El Instituto de Microbiología de la Universidad de San Francisco de Quito (USFQ) informó sobre nuevos hallazgos de dos variantes de preocupación en muestras tomadas a pacientes de COVID-19.

En las provincias de Carchi y Orellana se encontró el linaje de la P1, mientras que en la primera jurisdicción también se halló la presencia de la variante B.1.1.7, originaria de Reino Unido.

La variante inglesa también se detectó en muestras de pacientes de Imbabura, Chimborazo y Morona Santiago.

Los investigadores de la USFQ presumen que el ingreso de la variante P1 a la provincia de Orellana se dio por la migración irregular en la zona.

En días pasados, el ministro de Salud, Camilo Salinas, estimó que en poco tiempo la presencia de la variante P1, de alta transmisibilidad, sería de transmisión comunitaria. Por ello, especialistas han pedido extremar los cuidados entre la ciudadanía para evitar un incremento acelerado de los casos de COVID-19.

Al conjunto de mutaciones también se las han denominado variantes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio definiciones operativas para estas dividiéndolas en variantes de interés y otras de preocupación. (I)