La vacunación contra el COVID-19 ha sido el principal logro del Gobierno en materia de salud coinciden gremios de médicos, académicos y exautoridades consultadas, pero el desabastecimiento hospitalario es el aspecto negativo.

El presidente Guillermo Lasso destacó -en su Informe a la Nación- el proceso de vacunación contra el COVID-19 como el principal logro en su primer año de gestión.

Informe a la Nación 2022: Presidente Lasso dice que la primera obra en su año de gestión ha sido salvar vidas con una inversión de alrededor de $ 1.000 millones

Para Carlos Cárdenas, presidente del Colegio de Médicos de Pichincha, el Gobierno se anotó un buen punto con el proceso de vacunación contra el COVID-19, pero por decisiones precoces se anunció el retiro de las mascarillas en sitios abiertos y cerrados, lo que ha producido una falsa imagen de que la pandemia había terminado.

Eso, agregó, ha generado que la gente deje de vacunarse.

Publicidad

Citó casos de países en donde ha habido rebrote de contagios y aseguró que con el uso del tapabocas el número de casos es inferior.

La positividad de COVID-19 ha aumentado y especialistas dicen que debería ser motivo de un cuidadoso seguimiento

Enrique Terán, docente universitario, señaló que la gestión gubernamental se ha circunscrito mucho al plan de vacunación y particularmente a la fase inicial de ese proceso.

Para Fernando Sacoto, presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Salud Pública, hay un reconocimiento general del acierto con la vacunación contra el coronavirus.

Publicidad

Un punto deficiente ha sido el desabastecimiento de medicamentos en los hospitales públicos que a criterio de gremios se debe superar.

“Me parece que el abastecimiento de medicamentos es el punto más débil”, agregó Terán.

Cárdenas mencionó que los hospitales están desabastecidos y no hay la suficiente cantidad de medicamentos. Tampoco hay insumos ni equipamiento.

“Hay muchas falencias y en materia de salud realmente creo que las cosas están por reorganizarse, incluido que no tenemos un marco legal apropiado”, dijo Cárdenas.

Ve adecuado el anuncio de destinar más recursos al área de la salud, pero agregó que también se lo debe controlar adecuadamente por la corrupción.

Publicidad

Según el Gobierno, el presupuesto de salud para este año es de $ 3.200 millones, $ 400 millones más de lo que se destinó cada año en promedio entre el 2017 y el 2020.

En infraestructura y equipamiento se invertirán $ 113 millones para inaugurar 4 hospitales, y mejorar, adecentar o repotenciar 37 hospitales más y 23 centros de salud, en materia sanitaria, anunció el régimen.

El dirigente de los médicos de Pichincha se mostró cauto con respecto al plan de externalización de farmacias para consulta externa.

“Cualquier medida que se tome tiene que ser siempre pensando en que hay que extirpar ese cáncer que tenemos en el país que es la corrupción, que tanto daño hace”, indicó Cárdenas.

Publicidad

Proyecto de externalización de farmacias de consulta externa aún espera por inicio; fechas anunciadas no se han cumplido

Lo bueno, para Camilo Salinas, exministro de Salud del gobierno de Lenín Moreno, es que el actual régimen continuó con el proceso de vacunación y pudieron conseguir más vacunas aparte de los 20 millones que ya estaban negociados.

Salinas destacó que la actual administración gubernamental cambió la estructura de las convocatorias a la vacunación de la CNT por el Consejo Nacional Electoral (CNE), con lo que mejoró la logística de esas citas.

Además, continuó con el decreto n.° 1033, firmado por el entonces presidente Moreno sobre la compra corporativa de medicamentos. Con ello, afirmó, el país se va a ahorrar más de $ 400 millones.

“Se debe mejorar en el abastecimiento de medicamentos en los hospitales, principalmente medicamentos esenciales (oncológicos y de pacientes crónicos )”, agregó el exfuncionario.

Ve positiva la apertura para que las “farmacias comunitarias” puedan abastecer de medicamentos esenciales a pacientes que no logran tener esta medicación en el sistema de salud pública.

Lo recomendable, añadió Salinas, es ir a la historia clínica única digital, pues ayudará a tener mejor inventario de dispensación de medicamentos y optimizar los exámenes complementarios que se realizan a los pacientes.

Sin embargo, según Sacoto, hay problemas estructurales de salud pública que siguen sin tocarse.

“No se aprecian iniciativas de política pública para priorizar la promoción de salud y la prevención de enfermedades. Se sigue fortaleciendo un modelo de atención curativo centrado en la figura del hospital, sin preocupación por la atención primaria de salud”, opinó. (I)