Con alertas de casos positivos por COVID-19, que incluirían a asambleístas y asesores entre los contagiados, el pleno del Legislativo activó este 15 de junio las sesiones presenciales.

Las autoridades del Parlamento no revelan el número de los infectados, pero la primera decisión que tomó el Consejo de Administración Legislativa (CAL) es limitar las actividades presenciales únicamente al pleno, en tanto que las actividades de las comisiones y el trabajo de los asesores será telemático hasta una segunda orden.

Agenda legislativa para el nuevo periodo demorará en estructurarse

Así lo reveló el asambleísta Darwin Pereira (PK), miembro del CAL, quien manifestó que pidieron informes al departamento médico de la Asamblea para que determine los contagios. Indicó que el vicepresidente de la República, Alfredo Borrero, solicitó al Parlamento el listado de los asambleístas y del personal legislativo para programar la posibilidad de la inoculación en los próximos quince días.

“Tengo la información de que habría algunos casos positivos de COVID-19 en algunos compañeros, y creo que eso nos da la razón de haber resuelto que las sesiones presenciales solo serán del pleno”, subrayó Pereira.

Comentó que hay quejas de los asambleístas de que se exijan cada semana pruebas PCR o de antígenos, por lo que el organismo administrativo resolvió elaborar un nuevo instructivo sobre las medidas de bioseguridad, y cuestionó algunos casos de legisladores que se sacan las mascarillas para realizar sus intervenciones. El uso de la mascarilla es una responsabilidad personal y no es necesario reglamentarla, refutó.

Nathali Arias (CREO), también integrante del CAL, anunció que dentro de la planificación consta la vacunación contra el COVID-19, primero del personal legislativo y luego de los asambleístas, para luego reactivar las actividades presenciales en las comisiones. Indicó que no se tiene información de las personas contagiadas.

Elías Jachero (BAN) manifestó que la pandemia no ha terminado y habló de que tiene conocimiento pleno de que el equipo asesor de la Comisión de Relaciones Internacionales y Movilidad Humana está contagiado, por lo que es indispensable observar las medidas de bioseguridad.

Para el asambleísta Fausto Jarrín (UNES), es una decisión equivocada el reactivar las sesiones presenciales cuando falta organización y disciplina entre quienes ingresan al Legislativo. Son los mismos asambleístas los encargados de hacerse pruebas PCR pasando una semana, reclamó.

Añadió que, lamentablemente, la presidencia y el Consejo Administrativo no entienden lo que implica la pandemia; y además cuestionó que a última hora se envió un mensaje a los legisladores de que había la posibilidad de conexiones virtuales para la sesión de este 15 de junio. (I)