El correísmo intentó tomar el control de uno de los movimientos indígenas más representativos de la Sierra ecuatoriana, de la mano del presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza. Pero las bases lo detuvieron.

Entre el 13 y 14 de agosto últimos, la Confederación de Pueblos de la Nacionalidad Kichwa del Ecuador (Ecuarunari) -filial de la Conaie- conmemoró sus 50 años de creación y realizó el VII Congreso Lázaro Condo en Pangor (Chimborazo), en el que renovó su consejo de gobierno, que estaba bajo la presidencia de Carlos Sucuzhañay.

Los principales candidatos que se disputaron la presidencia de la Ecuarunari estaban entre las figuras de Alberto Ainaguano Aynaguano y Gilberto Talahua Paucar.

Ainaguano, ingeniero civil, venía desempeñándose como dirigente de Organización, Fortalecimiento y Política de la Ecuarunari y se impuso en la presidencia con cerca de 430 votos de los miembros de las bases indígenas de la Sierra.

Publicidad

Alberto Ainaguano Aynaguano, presidente de la Ecuarunari, electo en el VII Congreso. Foto tomada de su cuenta de Twitter. Foto: El Universo

Mientras tanto, Talahua, presidente de la Federación de Organizaciones Campesinas de Bolívar (Fecab-Brunari), obtuvo alrededor de 300 votos.

El análisis dentro del movimiento indígena era que Talahua representa al correísmo, en relación con la corriente política del expresidente Rafael Correa, líder del movimiento político Revolución Ciudadana.

Cuando Correa era presidente, Talahua se desempeñó varios años como subsecretario de Diálogo Social, de la denominada Secretaría de Gestión de la Política, en el periodo de las exministras Viviana Bonilla y Paola Pabón, esta última hoy prefecta de Pichincha.

Entre los dirigentes de las organizaciones no se olvida que fue Talahua quien organizaba las denominadas contramarchas que organizaba el régimen de Correa para contrarrestar aquellas manifestaciones que hacía la Conaie, para rechazar proyectos legales como la ley de aguas o la criminalización de los dirigentes sociales contrarios a su mandato.

Publicidad

En el 2015, el exsubsecretario impulsaba diálogos con dirigentes de las filiales de la Conaie, la Confederación de Nacionalidades de la Costa (Conaice) y de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía (Confeniae).

Era un crítico del movimiento indígena. Una publicación de diario El Telégrafo recoge declaraciones de Talahua en las que decía que en los territorios se pedía atención del Estado, pero la dirigencia no estaba “sintonizada” con las bases y sus necesidades.

Incluso que la gente no estaba de acuerdo con que haya líderes sociales que estén en “contacto con la derecha” y que no se trabajaba en una agenda para los pueblos y nacionalidades.

Siete años después de su intervención en el correísmo, Talahua quiso llegar a la Ecuarunari con el respaldo de Leonidas Iza, quien pedía con insistencia el voto para su coideario, narraron dirigentes que pidieron la reserva.

Publicidad

El argumento de Iza había sido que se debe elegir a un presidente afín a la línea política de la Conaie y que Talahua lo ayudaría a “afianzar ese trabajo”.

Pero el movimiento indígena ‘no tiene la memoria frágil’, relataron los actores que participaron en ese cónclave y con su voto rechazaron las pretensiones de Iza y Talahua.

El líder indígena del Cañar, Carlos Sucuzhañay, dejó el 14 de agosto la Ecuarunari al concluir los tres años de su mandato y es discreto para analizar lo ocurrido ese fin de semana, aunque reconoce que hubo intenciones de imponer una “agenda extraña” que no es la que impulsa y defiende la agrupación.

Resaltó la elección de Ainaguano, de quien cree que deberá en los siguientes años evitar que actores políticos ajenos a la Conaie quieran imponer sus ideologías.

Publicidad

“No hay que dejar que entren otras agendas extrañas, especialmente del correísmo. Hay dirigentes entregados al correísmo y he sostenido que el movimiento indígena tiene su agenda política y eso hay que respetar”, opinó Sucuzhañay.

“Claro” que esa agenda extraña estaba en la representación de Talahua, añadió, y el haber rechazado esa postulación significó para la Ecuarunari esto: “Tenemos que abrir los ojos y comenzar a enrumbarnos por el único camino que tiene el movimiento indígena con su único y universal proyecto político y no dejar que compenetren otras ideas con la anuencia de otros dirigentes”.

De esa manera, el presidente saliente espera que Ainaguano siga sosteniendo la unidad de las agrupaciones. “Si dejamos penetrar otras agendas políticas significaría la destrucción de la Conaie, de la Ecuarunari… la destrucción de las bases. Existen filtros y sobre ello hay el trabajo enorme del nuevo presidente de actuar y no permitir la expansión de esas otras ideas que están llevando a la división y destrucción del proceso organizativo”, reiteró.

Luis Macas, expresidente de la Conaie, participó del VII Congreso de la Ecuarunari que se realizó el 13 y 14 de agosto en Chimborazo. Foto tomada de Facebook de la Ecuarunari. Foto: El Universo

Javier Aguavil, presidente de la Conaice, el movimiento representante de la Costa, ve positiva la llegada de Ainaguano. Llamó a la unidad y a trabajar en equipo para ejecutar los planes del buen vivir construidos por los territorios indígenas.

El líder de Santo Domingo de los Tsáchilas conoció a Talahua cuando era funcionario del correísmo y reseñó que cuando se le pedía apoyo para gestionar políticas públicas para sus comunidades no eran atendidas. “No confiábamos en él”, contó.

Gustavo Tenesaca, dirigente indígena, alude a los preceptos que la organización defiende y que llevaron a rechazar la postulación de Gilberto Talahua a la Ecuarunari.

“El movimiento indígena evoca la libre determinación de los pueblos y la autodeterminación y por eso no va a ceder a posiciones para imponer una nueva ideología, como es la basada en el comunismo indoamericano que es el mariateguismo”. Ello, en referencia a José Carlos Mariátegui, un político peruano que promovió el marxismo y que es uno de los escritores sobre los que Leonidas Iza promueve su postura de izquierda.

“Las bases no están de acuerdo con una posición de esa naturaleza que alteraría el proyecto genuino de nuestras organizaciones”, añadió Tenesaca.

En el encuentro de Chimborazo participó el líder histórico de la Conaie, Luis Macas, quien posesionó a Ainaguano, originario del pueblo Chibuleo de Ambato (Tungurahua) de donde es oriundo.

Por su parte, Iza tomó juramento a los miembros del nuevo consejo de gobierno para que cumplan los mandatos de la organización social. Entre ellos, Lilian Gualavisí del pueblo Kayambi como vicepresidenta; Daniel Villagrán de Otavalo, dirigente de Organización; Cisne Guayllas de Saraguro, dirigente de la Mujer; Luis Quesada de Palta, dirigente de Territorio; Raúl Puma de la nación Puruhá, dirigente de Relaciones Internacionales; Patricio Copara del pueblo Panzaleo, dirigente de Comunicación; y, Nelson Atupaña de la nación Puruhá, dirigente de Jóvenes.

Aunque Iza no logró que Talahua llegue a la presidencia sí fue elegido Patricio Copara, quien lo acompañó durante los 18 días del paro nacional de junio pasado.

Su figura se volvió pública en redes sociales cuando el pasado 14 de junio Copara forcejeaba con el personal policial para evitar que Leonidas Iza sea detenido en Latacunga (Cotopaxi) en el contexto de las protestas. “¡Patricio, Patricio, ¡déjale, ve!”, pedía Iza a Copara, expresión que se exaltó con jocosidad. (I)