Desde el 2007, cada 15 de septiembre se conmemora en el mundo el Día Internacional de la Democracia, proclamado por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas para promover y consolidar la democracia en el mundo. La democracia, además de ser un sistema de gobierno, es uno de los valores y principios básicos universales de la ONU y se caracteriza por el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

En la Enciclopedia de la Política, del expresidente Rodrigo Borja, se menciona que la democracia no solo es una forma de gobierno sino además una forma de organización estatal, que promueve un alto grado de participación popular en las tareas de interés general y que mientras mayor es esa participación, más democrático es el Estado.

Sin embargo, en Ecuador, actualmente solo un 37 % apoya a la democracia, lo que representa un aumento de cuatro puntos porcentuales desde el 2020 (33 %), según el estudio “La recesión democrática de América Latina” de Latinobarómetro.

Publicidad

En la investigación se refiere que Ecuador tiene tantos ciudadanos demócratas como indiferentes y un contingente de autoritarios que tiende a aumentar. Así está enfrentando la crisis política de tener elecciones extraordinarias en 2023, a causa de la muerte cruzada que decretó Guillermo Lasso en mayo pasado y en medio de debilidad democrática y un alto contingente de ciudadanos proclives al populismo. La organización menciona que el país es tierra fértil para el populismo.

En Ecuador, asimismo, un 46 % de la población dice que “en ninguna circunstancia apoyaría un gobierno militar”, sumado a su bajo nivel de apoyo a la democracia y a los altos porcentajes de indiferencia hacia el tipo de régimen, lo que hace que uno de cualquier tipo se pueda desarrollar. Mientras, un 50 % asegura que “apoyaría a un gobierno militar en reemplazo del gobierno democrático, si las cosas se ponen muy difíciles”.

Para Gustavo Isch Garcés, consultor político, “la democracia ecuatoriana actualmente es una ficción y un cadáver en descomposición” y dice que urge una profunda reforma constitucional que recupere la institucionalidad pública.

Publicidad

“Es urgente una profunda reforma constitucional que recupere la institucionalidad pública, tomada por las mafias políticas y contaminadas por el crimen organizado, combata la corrupción y sea implacable contra la impunidad, al tiempo que fomente la libre y responsable participación ciudadana”, opina.

Además, considera que es necesario que se establezcan políticas de Estado que garanticen el acceso universal a una educación de calidad, a la salud, y para preservar el patrimonio ambiental del país, aspectos que son claves para fortalecer la democracia en Ecuador.

Publicidad

Más de 13 millones de ecuatorianos están llamados a votar para las elecciones presidenciales de la segunda vuelta el próximo 15 de octubre. Foto: API

La situación de la democracia en Ecuador no es muy diferente a la que vive todo el resto de América Latina. Según los datos del último Latinobarómetro 2023, que se titula ‘América Latina, Democracias en Recesión’, Ecuador se ubica en segundo lugar, entre 17 países de la región, en el que la gente se siente más insatisfecha con la democracia; primero está Perú con un 91 % de insatisfacción con este régimen político y luego Ecuador con un 87 % de rechazo, mejor dicho de insatisfacción.

Algunos analistas señalan que el Ecuador empezó a tener la disminución de la credibilidad de la democracia desde el gobierno de Lenin Moreno (2017-2021) y que se ha acentuado en el de Guillermo Lasso (2021-2023), pero esto no quiere decir que en el de Rafael Correa (2007-2017) estaba en mejores condiciones.

Asimismo, el que en Ecuador existan alrededor de 300 organizaciones políticas no garantiza, aumenta o fortalece la democracia. Muchas de las organizaciones políticas y movimientos se han llegado a considerar “partidos de alquiler” y expertos coinciden en que esto se evidenció con el tiempo récord en el que se tuvieron que organizar para terciar en las elecciones generales anticipadas, producto de la muerte cruzada, decretada por Lasso el pasado 17 de mayo.

¿Cómo está la democracia a nivel regional?

En tanto, haciendo un análisis regional, según Latinobarómetro, América Latina entró en una recesión democrática desde hace varios años, luego que vivió la “tercera ola” de democracias desde 1978 con República Dominicana como primer país y la última de las transiciones fue la derrota del Partido Colorado en Paraguay por el sacerdote-obispo Fernando Lugo en 2008, quien no pudo terminar su período porque la Cámara de Diputados lo destituyó por abandono de deberes.

Publicidad

Desde ese año, para Latinobarómetro, la región entró en una recesión democrática, no solo por la existencia de las electo-dictaduras, sino por el deterioro y declive de la democracia. Hasta 2008, todos los países de la región eran democracias, salvo Venezuela y Nicaragua, que en 2007 eligió por segunda vez no consecutiva a Daniel Ortega como presidente de Nicaragua. Siguió el golpe de Estado en Honduras en 2009, la elección de Nicolás Maduro en 2013 y la elección de Nayib Bukele en El Salvador, en 2019, cuyo gobierno se ha transformado en una “nueva autocracia”.

“La gran diferencia con la ola de recesión democrática de los años sesenta del siglo XX es que no hay militares, esta vez todos los dictadores son primero civiles elegidos en comicios libres y competitivos, que luego se quedan en el poder cambiando las reglas y haciendo pseudoelecciones para mantener la categoría de ‘democracia’. Ya no se usan armas ni militares, asumen la presidencia. Son electo-dictaduras civiles”, subraya el estudio.

Eventos a nivel nacional para conmemorar el Día de la Democracia

Desde el 11 hasta el 15 de septiembre, el CNE en conjunto con el Instituto de la Democracia (IDD) abrirán un ciclo de eventos para conmemorar la fecha con foros, conversatorios y un festival de cine.

Entre los eventos está la séptima edición del Festival de Cine Foro-Ojo de Pez 2023, que busca, con la proyección de obras audiovisuales, fomentar discusión y ser espacios participativos de reflexión y diálogo. Arrancó este lunes, 11 de septiembre, y culminó este jueves 14 con proyecciones en las diferentes delegaciones provinciales del órgano electoral.

El martes 12 se realizó también el lanzamiento de la revista Democracias n.º11 en el Salón del Pleno del CNE en Quito. Una publicación del IDD, indexada en Latindex, que tiene como objetivo generar conocimiento relacionado con la democracia en sus diferentes dimensiones.

Asimismo, este 14 y 15 de septiembre, el IDD liderará el seminario internacional “Los organismos electorales y el Estado de la democracia en América Latina”, que prevén sea un espacio académico de intercambio de experiencias sobre la democracia en la región. (I)