El Tribunal Contencioso Electoral (TCE) emitió un comunicado rechazando la intimidación a sus servidores o cualquier acto que interfiera con las decisiones adoptadas por los jueces.

Según informaron fuentes de este organismo, se trató de una llamada anónima al Servicio Integrado de Seguridad ECU911 diciendo “Tenemos una bomba para el Tribunal Contencioso Electoral”.

El TCE también mencionó que coordinaron con el Grupo de Intervención y Rescate (GIR) de la Policía Nacional quienes realizaron un barrido con especialistas por las instalaciones del edificio ubicado en el norte de la capital.

Los agentes determinaron que se trató de una falsa alarma al no encontrar ningún explosivo u objeto sospechoso.

Sin embargo, señalaron que reforzarán las medidas de seguridad para los funcionarios del organismo electoral.

“Como órgano de administración de justicia insistiremos en nuestro accionar fundamentado en la razón, rectitud, prudencia, transparencia e imparcialidad para garantizar el debido proceso”, agrega el comunicado.

Esta amenaza se da un día después de emitir un documento ratificando la ejecutoría de la absolución de consulta y demás recursos sobre el proceso de remoción en contra de Jorge Yunda que aprobó el Concejo Metropolitano (el pasado 3 de junio). En el documento, el TCE sostiene que la alcaldía de Santiago Guarderas está ejecutada por lo que confirmó que lo actuado el legal. (I)