Un cuerpo sin vida fue hallado atrapado en la nueva zona de boyas alambradas colocadas en el Río Bravo, a la altura de la ciudad de Eagle Pass, en Texas, Estados Unidos, informó este miércoles la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México.

En un comunicado, la Cancillería mexicana dio a conocer que la información llegó alrededor de las 14.35 horas (19.35 hora GMT) por parte del Departamento de Seguridad de Texas (DPS), que tras el hallazgo notificó al Consulado de México en esta demarcación estadounidense.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo que la Secretaría de Relaciones Exteriores está investigando las muertes de dos personas que al parecer se quedaron atoradas en las boyas que el Gobierno de Texas colocó en el Río Bravo.

Publicidad

Ese organismo informó que ya lleva a cabo acciones para el rescate del cuerpo sin vida a través de personal de su Grupo Beta, encargado de la protección migrantes y adscrito al Instituto Nacional de Migración (INM) en el país.

Sobre el cuerpo que flotaba en el Río Bravo, frontera entre Estados Unidos y México, en el norte del continente americano, la Cancillería mexicana subrayó que aún “se desconoce la causa de la muerte y la nacionalidad de la persona”.

Asimismo, la SRE enfatizó a través del comunicado que la postura del Gobierno mexicano se mantiene con respecto a la colocación de boyas alambradas en esta sección de la frontera entre ambas naciones.

Publicidad

El río cubre la mitad este de los más de 3.000 km de la frontera entre Estados Unidos y México.

Actualmente, la barrera de boyas de Texas se extiende por más de 300 km cerca de Eagle Pass, que colinda con la ciudad mexicana de Piedras Negras, un transitado paso de migrantes indocumentados hacia EE.UU.

Publicidad

“Reiteramos la postura del Gobierno de México sobre que la colocación de boyas alambradas por parte de las autoridades de Texas es una violación a nuestra soberanía”, externó.

Además, señaló que existe preocupación sobre el impacto a los derechos humanos y seguridad personal de los migrantes que tendrán estas políticas estatales en EE.UU. y “que van en sentido opuesto a la estrecha colaboración entre” México y el Gobierno estadounidense.

Por su parte, la SRE, que encabeza la canciller Alicia Bárcena, indicó que mantendrá el puntual seguimiento al caso por medio del Consulado de México en Eagle Pass, así como que mantendrá contacto con las autoridades correspondientes en México y Estados Unidos. (I)