A los pies del Palacio de Gobierno en Quito, el colectivo Voces por la Democracia lanzó su iniciativa ciudadana para convocar a una consulta popular que comprenderá una enmienda constitucional y reformas legales, cuyos ejes principales son quitar al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) su atribución de designar autoridades de control y modificar el Código de la Democracia para regular el funcionamiento del sistema de partidos políticos.

La mañana de este 6 de abril, actores de la sociedad civil se concentraron en la Plaza Grande para anunciar el lanzamiento de esta propuesta de consulta popular de iniciativa ciudadana, que según Carlos Aguinaga, exvocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), tiene como objetivo empujar una enmienda a la Constitución y reformar el Código de la Democracia.

La eventual consulta popular que se prepara en el gobierno de Guillermo Lasso deberá contemplar tres limitantes

En el primer caso la propuesta es que mediante enmiendas se le quite al Consejo de Participación Ciudadana su atribución de designar autoridades de control, como por ejemplo, de la elección del Consejo Nacional Electoral (CNE), los titulares de la Contraloría General del Estado, del Consejo de la Judicatura, entre otros.

En tanto que con reformas al Código de la Democracia se reestructure el sistema de partidos políticos, para que la ciudadanía seleccione mediante elecciones primarias a quienes serán los candidatos a una dignidad de elección popular; así como que la designación de las directivas de las agrupaciones políticas sea pública con el voto de sus afiliados o adherentes; además de transparentar el uso de los recursos públicos que se les asignan.

Publicidad

El primer paso es presentar su propuesta a la Corte Constitucional (CC) para que en un dictamen califique la constitucionalidad de las preguntas; y luego empezar con la recolección de 1′100.000 firmas de adhesión.

La meta de Voces por la Democracia es presentar el cuestionario en mayo próximo; y las estimaciones son que el cumplimiento de los procedimientos legales se extiendan hasta el siguiente año.

No obstante, quieren evitar que en el caso de que logren su propósito su papeleta se “contamine” con la infinidad de candidatos que participarán en las elecciones seccionales y de los vocales del CPCCS, que se realizarán en febrero del 2023.

Al menos tres escenarios analiza el Ejecutivo frente al bloqueo político en la Asamblea Nacional

“No vamos a pedir que sea en las seccionales. No nos gustaría que se contamine con esa vorágine”, precisó Aguinaga, al tiempo que aclaró que esto se hace sin la intervención de actores políticos o el respaldo del gobierno de Guillermo Lasso.

Publicidad

Entre otras propuestas, se buscará plantear preguntas para contrarrestar la “negligencia y corrupción del sistema judicial”, nuevos procedimientos de selección de jueces y fiscales; precautelar y defender los recursos de la seguridad social a fin de garantizar las prestaciones y pensiones para afiliados y jubilados de los institutos de la seguridad social.

De acuerdo con el artículo 441 de la Carta Política, la enmienda de uno o varios artículos que no altere su estructura fundamental o el carácter y elementos constitutivos del Estado, en el caso de ser planteada por la ciudadanía, requiere de al menos el 8 % de las adhesiones de las personas inscritas en el registro electoral.

Previamente, requerirá el dictamen de constitucionalidad de la Corte Constitucional tanto del banco de preguntas, anexos y considerandos.

Este movimiento de la sociedad civil agrupa a Aguinaga y otros actores como Fausto Camacho, exconsejero del CNE; Ana Abril, David Simba, César Ulloa, entre otros. (I)