“La mayoría de los ciudadanos han actuado con indiferencia respecto a la movilización de hoy, y esta se ha reducido al sector de la Conaie (...). El Gobierno sigue dispuesto a dialogar. En este momento el Gobierno no considera que podrá bajar el precio de los combustibles; pero ha hecho algo importante, ha congelado el precio”.

Con esas palabras, el vocero presidencial, Carlos Jijón, se refirió a las movilizaciones protagonizadas el 26 de octubre por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) y la Unión Nacional de Educadores (UNE).

En entrevista con la cadena internacional CNN, transmitida horas después de que finalizara la marcha en el centro histórico de Quito, Jijón manifestó que el país está sumido en una compleja situación política y económica, donde el déficit fiscal asciende a $ 4.800 millones y el subsidio a los combustibles representa $ 1.500 millones.

Según el vocero presidencial, hay indicios para suponer que el pedido de reducir las tarifas del diésel y las gasolinas “es un pretexto de los dirigentes de la Conaie”. “Uno puede sospechar que si el Gobierno baja el precio de los combustibles, tampoco estarán contentos y pedirán dos cosas más. Y si el Gobierno acepta, de las dos cosas más pedirán otras cuatro”.

Publicidad

El funcionario sostuvo que por parte del Gobierno se ha cedido en varios temas, como dividir en tres partes el proyecto urgente Ley de Creación de Oportunidades. Al respecto, adelantó que, tras las conversaciones con asambleístas, el 28 de octubre se presentará al Legislativo el proyecto de ley tributaria. Además, manifestó que por el momento el Ejecutivo ha descartado como alternativa la muerte cruzada.

En el mismo espacio que intervino Jijón también fue entrevistado Leonidas Iza, presidente de la Conaie. El líder del movimiento indígena reiteró que la intención de las organizaciones sociales es que el galón de diésel se fije en $ 1,50 y en $ 2 las gasolinas extra y ecopaís, mientras se establece una política de focalización de los subsidios.

Iza comentó que la propuesta fue planteada al presidente Guillermo Lasso durante la reunión que tuvo lugar el pasado 4 de octubre, en el Palacio de Carondelet.

“Este cambio que pretenden hacer no lo puede soportar la economía ecuatoriana. No tenemos ni siquiera cómo generar otras condiciones económicas porque somos un país dolarizado; en cambio, otros países latinoamericanos tienen la posibilidad, con sus monedas, de generar otras condiciones para aminorar los impactos en materia económica”, expresó el dirigente indígena.

Frente al mecanismo de diálogo que ofrece el Gobierno, Iza dijo que esa vía es uno de los instrumentos más poderosos para superar diferencias, “pero un diálogo con resultados”. Afirmó que el motivo de las movilizaciones es la crisis económica y que no se pretenden fines políticos.

La Conaie, así como el FUT, la UNE y más organizaciones sociales reclaman la derogación del Decreto Ejecutivo 231 que incrementó y congeló el costo del galón de los hidrocarburos: las gasolinas extra y ecopaís subieron $ 2,55 y el diésel aumentó a $ 1,90.

Publicidad

Las exigencias no se concentran únicamente en ese tema, sino también se reprochan las reformas tributarias y laborales, así como las actividades extractivas de minerales y petróleo.

Minutos antes de la entrevista en CNN, en una rueda de prensa, Leonidas Iza anunció que las movilizaciones continuarán el 27 de octubre, bajo el amparo del derecho a la resistencia.

Mientras tanto, a través de redes sociales, el presidente Guillermo Lasso mencionó que las manifestaciones del 26 de octubre fueron controladas por las fuerzas del orden. “Este Gobierno garantiza el derecho a la protesta cuando esta sea pacífica y se dé dentro del marco de la ley”. (I)