Estar sentada en la sala tomando un café o un té. Ver, en el trayecto, montañas con una gran vegetación y al fondo el imponente volcán Chimborazo. Después, al llegar a un sitio lejano, descender y ver correr a venados, llamas, e incluso escuchar búhos, es una parte de la experiencia de estar en un hotel móvil.

Esta es una idea que nació de los hermanos Andrea, de 29 años, y Esteban Albán, de 31 años, oriundos de Riobamba.

En el 2015 la analizaron, en 2019 se constituyó como Nomads Ecuador y en 2021 se realizó la primera estadía.

¿Cómo es hospedarse en una casa del árbol en Ecuador? (Y a una cuadra de la playa). Este periodista vivió la experiencia

“La idea surgió porque tuve un encargo sobre investigar nuevos tipos de hoteles. Y luego de conversar con mi hermana, nos interesó el concepto, porque es camping y glamour a sitios aislados, íntimos, pero con todo el confort que puede dar un hotel de lujo”, dice Esteban Albán, gerente de Nomads.

Publicidad

Desde ese momento, Esteban, que también es arquitecto, empezó a construir cabañas para que puedan ser movilizadas en un remolque. Son de madera y cuentan con ventanales. Tienen una sala, cocina, dormitorio y baño.

En la sala hay dos sillas y una pequeña mesa; también una alfombra. Arriba de esta se encuentra la cama, que con un botón puede descender para usarse. Atrás está la cocina con el lavadero, y en los cajones hay utensilios. Y un cooler, esto es, una caja que funciona como enfriador para los alimentos.

Las cabañas se colocan en un terreno privado y cuentan con todas las seguridades, según Esteban. Foto: Cortesía Nomads.

Estas cabañas también tienen un baño con inodoro y ducha. Cuentan con agua caliente. Además, toda la habitación tiene calefacción.

Los hermanos Albán han logrado cerca de 20 estadías al mes con sus cuatro cabañas, que funcionan con paneles solares, es decir, que siempre habrá electricidad; incluso, conexión a internet, por la antena satelital colocada en las faldas del volcán Chimborazo.

Publicidad

En Manabí, una iniciativa familiar impulsa el turismo en el cerro de Dominguillo, desde donde se aprecia la naturaleza a 678 metros de altura

“Es un terreno privado y lo alquilamos. Aquí hay bastante vida silvestre. Se pueden ver venados, escuchar búhos, y son bastantes hectáreas aisladas. Los huéspedes están solos en medio de la naturaleza. Sí hay conexión a internet, porque está colocada una antena satelital para que quienes hacen teletrabajo tengan esa facilidad, porque en estos lugares no hay señal”, asegura Esteban, quien agrega que, si la persona quiere desconectarse completamente, puede no usar el internet.

Y esa es la idea, dice Andrea, de salir del confort, de la rutina. “Deben estar abiertos a cambiar su estilo de vida por un fin de semana”.

Ella recomienda, antes de hospedarse, acudir al médico si es que el interesado tuvo COVID-19; esto para que no tenga afectaciones por la altura. Además, aconsejan aclimatar a niños y no acudir con menores de dos años, justamente para evitar cualquier malestar por estar en el páramo.

Sugiere llevar ropa abrigada y alimentos fáciles de cocinar. Dice que pueden realizarse parrilladas, porque hay una zona para asados.

Publicidad

Un hotel ecoamigable

Para Esteban es esencial ofrecer un espacio 100 % ecoamigable. Por eso, las cabañas tienen paneles solares y no botan los desechos fecales; estos son almacenados para ser tratados en Riobamba y convertirlos en abono.

Con paneles solares empresas buscan reducir sus emisiones, generar su propia energía y ahorrar en el camino

Pero ese procedimiento no es posible con un inodoro tradicional, dice Esteban. Por eso, los inodoros fueron importados, al igual que otra tecnología.

En cuanto al agua, también se busca hacer conciencia sobre su consumo. Y cuenta con la cantidad considerable para usarse en una estadía.

Un espacio ‘pet friendly’

Llevar a la mascota a esta experiencia cuesta $ 25 por noche. Foto: Cortesía Nomads.

Vivir esta experiencia junto con su mascota es otra de las posibilidades. Sin embargo, es importante tener en cuenta ciertas observaciones.

Publicidad

Estos son los lugares para pasear con tu mascota en Ecuador; expertos realizan nueve recomendaciones

Pedimos que sigan ciertas reglas cuando son perros grandes, porque hay venados, llamas, y a veces por jugar empiezan a molestar a los animales y pueden causar un problema. Deben tener su correa. También pedimos que los perros hagan sus necesidades afuera y los dueños recojan”, afirma Andrea.

Actividades y costos

Existen cuatro cabañas y dos tipos de modelos. La primera es Inti, la más grande. Posee todo, con la diferencia de que tiene una cama de tres plazas y esta no es pet friendly. Es para cuatro personas.

La estadía para dos personas cuesta $ 112, incluido el desayuno. Y la de dos personas adicionales cuesta $ 50 por cada adulto y $ 25 por niños.

El otro modelo es Wayra, un poco más pequeña, porque la cama es de dos plazas. La estadía entre semana es de $ 95 y los fines de semana es de $ 112. También incluye desayuno. En esta puede ir una mascota, cuya estadía cuesta $ 25.

Quienes opten por cualquiera de las dos pueden realizar actividades adicionales en las faldas del volcán Chimborazo, como cabalgatas a $ 35 o caminatas largas a $ 45, que viene con snacks.

Las cabañas funcionan con paneles solares. Foto: Cortesía Nomads.

Según Andrea, en estas alternativas pueden escuchar las historias y tradiciones de las comunidades, quienes ofrecen estos últimos servicios.

La entrada al hotel móvil es a las 14:00 y la salida a las 12:00. Todas las cabañas son móviles y enganchables a un carro. Y para ingresar a ellas se proporciona un código en lugar de una tarjeta.

De acuerdo con Esteban, el punto de encuentro es Riobamba, aunque también hay la opción de ir directamente al sitio de hospedaje.

Próximas zonas

Los hermanos, junto con expertos en turismo, están ideando otras rutas para el hotel móvil, así también con cabalgatas, caminatas y otras actividades.

Esperan llegar a la Costa. De momento, se concentran en la Sierra por la cercanía, señala Andrea. (I)