El domingo 27 de marzo, el Frente de los Trabajadores de Plataformas Digitales del Ecuador (Frenapp) protestará por las condiciones laborales que viven los repartidores y conductores. Para ello, se convocó a un paro en Quito, cuyo punto de encuentro será la tribuna de los Shyris, en el norte de la ciudad, a las 11:00.

A través de un comunicado, el sindicato anunció la medida ante “las injusticias que comenten diariamente las empresas de plataformas digitales y la explotación laboral del siglo XXI”. Las quejas también apuntan a entidades públicas.

Solicitamos al Gobierno ecuatoriano y a las autoridades competentes que se hagan cargo de la regularización de estas empresas. Somos más de 40.000 trabajadores de reparto y conducción a domicilio, a nivel nacional, organizados y cansados de esta situación que afecta la estabilidad de miles de familias”, reclama el Frenapp.

Publicidad

Alcalde de Quito recibirá este jueves a representantes del taxismo; mientras tanto, anuncian que marchas y plantones continuarán

En el documento, que está suscrito por Yuly Ramírez, secretaria nacional del sindicato, se indica que los trabajadores están sometidos a explotación y precarización laboral”, y se mencionan varios aspectos que provocarían esta situación: bajas tarifas, bloqueos injustificados, mal pago de recorridos, ausencia de bonos por lluvia y horas nocturnas, falta de oficinas presenciales para poder dar atención a los trabajadores, robos de sus pertenencias, falta de centros de devolución de órdenes por zonas. Además, se señala que varios repartidores y conductores han perdido la vida durante el desempeño de sus actividades.

Según información de las redes oficiales de la organización, el Frenapp se fundó el 7 de octubre de 2021, con más de 30 personas que trabajan para diferentes plataformas digitales que operan en el país. El 24 de agosto de 2020, un grupo protagonizó una movilización exigiendo a la Asamblea Nacional la elaboración de normas que les brinden garantías laborales.

Los conductores y repartidores no tienen una relación de dependencia con las aplicaciones, sino que son considerados trabajadores autónomos, por lo cual las empresas no los afilian al seguro social como sus empleados. Por esta razón, tampoco cuentan con beneficios, como fondos de reserva y “décimos” sueldos. (I)