Ibarra

Los comuneros de El Chota, en el norte de Imbabura, continúan tomados la E-35 (Panamericana Norte) que comunica a esa provincia con el Carchi y el puente internacional de Rumichaca. La medida supera las trece horas desde que los pobladores decidieron bloquear la carretera.

Por otra parte, a las 18:30 de este lunes 25 ya fue habilitada la vía alterna Mascarilla-Mira-El Ángel-Bolívar-E-35, que conecta a las dos provincias. Tras la apertura, más de 400 automotores que estuvieron atascados continuaron su marcha en los dos sentidos hacia Ibarra y Tulcán.

Una inmensa roca fue colocada en el puente de ingreso a Mascarilla (Carchi), que conecta por la vía paralela al eje nacional, para obstruir el paso de automotores. Asimismo, metros más adelante montículos de tierra dificultaron más la movilidad.

Publicidad

La desesperación ante el bloqueo y la necesidad de llegar hacia sus destinos obligaron a decenas de personas a caminar unos ocho kilómetros cargando sus equipajes para abordar otras unidades.

En cambio, buses interprovinciales, camiones de carga internacional y autos particulares esperan impacientes cerca al km 100 de la E-35, donde se registra el cierre de la calzada de cuatro carriles.

Hasta el lugar llegaron en la mañana representantes de la Gobernación y Municipio de Ibarra.

Lucía Escobar, comisaria nacional de Ibarra, dijo que buscaban mecanismos para habilitar la vía y recordó que el cierre de carreteras es una medida ilegal en el país.

Publicidad

Ciudadanos debieron caminar varios kilómetros para continuar sus viajes. Foto: Ricardo Cabezas. Foto: El Universo

El Municipio de Ibarra movilizó maquinaria hasta El Chota con el propósito de realizar algunos trabajos.

Jean Arce, responsable de seguridad ciudadana, manifestó que los equipos no llegaron anteriormente debido a que producto de las lluvias en las últimas semanas han debido atender varias emergencias en la capital imbabureña.

Juan García, presidente del Gobierno Parroquial de Ambuquí, explicó que no han solicitado dialogar con el intendente, comisaria o funcionarios, sino con el prefecto Pablo Jurado, la alcaldesa de Ibarra, Andrea Scacco, y el gobernador Arturo Fuentes. La idea es instalar una mesa de diálogo y trabajo con autoridades que tengan poder de decisión.

Entre tanto, Alejandro Calderón, presidente de la comunidad, anunció que permanecerán en la carretera, incluso en la noche y madrugada, hasta que lleguen las autoridades.

Publicidad

Los pobladores están pidiendo al Ministerio de Transporte y Obras Públicas varias obras, como la construcción de dos pasos peatonales en esa zona (El Chota) y la limpieza de dos quebradas que provocan inundaciones y perjuicios a la producción del sector y las vías.

Denuncian que los deslaves que se registran en la montaña taponan el río Chota, que podría desbordarse y anegar los terrenos, y exigen la reubicación de un relleno sanitario que causa contaminación y malos olores, construcción de adoquinados, entre otros. (I)