A través de un comunicado, la Confederación Nacional de Indígenas del Ecuador (Conaie) dio a conocer que Juan Manuel Sislema Minta, de 36 años de edad, uno de los heridos de gravedad en el último paro nacional que vivió el país, del 13 al 30 de junio, falleció la madrugada de este 5 de agosto en Chimborazo.

Con su muerte la cifra de fallecidos por el paro nacional se eleva a siete personas. Según la Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos, las protestas dejaron más de 350 manifestantes heridos.

Oriundo de la comunidad Lan Lan de la parroquia Punin Chimborazo, Juan Manuel fue víctima de violencia y de presunta represión de la fuerza pública en el paro nacional, recibió el impacto de perdigones en la cabeza que lo mantuvieron en estado crítico y en coma desde el 17 de junio para fallecer luego de 49 días.

Su hermano Luis Armando, de 29 años, fue herido también en ese mismo día y su estado sigue siendo delicado, ya que, según la Conaie, aún no recuperara la movilidad en la mitad del cuerpo.

Publicidad

Juan Manuel era profesional en el área de finanzas, músico y padre de dos niños de 10 de y 6 años de edad.

“Exigimos verdad y justicia para los hermanos Sislema y para todas las víctimas entre heridos, mutilados y fallecidos por la represión policial y militar”, apuntó la Conaie.

Los hermanos Sislema, decidieron participar voluntariamente en las protestas en su natal Chimborazo el 17 de junio, cuarto día de movilizaciones, sin saber que serían alcanzados por los perdigones.

Su padre, Manuel Sislema, indicó a este Diario hace unas semanas que aunque las fuerzas de seguridad han negado haber usado perdigones en el control de las protestas, lo que ocurrió con sus hijos demuestra lo contrario, por lo que tuvo que recurrir a un abogado para obtener las pruebas necesarias y espera hacer justicia.

Publicidad

Juan Manuel permanecía en el Hospital General Docente de Riobamba, mientras que Luis Armando tras el ataque fue trasladado al Hospital Eugenio Espejo en Quito.

“Todos los seres humanos tienen derecho a la manifestación, mis hijitos se fueron voluntariamente a reclamar sus derechos”, indicó el padre de los jóvenes, que en ese momento reconoció que los perdigones entraron en la cabeza de su hijo Juan Manuel y destruyeron su sistema nervioso, dejándolo en un estado prácticamente vegetativo.

Los hermanos Sislema recibieron los impactos a pocos minutos de haber salido de sus hogares para sumarse a una movilización que se dirigía a la Gobernación de Chimborazo a la que no llegaron. Su padre cuenta que fueron atacados por militares casi a la misma hora en diferentes sitios, ya que no se encontraban juntos, según videos que han podido obtener como pruebas.

Producto del paro nacional, la Fiscalía General del Estado abrió 403 causas, entre investigaciones previas e instrucciones fiscales, en 21 de las 24 provincias del Ecuador, por hechos ocurridos en los 18 días de paro nacional. (I)