Aquiles Alvarez, nuevo alcalde de Guayaquil, que rompió con la hegemonía del Partido Social Cristiano (PSC) en la ciudad, realizó este 14 de mayo un pedido a los medios de comunicación: “Bajarle el tono a la crónica roja porque las sensaciones también son importantes”.

Esa expresión, para analistas políticos y catedráticos, tiene varios significados como que Alvarez transmitió su preocupación por la ola delictiva; un reflejo de la falta de experiencia política; respeto a los límites con la prensa porque se expresó como un comentario más.

“El alcalde aún tiene que aterrizar en la realidad del cargo que representa. Sus declaraciones en los próximos días quizás no tengan ese ‘tino’ apropiado por la experiencia que demanda un cargo de este tipo. Sabemos que el alcalde no es político y que no ha estado familiarizado con los medios de comunicacion. Pero no podemos tapar el sol con un dedo, la realidad que vive nuestro país está totalmente afectada por la delincuencia y la inseguridad, no es algo de los medios de comunicación. Que si los medios no lo reportan, la misma ciudadanía se encargaría de reportar”, señala Gonzalo Albán, coordinador del Centro de Estudios Sociopolíticos de la Universidad Ecotec y menciona que cada medio tiene su estilo y algunos se podrán o no expresar.

Publicidad

Albán considera que es una opinión un poco inoportuna, pero cree que haya nacido de una estrategida política comunicacional. “Es un comentario que pensó y creyó oportuno compartilo. Sin embargo, algo que no puede evitarse es decirle al ciudadano que no hay delincuencia, por más que no publiques y no estamos hablando de amarillismo sino de una realidad”, enfatiza Albán.

‘Vamos a tomar decisiones que beneficien a los guayaquileños, serán duras, pero las tomaremos’: las frases de Aquiles Álvarez en su posesión

Con esto concuerda Esteban Ron, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de la Uisek, quien indica que es un pensamiento ligado a la coyuntura, pero afirma que es necesario respetar esos procesos. “El alcalde debe respetar los procesos comunicativos, no es competencia de él, tal vez un llamado a la tranquilidad, paz social, en virtud de no alarmar a la población, pero el tema de seguridad no es competencia de los municipios, eso debe tenerlo claro el alcalde. Si bien puede bajarle “el tono” la prensa, entonces la prensa tranquilamente puede decir: ‘estamos en un régimen de libertad de expresión siempre que la noticia sea contrastada’. Bajar el tono no, se podría bajarle el tono siempre que existan los datos de manera adecuada, pero como no hay, son los medios los que dan el espectro situacional”, menciona Ron y añade que hacer esa petición es inmiscuirse en las líneas editoriales.

“Es un comentario de inicio de gestión y hay que darle su relevancia para que corrija... Tal vez es una invitación a los medios a efectos de generar espacios colaborativos. (Alvarez) tiene que hacer una rectificación, pero que sea el punto de inicio de colaboración con los medios”, apunta Ron.

Publicidad

Guayaquil está dentro del listado de las ciudades más violentas de 2022, según un ranking elaborado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal de México. El Puerto Principal pasó del puesto 50 al 24 y los crímenes son casi a diario.

Este domingo se hallaron bultos negros con restos humanos en el viaducto de la Prosperina, en el ingreso a la Espol. El viernes, un hombre fue asesinado en un parque de la Floresta 2 y la balacera en el suburbio de Guayaquil que dejó ocho fallecidos en abril pasado.

Publicidad

Pero, este tipo de crímenes no solo ocurre en Guayaquil. En Esmeraldas, se registró una masacre en un puerto pesquero artesanal que dejó nueve fallecidos; una mujer fue asesinada con balazos en la cabeza, en el cantón La Libertad y una niña de un año fue herida durante un ataque armado en Quevedo.

“Evidentemente (con el comentario de Alvarez) no se trata de silenciar, ni escondernos, eso es clarísimo y no debe pasar, pero sí es necesario plantearnos al interior de las redacciones de los medios de comunicación, sin intervención del Estado, ni de autoridades, que haya ciertas buenas prácticas que podamos ver y que ayuden a generar una situación en la cual los ciudadanos no dejen de estar informados”, dice César Ricaurte, director de Fundamedios.

Blanca López es elegida como nueva vicealcaldesa de Guayaquil

Y sugiere al alcalde enfocar también el pensamiento en cómo los periodistas deben afrontar esas coberturas. “Cómo se debe cubrir, si no se está cayendo en “promocionar” a grupos delincuenciales, saber hasta dónde ir. Esta es una nueva realidad, que está de por medio el crimen organizado transnacional y no solo es uno sino varios grupos criminales los que están actuando”, detalla y añade que la crónica roja no ha cambiado, solo sus elementos.

El artículo 67 de la Ley de Comunicación prohíbe la difusión de todo mensaje que constituya incitación directa o estímulo expreso al uso ilegítimo de la violencia, a la comisión de cualquier acto ilegal, la trata de personas, la explotación, el abuso sexual... y la persona afectada podrá ejercer las acciones constitucionales que le asista o acudir a la Defensoría del Pueblo para que inicie los procesos de derechos en conformidad a sus competencias. Luego, tuvo una reforma, en la cual, se incluyó la violencia contra animales.

Publicidad

Si bien Ricaurte resalta que esta normativa ya no es sancionatoria, recuerda que en el gobierno de Rafael Correa se multó a medios que colocaban en sus portadas escenas violentadas. “Más allá de la ley, hay que tomar en cuenta la violencia contra la prensa, periodistas que son blancos de grupos delincuenciales. Por eso hay que adaptar medidas de autoprotección y exigir al Estado medidas de protección, saber cómo opera”, dice y agrega que lo ideal es que el nuevo alcalde converse con la prensa sobre el tema.

Con eso coincide Albán y sostiene que la prensa puede también contribuir publicando los esfuerzos de esa autoridad. “A fin de contrarrestar los problemas delictitivos. Por ejemplo: qué están haciendo las autoridades frente a la inseguridad, yo no digo que no están hanciendo, sino reportar ambas partes”, opina Albán.

Mensaje a la ciudadanía

Los expertos concuerdan que el pedido del alcalde Aquiles Alvarez también debió ser dirigido a la ciudadanía, quienes replican el contenido en redes sociales, que algunos van a los medios de comunicación para verificarla.

“Hay que impedir la viralización, saber que pueden ser videos que circulan por interés de los mismos grupos delincuenciales. Los ciudadanos debemos tratar de evitar el hacer el juego a la delincuencia organizada, propagando este tipo de videos, imágenes. Hay que tener mucho cuidado”, señala Ricaurte.

Ron indica que cuando cierta información se hace viral, es el Estado el llamado a desmentir o informar. “Y en este caso las autoridades seccionales. Yo creo que cada vez se cuenta lo que ocurre. La situación exacerbada de violencia más se basa en redes sociales, que en cualquier otra cosa. Los medios están utilizando una labor de condensación, a que uno puede acudir a una noticia contrastada”, expresa Ron.

Albán está de acuerdo con que el discurso del alcalde se haya desarrollado de esa manera, porque “yo preferiría que el político se exprese como es y no esperar sorpresas. Yo no creo que el alcalde se transforme en un enemigo de la prensa, pero sí debió decirse que esta es una realidad, que también depende mucho de la ciudadanía que comparte, de transmitir una cultura de respeto a las víctimas porque hay familiares detrás de ellas”, asevera Albán. (I)