Nueve meses después de que se hicieran públicos unos audios filtrados que revelaban la existencia de un entramado de corrupción en empresas públicas del sector eléctrico, la Fiscalía General del Estado asegura haber recabado los suficientes elementos de convicción para formular cargos contra siete personas por el delito de delincuencia organizada.

Ecuador arrancaba el 2023 conociendo audios publicados por el medio digital La Posta. La investigación, que incluía los nombres de al menos 16 personas, fue nombrada por el medio como El Gran Padrino, pero días después, la Fiscalía lo rebautizaba como caso Encuentro. Ese hecho generó malestar en el gobierno de Lasso, el cual mantenía como eslogan “Gobierno del Encuentro”. Finalmente, el eslogan quedó como “Gobierno del Ecuador”.

Del nombre del caso Encuentro se conoció el 20 de enero pasado, diez días después de abierta la etapa preprocesal de investigación previa y en momentos que se realizaron ocho allanamientos simultáneos en la ciudad de Guayaquil y uno en Quito. Las acciones eran parte del análisis que iniciaba la fiscal Luzmila Lluglla sobre una posible trama de corrupción en empresas públicas.

Publicidad

Los domicilios allanados pertenecían a personas que aparecían inicialmente como sospechosas. Ahí se levantaron una serie de evidencias que iban desde documentos, dispositivos de almacenamiento electrónico, teléfonos celulares, computadoras, hasta joyas.

Ahora, la Fiscalía busca formular cargos por el delito de delincuencia organizada contra Danilo Carrera, cuñado del presidente de la República, Guillermo Lasso; Hernán Luque, expresidente de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas (EMCO); Leonardo Cortázar, a quien se le ubica como operador de la red de corrupción; además de Antonio I., Julio L., Jorge O. y Roberto B., todos exfuncionarios de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL).

La versión de Danilo Carrera dentro del caso Encuentro se tomó de forma telemática

Contra todos ellos, sostiene la Fiscalía, en la etapa de investigación previa y a través de las diligencias solicitadas, se han determinado posibles responsabilidades en la comisión del delito de delincuencia organizada.

Publicidad

Ante las acusaciones de un entramado de corrupción en el sector público que estaba supuestamente liderado por Danilo Carrera, mediante sus abogados él respondió en su momento rechazando lo publicado por el medio digital y advirtiendo que su cliente se reserva todos sus derechos respecto a las “injurias proferidas”.

“Danilo Carrera rechaza tajantemente la inaudita acusación de estar “... a la cabeza de una estructura de corrupción en las empresas públicas” o aquella otra de decidir “... quién trabajaba para el Estado y quién no”, respondían los abogados de Carrera a La Posta.

Publicidad

En abril pasado, Carrera fue retenido en el aeropuerto de Guayaquil para que amplíe su versión en el caso Encuentro y luego de varias horas fue puesto en libertad. Para ese momento ya Hernán Luque no estaba en el país. El último destino conocido del exfuncionario público, quien abandonó Ecuador en enero último, era Argentina, país en el que en marzo pidió asilo. Lasso solicitó a las autoridades policiales que lo ubiquen y lo traigan del “cogote” para que declare ante la justicia.

Congresistas de Estados Unidos piden a Joe Biden inicie investigación sobre hechos de corrupción relacionados con el presidente Guillermo Lasso y su cuñado Danilo Carrera

Según la nota publicada por el medio digital, el presidente Lasso “entregó a su cuñado” el manejo de las empresas públicas y Carrera hizo posible el nombramiento de Hernán Luque para presidir el directorio de EMCO. Luque estuvo en el cargo desde el 22 de julio de 2021 hasta el 18 diciembre de 2022.

En los hechos revelados en las filtraciones de La Posta también aparece el nombre de Leonardo Cortázar, quien fue fotografiado en la piscina de una casa en Miami (EE. UU.) junto con el entonces asambleísta del correísmo Ronny Aleaga. Dentro de la presunta red de corrupción Cortázar sería una pieza clave en la CNEL y tendría relación con Roberto B., quien aparentemente era el responsable de dar ciertas facilidades a proveedores del Estado.

Leonardo Cortázar, según el informe, tuvo una mínima actuación desde el gobierno de Rafael Correa, luego aumentó su participación en la administración de Lenín Moreno y se mantuvo en el gobierno de Guillermo Lasso. A Cortázar se lo ubicaría como operador de Rubén Cherres, amigo de Danilo Carrera que fue asesinado en marzo pasado en una casa de Punta Blanca (Santa Elena) junto con su pareja y su chofer. Cherres mantenía abiertos varios procesos penales por narcotráfico.

Publicidad

De Cortázar, Carrera ha dicho no conocerlo y que por lo tanto jamás se ha reunido o ha hablado con él. Tampoco dice haberse reunido con Jorge O. o Julio L.

En los audios filtrados no solo se escucha a funcionarios y exfuncionarios públicos del actual Gobierno, sino también se nombra a otras personas y se habla de exigencias de dinero por temas y proyectos del sector eléctrico.

Para abril pasado, la fiscal general Diana Salazar, respecto del caso Encuentro, pese a que ella no estaba a cargo de este, decía que la investigación de la causa iba por buen camino. “No puedo informar los detalles, pero sí se puede indicar, sin poner en riesgo el avance de la investigación, que hemos encontrado elementos muy importantes que nos ayudarán a sostener una presunta acusación”, decía Salazar en una comparecencia en la Comisión de Participación de la cesada Asamblea Nacional.

A inicios de octubre pasado, Carrera apareció en un video en el que habló de que durante meses ha soportado una incesante campaña difamatoria, con la que se habría intentado afectar el prestigio que ha ganado en décadas en Ecuador por su trabajo relacionado con el deporte. Aseguró que por rebote también se ha tratado de perjudicar políticamente al gobierno de Guillermo Lasso.

“La infame campaña se inició pretendiendo endilgarme fantasiosamente el control de un sinfín de empresas públicas que ni conozco, ni quiero conocer. Luego escaló queriendo engañar al país con otra fantasía que no solo nadie cree, sino que sobre la que ninguna prueba se ha presentado, ni se puede presentar. Qué manera de hacer el ridículo”, señalaba Carrera, quien afirmaba que a sus 85 años de edad nada amilanará su espíritu. (I)