La jornada electoral en Cuenca, la capital azuaya, empezó sin mayores novedades, pero sí con unas medidas adicionales de seguridad, en especial para recibir al candidato presidencial Yaku Pérez Guartambel.

A diferencia del proceso presidencial del 2019, en el que Pérez también fue candidato a presidente de la República, ahora las medidas de revisión fueron más estrictas en vista de la inseguridad que vive el país.

Daniel Noboa votó en Olón, Santa Elena, pero recibirá resultados en Guayaquil

Por ejemplo, al ingreso del recinto electoral ubicado en la escuela Fausto Molina, de la parroquia Tarqui, en el sur de la ciudad, un grupo de policías y militares revisaba detalladamente a la mayoría de votantes, en especial a los varones y a las mujeres que traían carteras de gran tamaño.

Publicidad

Pasado este primer filtro se dispuso un área aislada en donde el candidato estaba solo, sin la custodia de sus simpatizantes.

También, ese año Yaku Pérez no tuvo problemas en dar declaraciones a la prensa en el patio del recinto; pero este domingo, 20 de agosto, los medios fueron ubicados en un aula anexa a su junta receptora del voto, donde habló ante los medios.

La disposición militar fue que, una vez dentro del aula, nadie podía salir para captar la imágenes de su votación.

Publicidad

Luego dio declaraciones. Dijo que no confía en las autoridades actuales del Consejo Nacional Electoral (CNE), porque en 2019 “le robaron la Presidencia”, pero aun así tiene confianza de llegar a una segunda vuelta y no le importaba con quién.

Los resultados los recibirá en Quito.

Publicidad

Sobre el tema seguridad, estuvo de acuerdo con el control extremo y pidió a los criminales que bajen sus armas, porque él estará siempre del lado de las víctimas.

Otto Sonnenholzner votó en el colegio 28 de Mayo acompañado de su esposa y con un fuerte resguardo

Minutos antes de su arribo al lugar de votación, Pérez Guartambel hizo una parada en la casa de su madre, ubicada en el camino antiguo de la vía Cuenca-Girón-Pasaje, en donde luego de pasar unos instantes fueron juntos a votar.

Aunque sí estuvo con custodia policial vestida de civil, dijo que hoy no portaba chaleco antibalas, sino uno “anticorrupción”, y que sus principales guardaespaldas eran su madre, sus dos hijas y el pueblo. (I)