En Ecuador existían 1.183 camas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) hasta el 2019, según el último Registro de Camas y Egresos Hospitalarios publicado en junio del 2020 por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). ¿Cuántas hay ahora, tras un año en crisis por la pandemia del COVID-19, y cuál es el nivel de ocupación?

Este medio realizó varias consultas y pudo conocer que esa cifra creció y que actualmente en Ecuador existen 1.607 camas de UCI, de las cuales al menos 1.082 están siendo usadas para tratar a pacientes con COVID-19; el resto se dedica a la atención de enfermos graves con otras patologías.

Ni el Ministerio de Salud Pública (MSP) ni el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) respondieron a las inquietudes de este medio, tras dos semanas de haber realizado las respectivas consultas. Sin embargo, la oficina de la Secretaría de la Presidencia de la República sí proporcionó la información que posee sobre esas dos instituciones del sector público y de su lado también lo hizo la Asociación de Clínicas y Hospitales Privadas del Ecuador.

La Secretaría de la Presidencia desglosa las cifras -del MSP y del IESS- en camas de cuidados intensivos a nivel nacional para COVID y para las destinadas a otras causas.

Publicidad

Para atender a pacientes con COVID, según la oficina a cargo de Jorge Wated, el MSP tiene 498 camas UCI y de estas, 446 permanecían ocupadas hasta hace dos semanas, cuando empezó el confinamiento focalizado en 16 provincias del país ante el repunte de la pandemia.

En el IESS, el nivel de ocupación era parecido, según la información proporcionada a este medio: de 381 camas UCI para la atención de afiliados, pensionistas y jubilados del Seguro Social con coronavirus severo, 366 estaban ocupadas.

En conclusión, a nivel nacional solo había 52 camas UCI disponibles en el MSP y apenas 15 en el IESS para tratar a pacientes con complicaciones producidas por el COVID hasta esta semana que pasó.

Toma forma la vacunación masiva en Ecuador, con base en el padrón y sistema electoral

Para la atención de otras enfermedades, que no tienen que ver con coronavirus, el MSP cuenta con otras 92 camas UCI, de las cuales están ocupadas 62; mientras que en el IESS hay 98, pero están ocupadas 90.

Fuera del sector público, bajo la Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados del Ecuador existen 39 instituciones que cuentan con servicio de hospitalización y entre ellas poseen 538 camas de UCI, pero no todas atienden a pacientes con COVID y las que sí lo hacen no dedican todas sus áreas de cuidados intensivos exclusivamente a esta patología.

Ana Delgado, directora ejecutiva de la Asociación, detalla que contando únicamente a las instituciones privadas que atienden casos de COVID, hay 492 camas UCI a nivel nacional, pero de estas solo 203 están destinadas a pacientes con esa enfermedad. “Es decir, el 41% de las UCI en las clínicas y hospitales privados que sí atienden casos de coronavirus están destinadas para pacientes con COVID”.

Publicidad

Las 203 camas permanecen ocupadas, dice Delgado. “Amanecen una o dos camas libres en UCI y al cabo de una hora ya están llenas nuevamente”.

Ecuatorianos esperan para recibir la vacuna contra el covid-19 en un centro de convenciones en Quito. Foto: EFE

José Luis Vergara, médico coordinador de UCI del hospital Luis Vernaza, regentado por la Junta de Beneficencia de Guayaquil y que en los registros del INEC consta en la categoría de “hospitales privados sin fines de lucro”, ha dicho que allí tienen 90 camas UCI y que todas están ocupadas; hay otras 50 camas de hospitalización para pacientes de COVID-19, todas ocupadas también.

“Aquí, cama que se desocupa, cama que se ocupa, no hay disponibilidad permanente”, afirma Vergara. “Eso pasa aquí y en todas las unidades. Históricamente, las camas en UCI no han sido suficientes, siempre han estado ocupadas; pero ¿qué pasa ahora?, que ahora todas están siendo ocupadas por pacientes de COVID-19 y eso complica el resto de emergencias″.

Instituciones que tienen Unidades de Cuidados Intensivos en EcuadorCamas UCI para atender a pacientes con COVIDCamas UCI para otros casosTotal de camas UCI por instituciones
MSP49892590
IESS38198479
Clínicas privadas203335538
Totales1.0825521.607

Hay instituciones que están haciendo listas de espera, pero es muy difícil lograr un cupo porque un paciente de UCI demanda una alta estancia. “Como el paciente se queda mucho tiempo, es difícil contestarle al familiar de otro que espera por una cama”, reconoce la directora ejecutiva de la Asociación de Clínicas Privadas.

“Lo único que queda es que el familiar del enfermo vaya y pregunte si una institución tiene espacio, porque el problema es que actualmente no hay camas”, dice Delgado, quien destaca que los sanatorios privados además de haber incrementado el número de camas en UCI, también lo ha hecho en cuidados intermedios, “porque allí se puede tratar a pacientes graves, con oxígeno directo, pero que no necesitan intubación”.

Es lo que hacen también ahora mismo en el MSP y en el IESS, donde incluso se han colocado carpas especiales para tratar de atender a todos, aunque la demanda de pacientes ya ha rebasado su capacidad.

Cuatro de cada diez internados en UCI son jóvenes; médicos piden tener cuidado mientras las UCI están llenas y se espera turno en carpas. Foto: Ronald Cedeño

Para el médico Javier Flores, la falta de comunicación por parte de los responsables de la disponibilidad de camas en los diferentes hospitales con capacidad de atender a pacientes con COVID-19 es un acto muy dañino para la población, ya que prolonga el tiempo que el paciente pueda ser correctamente atendido y de ser necesario hospitalizado.

“En otras partes del mundo, mediante aplicaciones móviles, se puede conocer la disponibilidad de camas de acuerdo con la zona geográfica en que se encuentre quien la necesite. Un informe continuo por parte de cada área designada podría ahorrarle tiempo al ciudadano para tener un menor tiempo de respuesta y una atención más óptima, con lo cual el resultado sería más favorable para su tratamiento”, sostiene Flores.

Juan Zapata, presidente del COE nacional, expresó el 26 de abril, tras el balance del primer fin de semana en confinamiento por el repunte del COVID-19, que en Ecuador había más de 400 personas a la espera de una cama en cuidados intensivos: 413 pacientes esperaban un lugar en UCI de los hospitales del IESS y otras 50 personas en los hospitales del Ministerio de Salud.

Se duplica el levantamiento de cadáveres por COVID-19 en Quito

Solo en Quito, hasta el 4 de mayo, la Secretaría Metropolitana de Salud registraba que 105 enfermos graves con COVID estaban en la lista de espera para una cama en UCI.

A esa fecha, el número de espera había bajado -desde los 168 que esperaban por entrar a UCI en la capital-, pero eso no significa buenas noticias. “Esta disminución puede deberse al alto porcentaje de mortalidad por falta de atención”, ha precisado la Secretaría.

Y de hecho, los levantamientos de cadáveres por COVID en Quito se han duplicado.

Según el informe de la semana epidemiológica 17 del COE nacional, en el mes de marzo en la capital se registraron 38 levantamientos de cadáveres por COVID-19 o presunción, sin embargo, en abril se notificaron 71 casos. En lo que va de la pandemia, julio del 2020 fue el mes con más levantamientos de cadáveres: 129 en total.

Si bien en la semana epidemiológica 17 se ha reportado una disminución en el número de casos en comparación con la semana 16, existe todavía un número alto de notificaciones en Quito. La Secretaría Metropolitana de Salud señala que hasta el 2 de mayo se registraron 126.063 casos confirmados de COVID-19 y 2.480 personas fallecidas.

Las UCI en Guayaquil se mantienen en 100% de ocupación

El Municipio de Guayaquil ha informado que del 26 de abril, tras el primer fin de semana de confinamiento total, al 2 de mayo, se registra en la ciudad una leve disminución en el número de casos sospechosos de COVID-19, con una incidencia que pasó de 13,9 a 11,1 por cada 10.000 habitantes, así como en la incidencia de casos confirmados que bajó de 3,8 a 3,2 por cada 10.000 habitantes.

Pero a pesar de esta situación, las UCI en Guayaquil continúan al 100% de ocupación, tanto en la red pública (IESS y MSP) como en los hospitales privados.

Los fallecimientos por COVID-19 también disminuyeron un poco en las últimas dos semanas en Guayaquil. El promedio de la semana epidemiológica 17 es de 507 decesos, de los cuales 199 fueron por coronavirus; es decir, pasó de 32 a 28.4 fallecimientos diarios a causa de esta enfermedad.

“Pero aún no se puede concluir que existe una tendencia a la baja, en relación con la gravedad del virus. Lo que existe es una desaceleración, que se convertiría en tendencia si se mantiene en el tiempo la cifra con la disminución correspondiente de sus indicadores”, dice el informe epidemiológico de la Mesa Técnica de Salud.

La situación hospitalaria en provincias

Provincias como Pichincha, Guayas, Manabí y Cañar actualmente tienen una larga lista de espera para atender a pacientes con COVID-19, con una saturación de entre el 95 y 100%, pero en Esmeraldas, Carchi, Cotopaxi, Morona Santiago y Sucumbíos ya existe una mayor disponibilidad de camas.

Según el Ministerio de Salud Pública, tras el estado de excepción la patología no COVID ha reducido de manera importante su ocupación en el Sistema Nacional de Salud, lo cual ha impactado de manera positiva en la capacidad de camas de hospitalización y de cuidados intensivos en las últimas provincias señaladas.

A criterio de Esteban Arce, subsecretario de Vigilancia del MSP, “esto da un respiro” a los médicos y trabajadores de la salud en todas las salas de UCI, Emergencia, Triaje y Hospitalización. Pero aún es preocupante que la patología COVID-19 no haya tenido todavía una reducción importante.

Se posterga llegada de vacunas contra el coronavirus a Ecuador por crisis en India, según ministro

Según el funcionario, desde la implementación del estado de excepción se ha reducido un poco el número de ocupación de camas UCI como de hospitalización, así como las listas de espera. No obstante, “evidentemente aún tenemos provincias con una capacidad hospitalaria al límite”, donde no se ha visto una reducción importante en la ocupación de camas.

Víctor Álvarez, presidente del Colegio de Médicos de Pichincha, hace un llamado a la ciudadanía para que sea corresponsable con las medidas de bioseguridad. “Los médicos ya no damos abasto porque no tenemos espacio físico, no tenemos medicamentos, no tenemos la capacidad física de doblar y redoblar nuestro trabajo”.

Pacientes jóvenes con COVID saturan los hospitales

No solo hay preocupación a nivel nacional, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que la situación de hospitalizaciones en gran parte de la región se debe al aumento de pacientes más jóvenes a consecuencia del COVID-19, que tienen menos acceso actualmente a las vacunas y se exponen más a menudo.

“Dado que la población más joven tiene mayores probabilidades de sobrevivir al COVID-19, esta puede permanecer en los hospitales durante semanas y consumir más recursos médicos. Por ello, los países deben estar preparados para el aumento de la demanda hospitalaria”, dijo la directora Carissa Etienne durante la sesión informativa de la OPS de esta semana.

Según el registro que lleva el INEC, en la última década el tiempo promedio de estadía en hospital de un paciente es de 4 días; pero en esta pandemia actualmente hay pacientes que ya llevan entre 14 y 21 días en cuidados intermedios o en UCI. Por eso no hay camas, se escucha a diario.

Aumentar la capacidad de las UCI

“Si las infecciones siguen aumentando a este ritmo, esperamos que en los próximos tres meses los países de nuestra región tengan que mantener e incluso aumentar aún más su capacidad de camas en las unidades de cuidados intensivos (UCI)”, calculó Etienne.

La solución sería que los países contraten y capaciten a más trabajadores de la salud y personal especializado después de haber operado en ‘modo de crisis’ durante ya más de un año. “Pero tampoco podemos ampliar indefinidamente la capacidad de las unidades de cuidados intensivos. Sencillamente, no hay suficiente personal para contratar y capacitar a tiempo”, sostuvo la doctora Etienne.

“Lo que nos remite a una mejor opción: todos debemos volver a comprometernos con una respuesta integral basada en la prevención y mantener la atención de salud contra la COVID-19 y otras afecciones”, remarcó. (I)