Dónde será la residencia del presidente electo de Chile, Gabriel Boric, se ha convertido en una cuestión de Estado y de discusión nacional en el país. El líder de izquierda, de 35 años, asumirá el poder el 11 de marzo y hasta esa fecha debe estar definido dónde vivirá junto a su pareja, Irina Karamanos, de 32. Es la primera vez desde el retorno a la democracia que un jefe de Estado no tiene casa propia.

Chile es de los pocos países de la región que no cuenta con una residencia oficial, como la Quinta de Olivos en Argentina, el Palacio de la Alvorada en Brasil y el Palacio de Carondelet en Ecuador y hasta ahora todos los mandatarios desde Salvador Allende (1970-1973) hasta Sebastián Piñera (2018-2022) han vivido en sus residencias personales en las comunas con mayores recursos de Santiago.

Boric, que con más de 4,6 millones de votos es el presidente electo más joven y más votado de la historia chilena, vive alquilando desde los 17 años, cuando dejó la casa de sus padres en Punta Arenas, en el extremo sur de Chile.

El departamento donde reside en el centro de Santiago y el Palacio de La Moneda, sede del Gobierno, fueron descartados.

Publicidad

El primero, ubicado en el bohemio y turístico barrio de Bellas Artes, se desechó inmediatamente porque no cumple los parámetros mínimos de seguridad como tener más de un acceso. Y el segundo, fue el mismo Boric quien lo descartó hace unos días: “No están las condiciones y es importante separar el lugar de trabajo del lugar donde se duerme”, apuntó.

Palacio dejó de ser residencia en 1958

La Moneda lleva más de 70 años deshabitada como residencia oficial. El último presidente que vivió allí fue Carlos Ibáñez del Campo en 1958. Su sucesor, Jorge Alessandri (1958-1964), tenía un departamento en el centro e instaló la tradición de que los mandatarios vivan en sus propias residencias.

“Cuando bombardean el Palacio el 11 de septiembre 1973, no solamente se rompió el orden constitucional a través del golpe militar, si no que, además, se erosiona el símbolo de la democracia en Chile, que es La Moneda, y desde entonces se convirtió en residencia de Gobierno y no en la residencia del presidente”, manifiesta el analista internacional Juan Velasco.

Eduardo Arriagada, profesor en Comunicaciones y codirector del laboratorio de investigación y análisis de redes sociales de la Universidad Católica de Chile, dice que en el país, “cada vez que asume un presidente se hace un informe para ver si su vivienda que cumple las condiciones de seguridad” y añade que han habido casos en los que llegaron a rentar viviendas vecinas a las de los mandatarios para instalar otras dependencias y garantizar la seguridad.

El 11 de septiembre de 1973 las fuerzas armadas chilenas bombardearon el palacio presidencial de La Moneda.

Arriagada cuenta que Augusto Pinochet (1973-1990) mandó a construir una casa presidencial durante la dictadura, “una casa bastante peculiar y que nunca pudo usar y que cuando regresó a la democracia fue entregada al ejército”.

Menciona también otro caso, cuando Michelle Bachelet (2006-2010/2014-2018) fue presidenta, su casa tampoco reunía las condiciones y le rentaron una vivienda más conveniente. “La única vivienda presidencial que hay en el país es una casa en Viña del Mar, que se usa en los veranos como lugar de descanso en los inicios de cada año para ciertas reuniones específicas de Gobierno”, dice Arriagada.

Publicidad

Inflación complica compra de inmuebles

No obstante, para Velasco el que Boric no cuente con una vivienda propia es una situación que es común en muchos de los chilenos de la misma generación del mandatario entrante y dice que es producto de los altos costos de los inmuebles y las altas tasas de interés de los créditos.

“Boric vive como la mayoría de los chilenos, que no tienen casa propia y tienen que alquilar y eso es una novedad y evidencia una realidad distinta, Chile vivió hasta el 2021 un periodo de bajas tasas de interés que permitieron que el mercado inmobiliario creciera mucho... pero la crisis de las protestas de 2019 y ahora la sanitaria hicieron que la inflación haya aumentado y que las tasas de interés se hayan disparado en Chile”, dice Velasco.

Para el analista habrá un problema para comprar casa propia en los próximos quince años, subraya que la inflación que registra el país será algo con lo que Boric tendrá que lidiar y que el tema de la vivienda tendrá que ser definido en los derechos que se buscan asegurar en la Convención Constitucional a través de la nueva Carta Magna.

El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, junto a su novia, Irina Karamanos. Foto: EFE

Arriagada coincide en la actual dificultad para comprar viviendas en el país y dice que este problema se relaciona con las tres entregas de fondos de pensiones que se han hecho en los últimos años por la crisis que produjo el COVID-19.

No obstante, en el caso de Boric, difiere que se haya visto afectado por esa situación y manifiesta que él cuenta con una residencia familiar en Punta Arenas y que en Santiago arrienda porque no vivía permanentemente ahí.

“Su problema no es el acceso a casa, es más bien el tema de si se justifica que el Estado tenga una casa para los presidentes, pero en principio, si esa decisión se toma, sería para más adelante... esto se va a solucionar cuando él encuentre una casa que cumpla las condiciones, que él mismo tendrá que pagársela” menciona.

Arriagada dice que “por la edad que tiene Boric y los sueldos que tiene, perfectamente podría tener una vivienda en Santiago, pero ha decidido no tenerla, el es de Punta Arenas y su trabajo hasta hace dos meses era en Valparaíso como diputado, no tenía necesidad de tener una vivienda en la capital”, apunta.

En tanto, por ahora todo apunta a que Boric elija un barrio de clase media y cercano al Palacio para vivir, siendo la primera vez que un presidente viva en una comuna de ese tipo, lo que terminaría por ser algo también simbólico de la ola de cambios que promete traer con su mandato para construir un Estado de bienestar similar al europeo y acabar con la desigualdad socioeconómica que desató las graves revueltas de 2019.

El palacio presidencial de La Moneda está ubicado en el centro de la capital chilena.

Polémica por la vivienda de Punta Arenas

Sobre la casa de Punta Arenas, el mandatario y su familia se vieron envueltos en una polémica sobre sí pagan sus impuestos, que luego fue aclarada.

Varias publicaciones con miles de interacciones compartidas desde el 31 de diciembre en Twitter, Facebook y TikTok denuncian que la familia de Boric registró como estacionamiento su casa en Punta Arenas para defraudar impuestos.

Como prueba, adjuntan una fotografía que muestra la residencia de la familia junto a un certificado de avalúo (tasación) fiscal del Servicio de Impuestos Internos de Chile (SII), la entidad encargada de recaudar tributos en el país.

En el documento del SII se puede leer que el inmueble está registrado como un estacionamiento valorado en 73,3 millones de pesos chilenos (unos 87.000 dólares).

“Cómo es posible que la casa de la familia de Boric esté como estacionamiento???? (sic) impresentable y una burla para todos los chilenos. Espero que esto lo solucionen al toque”, denunció un usuario en Twitter.

No obstante, la vivienda colinda con otro terreno de su propiedad que se usa como aparcamiento, por el que también pagan contribuciones.

La familia Boric sí paga impuestos por la casa y también por el terreno. El número ROL -un número de identificación de bienes raíces- vinculado a la dirección de la vivienda, refiere que el inmueble de los Boric está catalogado como habitacional y tasado en 132′709.689 pesos chilenos (unos 158.580 dólares al cambio actual).

Gabriel Boric ha asegurado que será el presidente de todos los chilenos. Asume el cargo el 11 de marzo. Foto: EFE

En la misma página del SII se puede consultar el pago de contribuciones de los dos terrenos en “Avalúos y Contribuciones de bienes raíces”, donde se observa que se han pagado correctamente los impuestos.

Las últimas transacciones se hicieron el 3 de enero de 2022. Por la vivienda ese día se pagaron 498.570 pesos chilenos (unos 590 dólares) y por el estacionamiento un total de 425.519 pesos (unos 508 dólares). (I)