Gracias a tres fenómenos no siempre vemos la misma cara de la Luna, sino una cara y un poco de la otra, explican desde el Observatorio Astronómico de Quito, al referirse a la aparición mensual de Luna Llena, como el que se espera para este próximo miércoles 20 de octubre.

La Luna Llena de octubre, conocida como Luna del cazador, el Almanaque del Viejo Granjero reseña que se cree que a esta Luna se la llamó así en el hemisferio norte porque señalaba el momento de ir a cazar en preparación para el frío invierno que se avecinaba. Los animales están comenzando a engordar antes del invierno, y dado que los granjeros habían limpiado recientemente sus campos bajo la Luna de la Cosecha, los cazadores podían ver fácilmente los ciervos y otros animales.

El primer uso del término “Hunter’s Moon” (Luna del Cazador) fue citado en el Oxford English Dictionary en 1710. Algunas fuentes sugieren que otros nombres para Hunter’s Moon son Sanguine o Blood Moon (Luna de Sangre), Falling Leaves Moon (en referencia al otoño cuand las hojas caen), ya sea asociado con la sangre de la caza o el color de las cambiantes hojas de otoño; Luna Helada cuando la temperatura se pone más fría en la zona norte del planeta Tierra. Y, Luna migratoria, que se refiere al momento en que las aves comienzan a volar hacia el sur hacia climas más cálidos.

Luna Llena, una casi cada 30 días

La fase de Luna llena sucede cuando nuestro planeta se encuentra situado exactamente entre el Sol y la Luna. En este momento el ángulo de elongación o de fase de nuestro satélite es de 180º y la iluminación es del 100%.

Publicidad

La Luna tarda lo mismo en rotar sobre su eje que en orbitar alrededor de la Tierra, algo más de 27 días, y por eso vemos siempre el mismo hemisferio lunar. Este fenómeno se denomina acoplamiento gravitacional. Para ilustrar la idea, prueba a rodear un árbol manteniendo siempre tu cara hacia él: cuando completes la vuelta, habrás girado sobre ti mismo 360º.

Sin embargo, no es cierto que sólo podamos ver el 50% de la superficie de la Luna desde la Tierra. Podemos alcanzar un 59% esto debido a tres fenómenos: pequeñas variaciones en la velocidad de la Luna durante su órbita elíptica, inclinación de 6,5° de la Luna respecto a su plano orbital y la rotación de la Tierra que nos permite ver la la Luna desde distintos momentos y lugares detalla los expertos del Observatorio Astronómico de Quito en las redes sociales del organismo.

¿Por qué a veces la Luna se ve amarilla?

Habitualmente, la Luna aparece más amarilla o anaranjada cuando está más cerca del horizonte. Esto pasa porque, en ese ángulo, la luz debe recorrer más distancia hasta nuestros ojos que cuando está en lo más alto.

Lluvia de Oriónidas

El mes de octubre también nos trae otra lluvia de meteoros. En este caso es de Oriónidas.

Las Oriónidas llevan el nombre de una de las constelaciones más reconocibles del cielo, Orión, desde la que parecen irradiar estos meteoros. A menudo presentando algunas de las estrellas más brillantes y con rayas más rápidas, las Oriónidas aparecen a mediados de octubre y alcanzan su punto máximo en las horas previas al amanecer del 21 de octubre.

Las Oriónidas es uno de los eventos más especiales en relación a la lluvia de meteoros, en este caso, atravesando la estela del cometa Halley.

Desafortunadamente, este año competirán directamente con la luna llena del Cazador, que estará en su punto más brillante el la misma noche que las Oriónidas (20-21 de octubre). Debido al tiempo, es probable que las Oriónidas desaparezcan y no sean tan brillantes como de costumbre.

El Observatorio Astronómico de España detalla que el radiante o lugar de donde proceden los meteoros, se localiza en la famosa y brillante constelación de Orión, reconocible por tener en el centro de la constelación tres estrellas alineadas y prácticamente del mismo brillo, a las que denominamos las tres Marías.

Para tener la mejor oportunidad de ver estas estrellas fugaces, hay que espetar las horas de oscuridad antes del amanecer y colocarse lejos de la Luna llena y de las luces de la ciudad. (I)