Partes del cuerpo de Vladimir Popov, de 23 años, fueron encontradas dentro del tiburón que lo atacó y devoró frente a la playa de un centro turístico egipcio. Luego del ataque, la especie marina fue capturada y arrastrada a tierra en un bote, donde varias personas la golpearon hasta la muerte.

El joven ruso fue rodeado por el tiburón tigre, antes de ser arrastrado bajo el agua en Hurghada mientras gritaba: ‘¡Papá, sálvame!’. Los turistas salieron del agua mientras los espectadores horrorizados le gritaban a Popov que se alejara nadando del tiburón antes de que lo mutilara hasta la muerte.

Ahora el tiburón ha sido disecado por especialistas, quienes encontraron los restos del joven dentro de sus intestinos, según indica el medio de noticias Al Arabiya.

Publicidad

Mahmoud Dar, profesor del Instituto Nacional de Ciencias Marinas de Egipto, también reveló que el tiburón era hembra y que no se encontró nada más.

Yury Popov, padre del joven, indicó que no había miembros de la familia cerca de su hijo para ayudarlo en el agua, aunque los informes iniciales dijeron que la novia del joven de 23 años había logrado huir del ataque.

El hombre indicó: “Esta es una coincidencia absolutamente ridícula, porque es una playa segura. Hay barcos y yates alrededor. Nunca ha pasado allí. Suelen atacar en playas salvajes. Es solo una especie de destino malvado”.

Publicidad

Padre e hijo habían estado viviendo en Egipto durante varios meses antes del horrible ataque. Popov dijo que cremaría a su hijo y devolvería sus cenizas a su Rusia natal, según Daily Mail.

Hasta ahora, el padre la víctima es el único miembro de la familia que habla sobre el suceso. Después de presenciar el ataque, tomó mucho tiempo encontrar el cuerpo y llevarlo a tierra. “Posteriormente, se hallaron los restos, y el cuerpo fue puesto en una bolsa y llevado a la morgue”, indicó.

Publicidad

En un video se muestra al tiburón tigre siendo capturado y arrastrado a tierra por un bote después del ataque, y parecía estar vivo antes de ser golpeado hasta la muerte.

Las autoridades egipcias confirmaron que el tiburón ha sido entregado para que se investiguen las causas de su comportamiento e identificar si el animal está relacionado con uno que ‘causó varios accidentes anteriores’. (I)