La jueza Ana Lucía Cevallos convocó para el 31 de marzo próximo, a las 09:00, para la instalación de la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio en el proceso penal por el delito de delincuencia organizada que se sigue contra el expresidente Abdalá Bucaram Ortíz; su hijo Jacobo Bucaram Pulley, tres agentes de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) de Quito, el israelí Sheinman Oren y tres personas más.

La Fiscalía investiga a los nueve procesados por conformar un “grupo estructurado para planificar actividades delictivas” en Quito y Guayaquil, entre noviembre de 2019 y agosto de 2020. Una de las actividades ilícitas cometidas por la supuesta estructura habría sido la obtención de beneficios económicos en el contexto de la comercialización de pruebas para la detección de Covid-19 y de mascarillas, en medio de la emergencia sanitaria.

A partir de esta delincuencia organizada la Fiscalía habría detectado que se dieron una serie de delitos que van desde enriquecimiento privado no justificado, estafa, uso doloso de documento público, evasión tributaria, hasta delitos contra la vida.

El 12 de noviembre pasado, se realizó la vinculación del israelí Oren, quien era conocido en la estructura como “Tarzán” y estaba en el nivel de ejecutor. En el organigrama armado por las autoridades el extranjero Shy Dahan, extranjero conocido como “Tom” que fue asesinado el sábado 8 de agosto pasado en la Penitenciaría del Litoral, en Guayaquil, era visto como el líder financista del grupo.

Fiscalía vinculó a cuatro personas más al caso por delincuencia organizada en el que son procesados Abdalá y Jacobo Bucaram

Los agentes de AMT Leandro B., Samuel S. y Cléver A. son vistos por los investigadores como la “seguridad” de la organización. Varias versiones expuestas por la Fiscalía en audiencia apuntaron que los extranjeros “tenían escoltas que eran agentes de tránsito” o que el pago que hacían por insumos médicos los interesados incluía el costo de la “supuesta seguridad ya que ellos (los extranjeros) aducían que cada vez que iban a la bodega no iban sin escolta y que les cobraban entre $ 1 000 y $ 1 500”.

También fueron vinculados en noviembre pasado Bryan P., ciudadano que denunció a dos israelitas por negocios que mantuvo para la compra venta de mascarillas y pruebas para Covid-19, Verónica A. e Isabel M.

Jacobo Bucaram, por los señalamientos en diversas versiones que son parte del caso entre ellas la de los israelíes, fue identificado dentro del organigrama del caso como el comprador de las pruebas para Covid-19; mientras que su padre Abdalá Bucarán era visto como la persona que se dedicó al acopio de las pruebas para Covid-19.

En relación a Jacobo Bucaram y la revisión de la medida cautelar solicitada, la jueza Cevallos decidió que la audiencia para evacuar el pedido se de el mismo día de la audiencia de evaluación y preparatoria de juicio. Este procesado se encuentra internado en la denominada Cárcel 4, en Quito.

Jueza ordena prisión preventiva para Jacobo Bucaram y lo vincula a la investigación por delincuencia organizada

Respecto a Abdalá Bucaram y el impedimento que existía para seguir en su procesamiento penal, debido a su candidatura a asambleísta nacional, las autoridades de justicia están a la espera de que el Consejo Nacional Electoral envíe una confirmación de que el proceso de elección en que participaba el expresidente concluyó y cuales han sido los resultados. (I)