Al tener una tendencia a la baja en la tercera semana epidemiológica dentro de la pandemia de COVID-19 que afecta al Ecuador, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional aprobó nuevas medidas, entre ellas, una mayor apertura presencial del sistema educativo nacional desde el lunes próximo.

La ministra de Educación, María Brown, explicó que hoy en el pleno del COE nacional se recibió a Claudia Tobar, especialista en educación, quien presentó a nombre de varios colectivos una exposición de motivos para pedir un cambio en las medidas adoptadas por esa instancia en referencia a la educación.

Para Brown, lo que se presentó fueron los mismos motivos y las justificaciones técnicas planteadas en ocasiones anteriores por el propio Ministerio de Educación y que hoy fueron tomadas en consideración para la resolución con la que se aprueba una mayor apertura presencial del sistema educativo ecuatoriano.

El COE anunció la asistencia voluntaria a las aulas desde este lunes y más aforo en lugares de trabajo

Los colectivos pedían no cerrar las escuelas como mecanismo de control para disminuir los contagios. Entre los argumentos expuestos se indicaba que reabrir las instalaciones educativas no representaría un riesgo considerable dentro de la pandemia, si se toman las medidas necesarias de bioseguridad y autocuidado.

Publicidad

En una carta de estos colectivos leída en el pleno del COE nacional se sostiene que la reapertura de escuelas significa un paso importante a la recuperación económica y evitaría seguir ahondando en problemáticas como los embarazos adolescentes, el suicidio infantil, el abuso infantil, el abandono escolar, el sobrepeso y la desnutrición infantil, el rezago escolar.

Ante información de que hay en Ecuador una tendencia a la baja, la cual se mantendrá en las próximas semanas, argumentos del Ministerio de Educación y colectivos sociales, el COE nacional, de acuerdo con el color del semáforo en que se encuentra cada cantón del país, aprobó una mayor apertura presencial del sistema educativo nacional, aclarando que la educación en asistencia presencial es voluntaria, esto quiere decir, apuntó Brown, que las familias tienen la última palabra sobre lo que “va a pasar con sus hijos” e instó a los padres de familia a que se priorice la educación presencial.

Según el Ministerio de Salud, basado en un índice COVID-19 por cantón, que tiene cuatro variables medibles, en el país hay 29 cantones en un nivel de riesgo bajo o color verde, 171 cantones están con un riesgo medio o color amarillo y 13 cantones con nivel de riesgo alto o color rojo.

Según Brown, las instituciones que pueden laborar bajo las condiciones de aforo establecidas (75 % para los cantones en color verde; 50 % de aforo para cantones en amarillo; y, 30 % para cantones en rojo) podrán usar las instalaciones de manera presencial respetando no solo los aforos, sino las medidas de bioseguridad. Si hay un contagio en un docente o estudiante, no se debe asistir de manera presencial a la institución educativa, guardando los protocolos de bioseguridad.

Publicidad

Se aclaró que los planes de continuidad educativa deben estar aprobados para que las instituciones puedan laborar.

Los bachilleratos técnicos, las instituciones educativas unidocentes, docentes y pluridocentes, institutos, instituciones educativas rurales, quienes tienen la mayor dificultad de continuar con la educación a distancia, las medidas en semáforo verde contemplan una asistencia presencial voluntaria, dependiendo del aforo y dependiendo del área con la que cuenten.

La asistencia a estas instituciones, en los cantones que estén en amarillo, será también voluntaria con el aforo calculado a 2,25 m2 por persona. Para Brown, esta área permite tener un distanciamiento a 1,5 m entre cada una de las personas dentro del aula y además dijo que para que puedan asistir todos quienes tienen autorización se podrá dividir a los estudiantes por grupos u horarios diferenciados.

Las instituciones de este tipo que estén en zonas con semáforo en rojo también tendrán una asistencia voluntaria con un aforo máximo de 2,25 m2 por persona en todos los grados, con la diferencia de que en estos casos la institución educativa podrá seleccionar algunos cursos o grados para que asistan de manera presencial.

Publicidad

En la educación de bachilleratos, bachilleratos generales unificados en ciencias que tienen a estudiantes de preparatoria de 5 años en adelante hasta tercero de bachillerato y las instituciones educativas urbanas ubicadas en cantones en color verde la asistencia presencial voluntaria se realizará con los aforos de 2,25 m2 por persona en todos los niveles. Se podrá dividir a los estudiantes por grupos u horarios diferenciados.

El retorno obligatorio con aforo completo a las aulas genera inquietud y preocupación en entidades educativas rurales de Quito

La asistencia en cantones en amarillo para este tipo de establecimientos educativos deberá darse respetando los 2,25 m2 y con las mismas consideraciones de quienes están en semáforo verde; mientras que para las instituciones que están en semáforo en rojo deberán asistir en función del aforo y el plan aprobados y la institución educativa podrá seleccionar algunos grados y cursos que asistan de manera presencial de acuerdo con las familias, en el caso de necesitar reducir el número de estudiantes que asisten en cada uno de estos grupos.

Para la educación inicial que está regulada por el Ministerio de Educación, Centros de Desarrollo Infantil, así como los niveles de educación inicial de niños de 3 y 4 años en semáforo verde la asistencia respetará el aforo de 2,25 m2 por persona, también pudiendo dividirse en grupos, al igual que en el semáforo amarillo.

En cambio, en el semáforo en rojo la asistencia presencial voluntaria deberá respetar el 50 % del aforo máximo calculado sobre la capacidad física instalada de la institución educativa y pudiendo también establecerse horarios diferenciados.

“Hemos procurado que tan pronto los datos epidemiológicos han sido presentados y procesados por el Ministerio de Salud poder anunciarlo a la ciudadanía para que puedan tener tiempo de prepararse y esperamos que poco a poco los cantones que están en rojo pasen a amarillo y los de amarillo a verde y que pronto lleguemos a una situación de normalidad donde la educación pueda volver al 100 % de aforo”, concluyó Brown. (I)