El coordinador de la bancada de Pachakutik, Rafael Lucero, pidió al gobierno de Guillermo Lasso la liberación de 17 detenidos durante la jornada de protestas de este 26 de octubre en contra del alza de los precios de los combustibles determinados en los decretos ejecutivos 230 y 231, emitidos hace tres días.

Lucero junto a un grupo de legisladores de su bancada habló de 17 personas detenidas en todo el país que salieron a las calles en protesta de los nuevos precios de los combustibles y su congelamiento. Los detenidos se registran de Guayas, Imbabura, Cotopaxi, e incluso existen periodistas que fueron agredidos por la fuerza pública, recalcó.

Una persona fue detenida en Limonal y otra en Santa Lucía durante protestas por fijación de precios de combustibles

Dijo que el primer mandatario habla del país del encuentro, sin embargo, hay 17 detenidos por ejercer su derecho a la protesta, por lo que pidió al presidente de la República, Guillermo Lasso, y a la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, que esos luchadores sociales sean liberados inmediatamente pues aseguró que las marchas son pacíficas y hay una demanda nacional de reivindicación del Estado hacia el pueblo.

Recordó que Pachakutik se ha sentado a dialogar, pero sobre esas conversaciones el Gobierno ha tomado decisiones que han dejado mucho que decir para el pueblo ecuatoriano; eso significa, dijo, que no hay un país del encuentro sino de persecución.

Publicidad

El representante de Chimborazo señaló que mientras en la Asamblea Nacional se están buscando consensos internos para llegar a amnistías a luchadores sociales, hoy el actual gobierno está volviendo a tener detenidos en la lucha social.

Hizo un llamado al Gobierno a dejar que la lucha pacífica continúe, que no hay necesidad de detenciones y anunció que el coordinador nacional de Pachakutik, Marlon Santi, realiza contactos con organizaciones de derechos humanos a nivel internacional para dar a conocer lo que sucedió con los detenidos.

“Si dicen diálogo, sentémonos a dialogar, pero con igualdad de condiciones, no con detenidos ni policías amedrentando a la lucha social”, subrayó Lucero, tras aclarar que el congelamiento de los precios de los combustibles no solo lo ha planteado el movimiento indígena, sino también los sectores sociales, transportistas y productores.

Que el congelamiento debió darse a los precios anteriores, no con una elevación de $ 1,69 a $ 1,90 el galón de diésel, lo que significa 21 centavos más y constituye un paquetazo económico, afirmó.

En cambio, para el sector oficialista de CREO la paralización anunciada para este 26 de octubre no marcó la agenda, porque la mayoría del sector productivo prefirió seguir laborando, señaló el asambleísta Juan Fernando Flores.

Dijo que es positivo que la mañana de este martes el sector del transporte en Quito haya tomado la decisión de no sumarse a la convocatoria de un sector que quiere, desde el capricho, buscar beneficios para quienes dice representar, pero que cuando se va a las comunidades, al debate y al diálogo se ven perdidos de las exigencias que muchas veces hacen. (I)