Desde la semana pasada, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha solicitado a China comenzar una segunda fase de estudios para investigar el origen del coronavirus, pero el gigante asiático dice que eso es “una falta de respeto al sentido común y arrogante hacia la ciencia”.

La respuesta de China llegó a través del vicedirector de la Comisión Nacional de Salud, Zeng Yixin.

La nueva etapa de investigación incluiría mercados y laboratorios en Wuhan, la ciudad donde se detectaron los primeros brotes.

Según Zeng, que afirmó haber quedado “sorprendido” al leer la propuesta de la OMS, las siguientes pesquisas del organismo deberían centrarse en “labores de rastreo en múltiples países y regiones” y no repetirse en los lugares ya inspeccionados durante la primera fase de la investigación, la cual culminó con una visita de expertos internacionales a Wuhan el pasado enero.

Publicidad

El vicedirector mostró su esperanza en que la OMS tenga en cuenta las recomendaciones propuestas por los científicos chinos, que considere la investigación “un asunto científico” y que lo despoje de “injerencias políticas”, recoge EFE.

La pasada semana, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió a China “que sea transparente y abierta” y “que coopere especialmente aportando los datos en bruto sobre los primeros días de la pandemia”.

Ghebreyesus dijo que conocer los orígenes del coronavirus “es una deuda pendiente con millones de personas que lo han sufrido”

La misión de la OMS en Wuhan el pasado febrero pidió acceso a los datos en bruto de pacientes registrados en los hospitales de la ciudad con síntomas similares a los del COVID antes del primer caso conocido de la enfermedad, pero China alegó que estos ya los habían estudiado sus expertos.

En tanto, el Gobierno de Estados Unidos calificó de “irresponsable” y “peligrosa” la posición de Pekín.

“No es el momento de obstruir”, dijo la portavoz del presidente Joe Biden, Jen Psaki.

Publicidad

Se culpan entre ambos

La teoría de un escape de un laboratorio chino fue impulsada por la Administración estadounidense de Donald Trump (2017-2021), pero descartada por los expertos durante mucho tiempo.

Sin embargo, en las últimas semanas vuelve a ser tomada en cuenta en Estados Unidos, según AFP.

China combate enérgicamente la teoría de que el COVID-19 pudo haberse originado en uno de sus laboratorios, en particular el Instituto de Virología de Wuhan, y expandido debido a un escape.

Por otra parte, las autoridades y medios de comunicación chinos señalan regularmente al laboratorio de Fort Detrick, en Estados Unidos, como fuente del virus.

Ubicado cerca de Washington, este laboratorio está en el corazón de la investigación estadounidense contra el bioterrorismo.

Según el Global Times, un diario chino de tono claramente nacionalista, cinco millones de usuarios de internet en ese país firmaron una petición para abrir una investigación sobre Fort Detrick.

En tanto, uno de los responsables del Instituto de Virología de Wuhan, Yuan Zhiming, afirmó este jueves que no hubo “ningún escape de patógenos” ni “infección accidental del personal” desde la apertura de este centro en 2018.

Balance trágico

La pandemia del nuevo coronavirus ha provocado al menos 4′128.543 muertos en el mundo desde que la oficina de la OMS en China dio cuenta de la aparición de la enfermedad en diciembre de 2019, según un balance establecido por AFP este jueves a partir de fuentes oficiales.

Desde el comienzo de la epidemia, más de 191′917.090 personas contrajeron la enfermedad. La gran mayoría de los enfermos se recupera, pero una parte aún mal evaluada conserva los síntomas durante semanas o, incluso, meses.

Las cifras se basan en los reportes comunicados diariamente por las autoridades sanitarias de cada país y excluyen las correcciones realizadas a posteriori por los diferentes organismos de estadística, que concluyen que la cantidad de decesos es mucho más importante.

La OMS estima incluso que si se tiene en cuenta la sobremortalidad vinculada al COVID-19, directa e indirecta, el balance de la pandemia podría ser dos a tres veces más elevado que el registrado oficialmente.

El miércoles se registraron en el mundo 12.078 nuevas muertes y 543.690 contagios. Los países que más fallecidos registraron según los últimos balances oficiales son Brasil, con 1.424, Indonesia (1.383) y Rusia (796). Sin embargo, en la clasificación acumulada es Estados Unidos el país más afectado, con 609.862 muertes y 34′226.889 contagios. (I)