El canciller Juan Carlos Holguín les puso nombre a los responsables del secuestro a un convoy en medio del paro nacional indígena que se inició el pasado 13 de junio.

Al detallar la participación de grupos delictivos infiltrados habló del “secuestro de un convoy de alimentos por parte de una banda, supuestamente manifestante. Coincidencia, dentro de los territorios controlados por la Prefectura de Pichincha, San Antonio de Pichincha, una banda que se llama Pikachu. Microtráfico en esas zonas, personas extranjeras...”, dijo en el programa Políticamente correcto.

La revista Plan V registró el 23 de junio de 2022 que según el Gobierno, tropas del Ejército que se dirigían a abrir el paso en Nanegalito fueron atacadas por moradores de San Antonio de Pichincha.

Mientras, autoridades de Gobierno denunciaron el 26 de junio de 2022 que un convoy con alimentos y medicinas fue atacado cuando se movilizaba en la vía Cuenca-Molleturo.

Publicidad

Juan Zapata, presidente del COE nacional, sostuvo que hay manifestantes violentos en la zona de Molleturo que impiden el paso de vehículos.

¿Cuándo se podrá votar la moción de destitución del presidente Guillermo Lasso?

El 23 de junio, en cambio, las Fuerzas Armadas denunciaron el ataque a un convoy que custodiaban en el sector Caspigasí, en la vía Calacalí. Estos camiones transportaban víveres. Hubo 17 militares heridos de gravedad, tres camiones militares destruidos entre otros daños.

El canciller reclama que el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), Leonidas Iza, ha permitido que se infiltren en las protestas “guerrillas urbanas, grupos criminales que utilizan armas de alto calibre”.

Publicidad

Diez cifras negativas que dejan las dos semanas de protestas en Ecuador

En el caso específico de un convoy señaló a un grupo delictivo denominado Pikachu. No es la primera vez que la figura de la franquicia de videojuegos Pokémon hace noticia en Quito.

En mayo pasado, las redes sociales convirtieron en tendencia a un mural que fue develado en Quito con motivo de las celebraciones por el bicentenario de la batalla de Pichincha que organiza el Municipio de Quito. La obra está ubicada en el bulevar de la plaza 24 de Mayo, en el centro histórico, y se distingue porque entre las imágenes de bordadoras resalta la figura de un Pikachu. La obra fue una donación de la Embajada de España en Ecuador.