidos por el Gobierno.

En tanto, la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, señaló que al momento lo único que existe de parte del Gobierno es la apertura para analizar y revisar de nuevo todas las cifras y estar en condiciones de dar una respuesta en el lapso, más o menos, de entre dos y tres semanas.

“Hay que hacer una reunión de carácter técnico, analizar de nuevo la propuesta y las bases sobre las que se estableció el precio de los combustibles y después de esa revisión estaremos en condiciones de poder indicar qué es lo que se puede hacer o qué alternativas se tiene para atender la solicitud”, dijo Vela, en Ecuavisa.

Publicidad

Tras la culminación del encuentro, el presidente manifestó que el Gobierno va a “continuar trabajando para llegar a consensos” y resaltó, al igual que Jijón y Vela, “la actitud democrática de disposición a dialogar”.

“Nuestro país atraviesa varias crisis que requieren de trabajo conjunto. La violencia no es la respuesta que necesita el pueblo. Todos los ecuatorianos compartimos el interés de salir adelante y lograr el bien común. (...) El diálogo es el camino para la paz y un Ecuador de oportunidades para todos. Y le reitero al país: yo gobierno para los 17 millones de ecuatorianos. Mi único acuerdo es con ustedes, quienes manifestaron en las urnas sus sueños y anhelos. Estamos aquí para hacerlos realidad”, agregó en su cuenta de Twitter.

Tanto Jijón como la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, dejaron entrever que estas no serían las únicas cifras que se lanzaron en la reunión, que las propuestas varían según cada organización asistente.

Por ejemplo, antes de ingresar a la reunión, Nelson Erazo, presidente del FP, dijo que la propuesta era congelar los precios a junio de este año, es decir, $ 2,090 para los galones de gasolina extra y extra con etanol, y el galón de diésel 2 y diésel prémium en $ 1,524. Erazo agregó que “la paz depende del Gobierno”, al referirse a la posibilidad de que se retomen las medidas de hecho.

Publicidad

Hasta el momento, las dos únicas decisiones que ha tomado el gobierno de Guillermo Lasso respecto a los combustibles, a través del Decreto Ejecutivo 231, son la suspensión de la aplicación del Sistema de Bandas de Precios de los Combustibles establecido en el Reglamento de Regulación de Precios de Derivados de Petróleo, fijado por el expresidente Lenín Moreno, y la fijación de los precios de venta al público de combustibles en el galón de gasolina extra hasta $ 2,55, el galón gasolina extra con etanol hasta $ 2,55, el galón diésel 2 y diésel prémium hasta $ 1,90. (I)




Publicidad