No han sido bautizados con algún nombre en especial, como suele ser la costumbre de los ecuatorianos, que ponen apodos peculiares a los humanos, animales y objetos. Sin embargo, los Rovver X 130 son queridos como un miembro más de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps-Agua de Quito).

A primera vista parecería una escena de película en la que los agentes de Policía investigan a algún delincuente con un sistema de cámaras e interceptores de sonido. Así se ve la furgoneta (band) que funciona como puesto de control. Rodeado de pantallas y controles se encuentra Diego Guanotuña, operador de equipos televisivos de la Epmaps.

Mediante una manguera especial se comunica la información del robot, que ya está listo en el interior de la alcantarilla. Dos compañeros del equipo lo bajan. Desde ahí inicia el recorrido. Con una transmisión de circuito cerrado de televisión se levanta la grabación de video, que es almacenada en el sistema.

Población de Ecuador entre 18 y 49 años debe aplicarse el segundo refuerzo anti-COVID-19, según lineamiento del Ministerio de Salud Pública

Guanotuña explicó que cada robot tiene un brazo eléctrico que permite obtener imágenes de hasta 1,70 metros; cuenta con sensores de pendiente; puede detectar sedimentos, medir longitudes y hacer zoom (acercamiento) para lugares de los que desean obtener detalles. Los Rovver X pueden desplazarse a una velocidad de 19 metros por minuto (m/min) y llegar hasta los 25 m/min; además, su cámara puede dar giros de 360°.

Publicidad

QUITO.- Diego Guanotuña, operador de equipos televisivos de la Epmaps, en el puesto de mando donde controla el Rovver X. Foto: Andrés Salazar

Juan Esteban Espinoza, subgerente de Saneamiento de la Epmaps, señaló que los robots fueron adquiridos hace nueve años, como una manera preventiva y para detectar daños reportados. Esto les permite tener un diagnóstico del sistema de alcantarillado sin necesidad del personal en lugares de difícil acceso.

Con una inversión de $ 800.000 adquirieron los dos Rovver, que tienen piezas alemanas, pero fueron ensamblados en Estados Unidos. Esto también incluyó la furgoneta con la adaptación de todo el sistema y la capacitación del personal.

Antes tenían robots oruga, pero no contaban con la estabilidad y fidelidad de imagen que tienen estos Rovver, agregó Espinoza.

En el periodo Yunda-Guarderas han pasado cuatro secretarios de Movilidad; mientras tanto, la ciudad no resuelve problemas de transporte público y tráfico

Nelson Toro forma parte del equipo de la Unidad de Diagnóstico de la Epmaps. Él recuerda que en las inspecciones realizadas con los Rovver se han llevado algunos sustos, por ejemplo, al encontrar ratas muy grandes o cucarachas del tamaño de una mano.

Publicidad

Pero la experiencia que más lo marcó fue cuando realizaron un diagnóstico en un colector del norte de Quito, en el sector conocido como El Portal. “Estábamos haciendo la inspección y nos habló a los tres una niñita; nosotros estábamos abajo y escuchamos clarito la voz. Los contratistas dijeron que supuestamente una niña se había caído ahí y había fallecido. Mientras estábamos grabando nos dijo: ‘Hola, hola’. Nosotros solo nos quedamos quietos, fríos”, contó el operador.

QUITO.- El Rovver X 130 es un robot que explora las alcantarillas de la capital en lugares de difícil acceso para los funcionarios de la Epmaps Foto: Andrés Salazar

Después del escalofriante momento, no encontraron ninguna evidencia o rastro de algún cuerpo en el lugar; solo fue un gran susto. Toro comentó que sus compañeros de trabajo robóticos han sido muy útiles, pues han evitado varios accidentes humanos. En los nueve años, cada uno de los robots ha superado los 150.000 metros de recorrido. Es decir, entre los Rovver han inspeccionado más de 300 kilómetros de tuberías.

Denuncian el desalojo de más de 200 perros de un refugio animal, en el norte de Quito

Otro de los acontecimientos en los que fueron de gran utilidad fue después del aluvión registrado en La Comuna y La Gasca. El desastre natural cobró la vida de 28 personas. Ahí entraron los robots para explorar el estado de las alcantarillas, determinar las tuberías taponadas y para desviar el agua represada en ciertas zonas. (I)