A mediados de octubre terminaría la fase de desmontaje del Centro de Atención Temporal (CAT) Quito Solidario, que fue habilitado por el Municipio capitalino como soporte hospitalario para tratar el coronavirus. Está ubicado en el parque Bicentenario, en el norte de la ciudad.

En las últimas dos semanas, según Ximena Abarca, secretaria de Salud del cabildo quiteño, no han recibido pacientes, en las semanas precedentes uno o dos, y se observan, agregó, altos porcentajes de vacunación y no hay saturación de camas de unidad de cuidados intensivos (UCI) ni de hospitalización.

El CAT fue diseñado para tratar sintomatología respiratoria leve a moderada.

Desde que abrió sus puertas, en mayo de 2020 ha atendido a unas 2.400 personas más unas 1.000 en el servicio de triaje o consulta, que ya está cerrado, con una inversión de alrededor de $ 8 millones de fondos del cabildo.

Publicidad

Inicialmente el lugar debía atender hasta el 31 de diciembre de 2020, pero hubo picos de la pandemia y se extendió su labor hasta marzo, aunque se lo renovó hasta fines de este año.

“Tendríamos que mantener gastos que no pueden ser justificados”, dijo.

¿Qué pasará con camas e insumos médicos? Abarca mencionó que hay diferentes tipos de camas e insumos y algunas irán, por ejemplo, a diferentes unidades operativas del Municipio, otras se destinarán a albergues o a centros gerontológicos, serán reutilizadas en unidades de salud, en tanto que el personal volverá a sus actividades anteriores mientras otros trabajadores formarán brigadas de atención ciudadana.

El cierre del CAT es una consecuencia de la disminución de pacientes en hospitales.

En los primeros días de agosto había saturación hospitalaria para tratar la pandemia

Francisco Mora, coordinador institucional de Vigilancia Epidemiológica e Infectología del hospital IESS Quito Sur, contó que desde agosto empezaron a descender los pacientes con sintomatología respiratoria que llegaban a consulta.

En junio y julio entre 280 y 300 pacientes llegaban al día, actualmente son de 30 a 40. Además, la sintomatología es leve y la cantidad de pacientes a ser hospitalizada es de tres a cuatro al día y había, este miércoles, solo dos en UCI.

Publicidad

Ese menor número de pacientes ha permitido que en el hospital haya mayor presencia de personas en patologías generales.

Abarca agregó que siempre hay la probabilidad de dispersión de nuevas variantes. Pidió mantener las medidas de bioseguridad y sostuvo que en la antigua terminal aérea, junto al parque Bicentenario, se está habilitando un espacio para vacunación y de ser necesario hospitalización.

Al consultarle a Abarca si la pandemia está o no controlada en Quito responde: “Tenemos cifras bastante alentadoras, positivas. Actualmente tenemos muy pocos casos nuevos de personas contagiadas, el porcentaje de vacunación es muy alto, ha disminuido también la mortalidad, el exceso de mortalidad; sin embargo, hay algunas cosas que todavía nos preocupan, estamos viendo que hay pacientes que están ingresando a los hospitales no con cuadros graves, pero nos llama la atención que son pacientes que han recibido dos dosis de vacunación (...), se están haciendo algunos estudios”, expresó.

Hospital del IESS Carlos Andrade Marín redistribuye su atención

El hospital del IESS Quito Sur ante la contingencia de que haya un aumento de pacientes COVID-19 volverá a transformarse para atender la pandemia como prioridad. Esa casa de salud llegó a destinar el 90 % de su infraestructura para coronavirus. Hoy, el 17 % es COVID y 83 % no COVID. Hay 329 camas de hospitalización, 80 para UCI, neonatología, recuperación y 101 puestos de atención en emergencia.

Según la Secretaría de Salud, en Quito hay el 40 % de ocupación en hospitalización y en UCI 35 % sin personas a la espera de una cama por coronavirus.