Su sueño era llegar a ser general del Ejército ecuatoriano. Aquella meta de la subteniente María José Morillo Cando fue arrebatada por las correntosas aguas del río Napo. El último 20 de abril, ella se ahogó mientras realizaba su última prueba fluvial en el curso Tigre, que debía aprobar para ascender al grado de teniente.

Desde entonces, los familiares de la subteniente aseguran que no han recibido información clara y precisa sobre cómo y en qué circunstancias sucedieron los hechos.

Para lograr el esclarecimiento del suceso, en la Fiscalía provincial de Orellana los allegados de Morillo interpusieron una demanda penal por el presunto delito de homicidio culposo en contra de la institución militar.

“Queremos que se investigue y se sepa qué ocurrió con María José. De pronto hubo una negligencia por parte de los que planificaron este curso y no tuvieron para dar el servicio de emergencia respectiva”, dijo la abogada Lourdes Regalado.

Publicidad

La subteniente María José Morillo Cando era destacada oficial de las Fuerzas Armadas, fue asignada al área de inteligencia militar y también destacó como deportista en tiro olímpico.

Ella abandonó la escuela militar luego de salir embarazada y dar a luz a un hijo varón, sin embargo, su deseo de cumplir su sueño la llevó a insistir en retomar la carrera militar y lo logró con éxito, comentó su madre, Katiusca Cando.

“Lo que queremos es saber la verdad de los hechos, las Fuerzas Armadas lo único que han hecho es entregar el cuerpo de mi hija, hacer los trámites mortuorios, esas son las facilidades que me han dado y nada más”, señaló Cando.

Todas sus dudas, entre esas los equipos que usaba Morillo el día del accidente y los planes de contingencia que se tenían para este tipo de eventualidades, esperan que se aclaren en la investigación que lleva adelante la Fiscalía de Orellana.

Durante el acto castrense realizado con motivo de la ceremonia militar en conmemoración de los 50 años de creación de las Fuerzas Armadas, desarrollado en la Brigada de Selva n.º 19 Napo, el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, calificó de accidental la muerte de la subteniente Morillo.

“Eso es parte del entrenamiento, para eso se viene acá a la selva a hacer el curso de Tigre en la Escuela de Selva, desgraciadamente fue un accidente como parte del trabajo, de la instrucción, del entrenamiento que se tiene de la subteniente, que lamentamos muchísimo. El Ejército está cubriendo todos sus derechos que corresponden, sabemos que es una madre, nos da muchísima pena por su niño, pero de todas maneras es parte del entrenamiento militar”, dijo el funcionario de Estado. (I)