La firma de Santiago Garzón Rameix consta en el contrato con el que el Isspol canjeó $ 327 millones de bonos por Certificados Globales de Depósito (GDN). No está su nombre. Debajo de la rúbrica solo dice ‘Apoderado General’, y en la siguiente línea está una dirección en Panamá, que correspondería a Ecuador Hight Yield Bond Fund (EHYBF), la empresa de Jorge Chérrez Miño con sede en ese país. Por el Instituto de Seguridad Social de la Policía firmó el general David Proaño.

Garzón Rameix es uno de los varios colaboradores del intermediario financiero, que a lo largo de los años fueron gerentes, presidentes, representantes legales o accionistas de sus empresas en Ecuador, Panamá, Colombia, Perú y Estados Unidos.

Abogados, economistas o ingenieros, sus nombres constan en los registros bancarios de las empresas de Chérrez en Miami, analizadas por EL UNIVERSO y que forman parte del proceso judicial por peculado que se sigue en Ecuador. Desde esas cuentas provenían fondos para el pago de servicios profesionales, administración de portafolio, comisiones, gastos de viaje, cursos, gastos de compañías en Lima y en Medellín, así como el pago de nómina a empresas del grupo en Quito.

Algunos invirtieron también con Chérrez, trajeron a sus familiares para que les administrara su portafolio, o compraron departamentos en el edificio Brickell TEN de Miami, uno de cuyos desarrolladores fue IBCorp Investments.

Publicidad

Ninguno quiso dar entrevista. No quieren hablar de su relación con Chérrez Miño debido a los procesos judiciales en Ecuador y Estados Unidos. Unos aceptaron responder pocas preguntas e hicieron hincapié en que nunca manejaron fondos del Isspol, con el que el grupo IBCorp mantiene vencimientos por $ 220 millones.

Sobre la firma estampada en el canje de bonos, Santiago Garzón reconoció que es suya. Señaló que lo hizo en cumplimiento de “un mandato realizado a través de un poder”. Trabajó durante seis años para el grupo IBCorp. Su esposa y su suegra también recibieron pagos por inversiones que administraba IBCorp Investments & Business Group LLC en Miami.

Garzón ocupó cargos directivos y fue accionista de las ecuatorianas Lynxtrade Cía. Ltda., Economic and Financial Research S. A. e IBCorp Casa de Valores, creada en 2016 y que luego se llamó Introducer Broker Casa de Valores C. A. y después Valores Corporativos Corpvalores Casa de Valores S. A. Esta última está ahora cancelada.

Algo parecido ocurrió con Byron Caisa Maigua. Él aparece aún como accionista minoritario de Internacional Business IBCorp S. A. junto con Crawley Resources de Panamá. “Yo no trabajo para el grupo IBCorp desde el año 2020″, dijo en un breve diálogo telefónico. “No estaría interesado en conversar porque me ha hecho mucho daño este tema”, aseguró. En septiembre pasado, Caisa constituyó BKaizer S. A. S. en Quito, para dedicarse a las actividades de sociedades de cartera, es decir, mantiene los activos de un grupo de empresas filiales.

Publicidad

Chérrez y Caisa, junto con Seleny Delgado Estupiñán, otra de las colaboradoras, aparecen demandados por un inversionista privado en Ecuador por considerar que la liquidación de su portafolio no era la correcta. El proceso no prosperó.

El abogado que representa a la panameña Crawley Resources, Rodrigo Álvarez Tobar, indicó a este Diario que ha sido contratado para liquidar Internacional Business IBCorp S. A. “Básicamente todas las empresas acá pertenecen a una estructura en la cual, al final de la cadena, el único accionista es el señor Chérrez”. En efecto, los documentos societarios públicos muestran que detrás de las empresas ecuatorianas generalmente estaba IBCorp Investments and Business Group S. A. de Panamá u otra firma panameña a la que IBCorp le había traspasado las acciones.

En el proceso de liquidación habrá que saldar cuentas, presentar balances y pagar impuestos, agregó el abogado.

Álvarez añadió que la otra compañía que ha entrado en proceso de liquidación es Economic and Financial Research S. A., que antes se llamaba IBCorp-Economic and Financial Research S. A. En 2019, Carlos Patricio Alarcón Ruiz, que también aparece en los registros bancarios, terminó de adquirir las acciones de esta empresa que era de Chérrez. Actualmente Alarcón Ruiz reside en Panamá y desde ahí ha extendido un poder a Álvarez para que proceda con la liquidación.

Publicidad

La esposa de Alarcón mantenía un portafolio con IBCorp, al igual que la compañía Aryat Global Enterpreneurship S. A., de la que Álvarez y Alarcón son socios.

Desde las cuentas de Miami, las compañías ecuatorianas recibieron giros registrados como pagos mensuales por servicios. Internacional Business IBCorp S. A. cobró $ 2,6 millones y Lynxtrade e IBCorp-Economic and Financial Research $ 1,5 millones cada una. A decir de Garzón, las transferencias fueron por concepto de “investigación económica y apoyo en sistemas informáticos”. En las once cuentas analizadas no existen depósitos de estas empresas hacia Miami.

Las operaciones en Medellín y Lima

A medida que ampliaba su negocio, Jorge Chérrez quiso abrir operaciones en Colombia y Perú. La primera incursión fue en Medellín, en septiembre de 2015, y usó el mismo esquema que con Ecuador: la panameña IBCorp Investments era la principal accionista.

IBCorp Investment Colombia S. A. S. se registró en Medellín y al frente estuvo otro de sus colaboradores, Álvaro Cortez Carrera, que luego regresaría a Ecuador y mantendría relación con Economic and Financial Research y Lyxtrade.

Publicidad

La compañía se dedicaría a actividades financieras, inmobiliarias y comercio internacional. Más de $ 1,5 millones salieron de Miami para la operación de Colombia. En 2020 se decidió disolver la sociedad, aunque ahora se ha reactivado con el nombre de San Gabriel Bienes Raíces S. A. S.

En Lima tampoco tuvo éxito. Allá abrió Lynx Trade Perú S. A. C., registrada en 2017, para el desarrollo de sistemas informáticos para el sector financiero. Una especie de réplica de la ecuatoriana Lynxtrade Cía. Ltda., que maneja un programa usado en las casas de valores.

Un operador de bolsa ecuatoriano consultado explicó que el programa es muy bueno y sirve para compensar las operaciones de la casa de valores con sus clientes. “He escuchado buenos comentarios sobre el software”, dijo al recordar que el éxito de ese producto ayudó a crecer la reputación de Chérrez, que había comenzado como trader en la mesa de dinero de Produbanco.

Carlos Patricio Alarcón Ruiz era el gerente de Lynx Trade Perú y fue remplazado por Juan Carlos Merino Rivadeneira durante algunos meses. En septiembre de 2019 la compañía entró en liquidación.

Meses antes, Chérrez había pasado sus acciones de Lynxtrade, de Ecuador, a Lynx Trade Holding LLC, registrada en el estado de Nueva York. Actualmente él es el gerente de la compañía ecuatoriana, que funciona en el edificio Isabella Park, en Quito.

Merino Rivadeneira también tuvo inversiones con IBCorp a través de su empresa Sofis Capital Investments LLC. Consultado por este Diario indicó que había sido abogado de algunas de las compañías de Chérrez. “Cabe resaltar que en ningún momento intervine o conocí directamente los temas relacionados con las inversiones del Isspol”, aseguró.

Su medio hermano Juan Pablo Merino Littuma es el abogado de Chérrez en los casos judiciales que se siguen en Quito. Este Diario le envió un cuestionario para tener la versión del intermediario financiero radicado ahora en México, pero no respondió. La Fundación Cecilia Rivadeneira, que gestiona Wilson Merino Rivadeneira y fue creada por los hermanos Merino Rivadeneira, también recibió una donación de $ 50.000 del grupo IBCorp desde Miami en noviembre de 2016. Wilson Merino ha asegurado que si hubiera conocido de las denuncias del Isspol, no habría aceptado esa donación.

Renuncias y misterios en Miami

Otro colaborador ha sido Ricardo Olivo Isch, quien representaba a muchas de las empresas de Chérrez en Miami pero que ya renunció. Algo parecido ocurrió con otro director de IBCorp Financial Research LLC de Miami, que ahora se denomina Golden Compass Financial Market Research. En julio de 2021, Juan Andrés Arboleda registró su renuncia a la dirección de esta compañía, que había ocurrido en julio de 2018.

En el documento, que es público en los registros de Florida, también aparece el nombre de su esposa. Ambos realizaron inversiones con el grupo IBCorp en Miami junto con otras empresas en las que aparecen como directores. Incluso tuvieron un departamento en Brickell TEN, pero en febrero de 2018 lo vendieron a OrionGL Real Estate LLC.

Tres departamentos del edificio Brickell TEN están a nombre de OrionGL Real Estate LLC, cuyo director es Luis Alberto González, que también dirige OrionGL Investments LLC.

El abogado Eduardo Paz, que representa a Luis Alberto González Aguirre, quien adquirió el cien por ciento de las acciones de una casa de valores ecuatoriana a Chérrez en 2012 y le cambió de nombre a Orión Casa de Valores S. A., aseguró a este Diario que las empresas de Miami no tienen relación con su cliente, aunque aparezca como director hasta ahora.

“Son cargos ejecutivos que no quieren decir que él sea dueño, él no tiene participación porque no es accionista ni es propietario de ninguna de esas empresas”, aseguró Paz. Cuando se le inquirió de quiénes serían esas compañías, el abogado respondió: “Esa es una buena pregunta que habría que preguntarles a las autoridades norteamericanas”.

Según los registros bancarios de Miami, OrionGL Investments recibió de las empresas del grupo IBCorp $ 10,2 millones como pagos mensuales por rendimientos de portafolio. A su vez recibió $ 2,1 millones como aporte al portafolio. Lo extraño es que la firma de González consta incluso en el pedido presentado para renovar uno de los departamentos de Brickell TEN en mayo de 2017, según los registros públicos de esa ciudad.

González Aguirre mantenía un portafolio con las empresas de Chérrez, al igual que su esposa y su cuñado. González señaló que a título personal había referido algunos clientes a IBCorp y que las transferencias que recibió obedecieron al giro normal del negocio, pero insistió en que no tiene participación en las otras compañías.

Existe otra compañía panameña, llamada OrionGL Investments S. A., que recibió $ 1,2 millones de las compañías de Miami, representada por el estudio Fernando Castillo & Asociados.

En Ecuador, además de Orión Casa de Valores existe la compañía OrionGL Asesores, en la que tuvo relación Álvaro Landázuri Aguirre, quien también recibió pagos por servicios profesionales del grupo IBCorp de Miami.

Eduardo Paz resaltó que Orión Casa de Valores ha reportado periódicamente la información a las autoridades y que “al día de hoy, ni el ingeniero González ni su casa de valores ecuatorianas están involucradas en ninguna situación legal”. (I)