El presidente Guillermo Lasso anunció —el pasado 3 de octubre— que se declarará el fin de la pandemia del coronavirus en Ecuador en aproximadamente diez días, lo que ha generado ciertas dudas e inquietudes en gremios médicos y expertos.

Francisco Pérez, viceministro de Gobernanza y Vigilancia de la Salud Pública (s) del Ministerio de Salud Pública (MSP), en una entrevista con EL UNIVERSO se refiere a qué pasos dará el Gobierno en torno a la pandemia, el proceso de vacunación y la llegada de nuevas dosis de vacuna.

El presidente Guillermo Lasso ha dejado entrever que, en los próximos días, Ecuador dará por finalizada la pandemia del COVID-19. ¿En qué se basan?

Publicidad

Lo que ha querido explicar el presidente es que en algunos días retiraremos más restricciones en torno a la pandemia.

Estas restricciones son las que están analizando y van en torno a la eliminación de los requisitos de ingreso al país por COVID-19, que son la presentación de certificado de vacunación o de una prueba diagnóstica. Y en estos días nos reuniremos y decidiremos si se quita este requisito, que es prácticamente la única restricción que queda hasta el momento.

En Ecuador ya no se controlan aforos; el uso de la mascarilla es voluntario; el único lugar donde es obligatorio son en los centros de salud y en los hospitales. De momento, tenemos una baja circulación del virus y los casos son pocos.

Publicidad

Seguiremos y mantendremos la vigilancia activa de esta enfermedad. Tenemos nuestros equipos de pronta respuesta y nuestra priorización por zonas calientes activas, junto con la vigilancia de influenza y otros virus respiratorios, como es el caso del COVID.

El hecho de que exista una disminución en la transmisibilidad, una disminución en la circulación del virus, una baja transmisión no quiere decir que nosotros dejaremos de lado los procesos de vigilancia, sino todo lo contrario.

Publicidad

Lo que decía el señor presidente es que, dadas estas condiciones, Ecuador está controlando la pandemia y además estaremos prestos a retirar todas las restricciones que precisamente se produjeron por ella.

¿Puede un Gobierno dar por terminada la pandemia del COVID-19? Gremios médicos dan su criterio

Si se retiran estas últimas restricciones, ¿eso querría decir que el Gobierno declararía el fin de la pandemia?

No. Nosotros no podemos declarar el fin de la pandemia; quien declara el fin de la pandemia es la Organización Mundial de la Salud (OMS), basados en el reglamento sanitario internacional. Entonces, esto es una decisión global.

Precisamente, quien verifica esto es la Organización Mundial de la Salud, que ya lo dijeron hace algunas semanas; el director lo dijo: que parece que ya estamos viendo la luz al final del túnel. Y en Ecuador también parece que ya estamos viendo la luz al final del túnel, toda vez que tenemos pocos casos, pocas hospitalizaciones, y además tenemos una base poblacional con una vacuna suficiente. Y esto no quiere decir que vamos a dejar de vacunar, sino más bien tratar de terminar de poner los refuerzos, tanto el primero como el segundo (refuerzo) a los ecuatorianos. Y estamos a la espera de que lleguen algunas vacunas y poder continuar con el proceso.

Publicidad

La meta gubernamental de vacunar a un 90 % de la población con la primera dosis de refuerzo contra el COVID-19 no se cumplió

¿Cómo reforzar la vacunación si el objetivo que tenían, que era hasta el 30 de septiembre vacunar a cerca del 90 % de población vacunable, no se cumplió?

Nosotros mantenemos los procesos de vacunación. Estamos haciendo un llamado a la ciudadanía: tenemos las vacunas disponibles, hace falta un poco más de compromiso de la gente y la corresponsabilidad ciudadana.

Hemos mantenido mingas de vacunación. Estamos sobre los 7 millones de personas con el primer refuerzo, y seguiremos manteniendo los procesos de vacunación a pesar de que existe una baja transmisión del virus.

La idea es mantener los procesos de vacunación hasta cumplir la meta de vacunar a todas las personas. Y lo que ha ocurrido es que alguna vez uno de nuestros epidemiólogos nos dijo que somos presas de nuestro propio éxito, es decir, nosotros hemos sido víctimas de que hemos vacunado a muchas personas, que hemos controlado adecuadamente la pandemia, y la gente le ha perdido un poco el miedo a la pandemia y, por eso, ha dejado de vacunarse.

Vamos a extender los procesos de vacunación. Seguimos con las estrategias de vacunación y tenemos muchos aliados, como al inicio del plan 9/100, y estamos trabajando para poder estandarizar los procesos de vacunación con el sector privado y en las universidades, que son los lugares en los que todavía nos falta un poco vacunar. Y con esto queremos llegar a nuestra meta y mantener el proceso hasta que se pueda considerar ya una enfermedad endémica, como es la influenza, por ejemplo, que tiene un esquema de vacunación diferente de acuerdo a la estacionalidad cuando aumentan los casos.

Creemos que ese es el futuro con el coronavirus y nos estamos preparando para ello.

¿Se piensa ampliar el esquema de cuatro a cinco dosis?

Todavía no. Nosotros esperamos completar (el esquema) con nuestro segundo refuerzo, y luego veremos si hay evidencia suficiente que apoye la aplicación de una quinta dosis o tercer refuerzo y a quiénes se tiene que aplicar.

Seguramente será a personas que tengan mayor riesgo de contagio o mayor riesgo de morir si se contagian. Y todo esto lo analizaremos precisamente con evidencia científica y con nuestro comité asesor para las inmunizaciones, donde coparticipan varias entidades, entre ellas OMS, OPS, las universidades, la sociedad civil; y con ellos vamos evaluando precisamente la necesidad o no de vacunar con una nueva dosis de refuerzo.

¿Qué vacunas llegarán en los próximos días?

Estamos haciendo algunas gestiones para que pueda venir Novavax, que es una nueva vacuna; por otro lado, es bastante efectiva para ómicron. Llegarán en los próximos meses alrededor de dos millones de dosis.

En diez días el COE decidirá si Ecuador elimina la presentación del carné de vacunación y prueba de Covid-19 para ingresar al país

¿Cómo está la ocupación por COVID en los hospitales?

En los hospitales tenemos un 21 % de ocupación en camas de cuidados intensivos (con respecto al) número (total) que tenemos asignado: tenemos alrededor de 160 camas asignadas, y de estas el 21 % está ocupado. Anteriormente teníamos más de 500 camas asignadas, pero precisamente con la disminución de los contagios hemos disminuido la asignación de estas camas, y estas camas las hemos distribuido para otras afecciones. Y lo mismo ocurre con hospitalización general: tenemos alrededor de 16 % de ocupación de camas, y cada vez va disminuyendo más.

Seguimos teniendo cifras a la baja. Las personas que generalmente están hospitalizadas son aquellas que tienen unas condiciones muy graves de salud previas al coronavirus, o son personas a las que incidentalmente se les ha detectado coronavirus; por ejemplo, una persona que va a una operación de emergencia, se la opera y se le hace también una prueba de coronavirus, y sale positiva. No tenemos una mortalidad alta.

Con el aumento de personas vacunadas y el aumento que tuvimos de contagios anteriormente la gente va adquiriendo inmunidad. Estamos esperando que no haya una nueva variante que pueda llegar a desacomodar todo; pero precisamente para detectar estas nuevas variantes hemos priorizado la vigilancia genómica con nuestro laboratorio de referencia, que es el Inspi (Instituto de Salud Pública), y con laboratorios de otras universidades.

¿Vacunarse contra el COVID podría ser incluido en el esquema regular de vacunación?

Estamos precisamente revisando la información. Tenemos que conocer más cosas sobre el COVID, por ejemplo, qué temporada o qué fechas estacionales en el año es cuando aumenta la circulación del virus, como lo que ocurre con la influenza. Y, seguramente, si la evidencia científica así lo va diciendo y vamos determinando que existen periodos estacionales de aumento de la infección, pues, tendremos que anexar la vacuna del COVID para el esquema regular, siempre que exista evidencia suficiente de que esto va a ser útil y beneficioso para la ciudadanía. (I)