El fenómeno El Niño preocupa y las industrias ya están tomando sus previsiones para mantener los niveles de producción. Además hay una comunicación con los municipios, asegura Juan Carlos Navarro, presidente alterno de la Cámara de Industrias de Guayaquil.

Se estiman pérdidas de ventas al mes entre el 8 % al 15 % solo en la Costa y más enfocado en los sectores agropecuario y acuicultura.

Publicidad

¿Cómo se está preparando la Cámara de Industrias ante el fenómeno El Niño?

A principios de año nosotros mantuvimos conversatorios tomando en cuenta lo que podía pasar este 2023 y era una posibilidad relativamente moderada. En enero también reconociendo cuáles serían las afectaciones inmediatas, tanto a niveles de producción, cadenas productivas, costos locales e infraestructura, se sacó cuatro conclusiones.

¿Cuáles son?

La primera es la importancia del rol para atender las necesidades sociales, especialmente en zonas susceptibles a inundaciones. Además, el rol que mantendrían para canalizar la ayuda que podría surgir para tener estas poblaciones. Sobre todo estamos hablando de las donaciones de víveres, etcétera. En la segunda conclusión sería definir los niveles de suministro de materia prima e insumos agropecuarios que podría llegar a darse en zonas sensibles e inundaciones o daños en las carreteras. Todo esto con el fin de determinar opciones para mantener los niveles de producción o, en su defecto, modificar la planificación de producción.

Publicidad

Las empresas de delivery’s y couriers tienen un plan ante la llegada del fenómeno El Niño en Ecuador y se lo contamos

La tercera es la planificación de producción y las opciones de financiamiento para preparar una pronta reactivación posterior. Por último, la importancia de definir opciones de transportación o almacenamiento para reducir las posibilidades de abastecimiento de ciertos productos, especialmente lo que se refiere a alimentos procesados y producción agropecuaria.

Huba ya algunas lluvias fuertes, ¿existe algún reporte de daños?

No hay reportes. Recordemos que el fenómeno de El Niño todavía sigue en proceso de formarse, o sea, es casi un hecho que se va a dar, lo que no se sabe todavía es la magnitud que tendría ni cuándo empezaría. Se presume y en lo que hemos conversado que esto podría darse el último trimestre y que se podría juntar con las lluvias de diciembre.

Sin embargo, considerándose un fenómeno El Niño de intensidad moderada, que es básicamente lo que estamos esperando, se podría calcular con el efecto de pérdida de producción agropecuaria por la persistencia de sectores anegados, que podría llegar a producirse pérdidas de ventas al mes entre el 8 % al 15 %. Esto a nivel de provincia del Litoral, que vamos a hacer los más afectados con una posible afectación al aporte del PIB de hasta el 1 %.

¿Cuáles serían los sectores más afectados?

Agropecuaria, muy probablemente la acuicultura. Estamos en algo globalizados, es decir, si las vías se dañan, se afecta a todo el comercio, a las cadenas productivas.

Conociendo estos sectores, ¿ya se está trabajando en algo?

Se están trabajando con los Gobiernos Autónomos Descentralizados. Ellos son los que van a tener la responsabilidad de suplir la demanda que vamos a tener los diferentes sectores empresariales, entonces con ellos estamos conversando directamente.

¿Estos efectos podrían generar afectaciones en plazas de empleo?

Podría haber una afectación, sobre todo estamos hablando de temas de salud. Existe la posibilidad del dengue, que haya otras enfermedades de piel y esto va a generar de una manera u otra la presencialidad de los trabajadores. El tema de salud hay que tomarlo muy en serio, sobre todo en barrios marginales.

Incremento del nivel del mar y fenómeno de El Niño: así se preparan algunos alcaldes de la zona costera de Ecuador

También tenemos que tomar en consideración los atrasos que podrían darse en caso de que las vías se vean afectadas por la lluvia y por inundaciones, entonces sí, definitivamente podría haber un problema, un problema con los trabajadores, que obviamente se traduce en pérdida para las empresas, porque esto es algo en una cadena.

¿Se han analizado las estructuras de las industrias?, ¿hay alguna vulnerable?

Particularmente decir nombre por nombre no. Estamos hablando de sectores como agropecuario, agrícolas, el turismo, el comercio, todas las industrias. Lo que sí se está tomando cada empresa, dependiendo de sus condiciones y sobre todo la ubicación de donde estén, están tomando medidas. Hay unos que están limpiando canales, otros que están adecuando estructuras que les permita minimizar los daños por un fenómeno El Niño.

Pero aquí vamos a depender mucho de la naturaleza, qué tanta preparación tiene los GAD municipales para poder soportar lo que se puede venir.

¿Si bien cierto ya hay una estimación de los daños, pero se ha analizado una temporalidad de recuperación?

Todo va a depender. Es difícil poder predecir. Durante el último fenómeno El Niño, el PIB no petrolero nacional registró un crecimiento del 3,9 % en 1997 y 2,9 % en 1998. Durante el 97, las actividades económicas afectadas en términos de soporte del PIB estuvieron: extracción de minerales, metálico y no metálico y que cayó el PIB 34,8 % soporta el PIB. La elaboración de productos alimentarios cayó el 2,3 %, la fabricación de sustancias y productos químicos del caucho y plástico cayó el 2,6 %.

La fabricación de productos metálicos y no metálicos cayó el 9,8 %, en los servicios financieros y seguros, exceptuando la Seguridad Social, cayó el 3,1 %. En 1998 fue algo similar con el cultivo del banano, café y cacao que cayó el 15,8 %. Es decir, sí va a haber afectación. ¿Qué tanta afectación vamos a tener? Vamos a tener que depender un poco también de qué intensidad va a tener el fenómeno El Niño. Sin embargo, estamos tomando en cuenta que podríamos tener un fenómeno moderado, es decir, algo más de lo normal, pero tampoco tan fuerte que nos vaya a destruir.

¿Qué recomienda a las demás empresas?

A través de la Cámara de Industria estamos en totalmente abierto a todas los canales, solicitudes, preguntas que pueden dar cada empresa desde sus propios sectores.

Si el sector agropecuario necesita información nosotros, a través de la Cámara de Industria tratamos de procurar esa información con los GAD o con quien corresponda para ver cómo podemos ayudarlos para que esa información la puedan ellos utilizar para mejorar infraestructura. Yo creo que todo tiene que ver con el tema de infraestructura, más que nada porque el fenómeno El Niño nos va a afectar en temas estructurales y sobre todo en las vías. (I)