El ataque con arco que el miércoles dejó cinco muertos en Kongsberg, una ciudad del sureste de Noruega, parece ser un “acto terrorista”, indicaron los servicios de seguridad este jueves.

“Los acontecimientos de Kongsberg parecen ser un acto terrorista, por el momento, pero la investigación [...] arrojará más luz sobre [los] motivos” del autor del crimen, indicaron las fuerzas de seguridad en un comunicado.

Al momento, cinco personas han muerto y otras dos han resultado heridas por este hecho ocurrido al suroeste de Oslo, informó la policía del país nórdico.

“El hombre que perpetró los hechos ha sido detenido por la policía y no hay ninguna búsqueda activa de más personas. Por las informaciones que tenemos, es una sola persona la que está detrás de lo ocurrido”, dijo en rueda de prensa Øyvind Aas, jefe de policía de la localidad de Drammen.

El individuo detenido, un danés de 37 años, figuró en una lista de personas que preocupaba por su radicalización, había informado horas antes la Policía, que se ha mostrado prudente por su parte a la hora de confirmar que se trate de un atentado terrorista.

El PST colabora con la policía con información “relevante” que pueda contribuir a la investigación y trabaja en averiguar si el ataque puede inspirar a otros a cometer “actos de violencia graves”, aunque no tiene informaciones de momento de que ese sea el caso.

“El imputado era conocido por el PST sin que se puedan dar más detalles”, informó la inteligencia noruega, para la que el ataque no varía el nivel de amenaza terrorista, que se mantiene en moderado.

Los servicios de inteligencia noruego informaron que ataques al azar contra personas en lugares públicos son un modus operandi habitual entre fundamentalistas islámicos que cometen actos terroristas en Occidente.

La Policía da por seguro que el hombre, que mañana será presentado ante el tribunal para solicitar prisión preventiva, actuó solo y ha confirmado que usó más armas, además de que las víctimas son cuatro mujeres y un hombre de entre 50 y 70 años. (I)