Las empanadas que contrató la Asamblea Nacional a un costo de $ 6 para eventos, actos y ceremonias protocolarias incluyen servicio logístico, transporte, montaje y más ítems, que si se desglosa todos esos servicios se encontrará que el costo del producto es el adecuado en el mercado a $ 1.

Así justificaron tres funcionarios administrativos de la Asamblea Nacional respecto a la contratación del servicio de logística para reuniones, evento, actos y ceremonias protocolarias y conmemorativas de la Función Legislativa por $ 100.000, documento suscrito por María Moreno, como secretaria de Relaciones Internacionales e Interinstitucionales de la legislatura con el proveedor, Fredy Godoy, con fecha 10 de septiembre de 2021.

El contrato incluye eventos desde septiembre de 2021 a julio 2022, donde se señalan el servicio de cenas de hasta $ 45 cada plato y el plato básico $ 12,50. Pero aclara que el valor ofertado para la alimentación debe incluir el costo de servicio, montaje, mesas y sillas, transporte y menaje de mantelería fina, cristalería, carpas, muebles, utensilios.

Santiago Salazar, asesor jurídico de la Asamblea Nacional, aclaró que la suscripción del contrato estuvo a cargo del área administrativa y no de la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori. De ahí que Llori dispuso que solicite a la Contraloría del Estado realice una verificación de auditoría del proceso precontractual y contractual, para que sea ese organismo el que determine si existe tal vez una posible irregularidad.

Publicidad

Asamblea firma contrato para provisión de servicios por $ 100.000; presidenta se desmarca y anuncia revisión

En cambio, Paúl Abad, coordinador de Protocolo del Parlamento, afirmó que las necesidades institucionales demandan que el mismo plato debe ser de las mismas condiciones en todo el territorio nacional, eso significa que el costo tiene que tomar en cuenta el transporte, el menaje, el servicio profesional y los alimentos de primera calidad; pues la “institución no se puede arriesgar a que tengamos a un mal servicio”, resaltó.

Salazar se mostró sorprendido por la desinformación originada en redes sociales, pues aseguró que este tipo de contratos siempre se han dado en administraciones anteriores y ya fueron auditados y que tuvieron un costo mucho mayor, pues habló de un costo de $ 297.000, y el actual es de $ 100.000.

Que es un contrato con valores estimados porque son costos referenciales; “no se puede comparar el hecho de un alimento de una empanada a un dólar, cuando hay una sumatoria de otros ítems que están dentro del rubro como sillas, mantelería, carpas; y si se resta eso van a ver que la empanada que se habla en redes sociales cuesta un dólar, donde está el problema”, increpó.

Insistió que hay ítems y subítems, y es obvio que cualquier ciudadano piense o crea que la empanada cueste $ 6, pero “si desgloso todo lo que es montaje, sillas y demás, voy a entender que la empanada sigue costando un dólar”.

A criterio de Salazar, las críticas a este contrato responden a una estrategia de descrédito a la Asamblea Nacional, pues en administraciones pasadas nunca se habló de este tipo de contratos.

El contrato de servicio de logística para reuniones, evento, actos y ceremonias protocolarias y conmemorativas de la Asamblea Nacional, según Paulina Moreno, secretaria de Relaciones Internacionales e Interinstitucionales de la legislatura, son prestaciones regulares que no solo la Asamblea Nacional la realiza, sino varias instituciones públicas para cada año.

Publicidad

Que este tipo de contratos debe hacerse en previsión de las actividades planificadas, aprobadas, legalmente revisadas y autorizadas. Este tipo de contratos están en el portal de compras públicas y es el Servicio de Contratación Pública el que regula y no por la entidad que requiere el servicio.

Que el desglose de los rubros engloban una serie de componentes incluidos en los costos referenciales de alimentación y de logística.

Moreno aclaró que este contrato no es para alimentación diaria de los asambleístas, pues lo rubros que se mencionan en el contrato son para proveer la correcta atención en reuniones y eventos nacionales e internacionales.

La funcionaria precisó que el monto del contrato cubre todos los eventos que realiza el legislativo durante un año en las distintas provincias en el país.

El coordinador de Protocolo de la Asamblea, Paúl Abad, manifestó que los precios por los servicios que requiere el Parlamento no los pone la Asamblea Nacional, sino que lo determina el mercado y que el procedimiento está en el portal del Sercop.

Que en alimentación se habla de un valor exuberante, pero no se lee que también incluye una bebida, servicio, montaje, mesas, sillas y menaje, mantelería, vajilla, servilletas y eso en cualquier parte del territorio nacional, justificó.

Otras denuncias

También en redes sociales se difundieron facturas respecto a un supuesto desembolso de $ 646,10 por un día de viáticos para la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori. En alimentación se habría cancelado $ 215,74 y $ 430,36, en alojamiento.

El evento fue por cumplimiento de agenda oficial en la provincia del Guayas el 27 de julio de 2021. Frente a ello, el pasado 10 de agosto solicitó el reembolso del gasto incurrido.

El asambleísta Fernando Villavicencio, presidente de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea, publicó en sus redes sociales su factura por hospedaje en Galápagos con fecha 19 de septiembre por lo que canceló $ 35 en el hotel Galápagos Dreams.

Pero también publicó una factura por $ 423,10 del resort Arahuana del 12 de junio en Galápagos por hospedaje de la presidenta de la legislatura, Guadalupe Llori, en habitación vip.

El legislador Villavicencio cuestionó que en la actual Asamblea de cenas, almuerzos y gastos vip, algunos sectores lo que hace es poner un dique al Ejecutivo, y con ello no se van a aprobar los proyectos de ley.

Que la Asamblea Nacional tiene que hacer un gran exorcismo y para empezar la presidenta de la Asamblea debe renunciar, no hay otra posibilidad para cambiar esta mala suerte de la Asamblea, expresó.

Indicó que esta Asamblea Nacional no solo sufre de situaciones irregulares, sino que carece de una estrategia, no tiene un liderazgo, no se ha trazado un horizonte. (I)