Frank Chatburn Ripalda salió libre el martes 10 de mayo pasado, antes de lo esperado, gracias a su colaboración con la justicia estadounidense en el caso relacionado con Biscayne Capital. La jueza que lleva el proceso aceptó un pedido de la Fiscalía para reducir su sentencia, y actualmente tiene arresto domiciliario con grillete electrónico por seis meses.

Chatburn Ripalda, de 44 años, quien estaba relacionado con la trama de sobornos en Petroecuador y de Odebrecht, fue condenado en Miami a tres años y medio de prisión en diciembre de 2019. Debido a la pandemia del COVID-19, ingresó a la prisión federal Montgomery, una cárcel de seguridad mínima en el estado de Alabama, recién el 2 de julio del año pasado, y debía recuperar su libertad en junio de 2024, según los documentos judiciales que constan en el proceso.

A fines de abril, la Fiscalía estadounidense presentó un pedido al juzgado e indicó que, desde antes de su sentencia de diciembre de 2019, el intermediario financiero ecuatoriano-estadounidense ya había comenzado a colaborar en el caso relacionado con el grupo Biscayne Capital, que se sigue en uno de los distritos del estado de Nueva York.

El proceso en Nueva York es contra Roberto Cortés Ripalda, Ernesto Weisson Pazmiño y Fernando Haberer Bergson por un supuesto perjuicio de $ 155 millones a los clientes que invirtieron en el fondo y sus múltiples empresas entre agosto de 2013 y abril de 2018. Gustavo Trujillo Franco, de Madison Asset LLC, es procesado en Nueva York en otro caso que está relacionado.

Publicidad

Chatburn era socio en algunas de las empresas del grupo y trabajó consiguiendo inversionistas para los fondos, entre ellos algunos contratistas de Petroecuador que pagaron sobornos a funcionarios de Petroecuador. Al inicio del juicio, la Fiscalía estadounidense lo acusó de 18 delitos relacionados con sobornos, lavado de dinero y violaciones a la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero.

Entre sus clientes se encontraban Ramiro Luque Flores, de GalileoEnergy, quien a través de Chatburn abrió empresas de pantalla en paraísos fiscales para Álex Bravo Panchano, exgerente de Petroecuador, y Marcelo Escobar Domínguez, coordinador de Gestión Empresarial de Petroecuador. El escándalo estalló en Ecuador en junio de 2016, gracias a las revelaciones de los Panama Papers, publicadas por Diario EL UNIVERSO.

Posteriormente se conoció que Chatburn también registró una empresa con el estudio panameño Mossack Fonseca para el exgerente de Petroecuador y exministro Pedro Merizalde Pavón.

Después de año y medio de estar acusado en Miami, donde fue detenido, en abril de 2018, Chatburn comenzó a colaborar con la justicia de Estados Unidos. Los fiscales también señalaron en su pedido ante la jueza que Chatburn ha ayudado con otro caso, cuya investigación sigue abierta, pero no especificaron más detalles.

Publicidad

Casi diez días después del pedido, a inicios de mayo, la jueza Marcia Cooke aceptó la rebaja de pena para Chatburn, según los documentos del proceso. Cooke dispuso que se acogiera al arresto domiciliario con grillete electrónico durante los primeros seis meses y luego a libertad bajo palabra. Una vez cumplido ese semestre, Chatburn podrá comenzar a buscar trabajo, con autorización y supervisión de la persona asignada para su custodia, dice la orden firmada por la jueza.

Este Diario confirmó que en la web de prisiones de Estados Unidos consta que Chatburn salió libre el 10 de mayo pasado. Asimismo, ya se liberaron todas las garantías de propiedades y avales personales que se habían comprometido ante la Corte. Y se le devolvió el pasaporte a su exesposa.

En Ecuador, la Fiscalía no ha procesado a Chatburn en ninguno de los casos de corrupción por los que fue vinculado en Estados Unidos.

Este Diario pidió una entrevista con los abogados de Chatburn, pero no obtuvo respuesta. Uno de ellos es Howard Srebnick, que también aparece como defensor en el juicio contra el excontralor Carlos Pólit Faggioni en Miami.

Otros dos procesados en Estados Unidos que ya salieron libres son Marcelo Reyes López, en octubre de 2020, y Arturo Escobar Domínguez en noviembre del año pasado, según el registro de las cárceles estadounidenses. (I)