Unas 310 personas, entre asambleístas, asesores, funcionarios y personal de limpieza, recibieron este 22 de junio la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19. Este grupo de personas recibió la dosis de Sinovac.

La prioridad fueron las personas de 50 años, las personas con discapacidad, enfermedades catastróficas, mujeres embarazadas y personal de limpieza.

Para esta fase de vacunación personal del Ministerio de Salud se trasladó hasta la Asamblea Nacional y habilitó tres brigadas, e improvisó un centro de vacunación, donde la prensa no tuvo acceso para la respectiva cobertura.

Por medios oficiales se dijo que el próximo 29 de junio se inmunizará a unos 1.000 funcionarios, entre los que se incluye a legisladores.

Asambleístas, asesores y funcionarios legislativos comienzan a vacunarse contra el COVID-19

Luego de la fase de vacunación, el Consejo de Administración Legislativa (CAL) evaluará el regreso progresivo por fases.

Uno de los asambleístas que acudió a la cita de vacunación fue Dalton Bacigalupo (ID), quien comentó de las ventajas de acceder a la vacuna para evitar secuelas graves, asistir a procedimientos complicados debido al contagio. La ciudadanía ecuatoriana debe asistir al proceso de vacunación que está coordinando el Gobierno nacional.

La inoculación de quienes laboran en la legislatura permitirá un funcionamiento eficiente, añadió Bacigalupo, porque a su criterio el sistema telemático no es lo más eficiente para desarrollar las actividades de la Asamblea, pues se necesita la presencia de los 137 legisladores en el pleno del Parlamento.

Celestino Chumpi, de la bancada de Pachakutik, justificó la decisión de proceder a la vacunación de los asambleístas, pues dijo que son los más expuestos al virus, así como los miembros de otras instituciones públicas.

En cambio, el asambleísta Jorge Abedrabbo dijo que la vacunación para los legisladores era una medida necesaria, aunque un poco tarde ya que algunos “estamos contagiados”. (I)