Aglomeraciones, quejas, esperas interminables, confusión, caos e inclemencias del tiempo. Ese fue el panorama en el que se desarrolló, este jueves, el cuarto día de la vacunación en contra del coronavirus para los jubilados, afiliados y pensionistas del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), en Quito.

Hechos similares se presentaron el pasado miércoles.

Algunos adultos mayores y sus familiares madrugaron para acceder a la inoculación en los puntos habilitados, en el norte y el sur de la capital, en los denominados Centros de Atención al Adulto Mayor (CAAM).

Otros afiliados al IESS esperaron por horas.

Publicidad

Hubo personas de la tercera edad que aseguraron haber arribado a las 04:00 y 05:00.

En las Naciones Unidas, en el norte de Quito, Jaime Miño dijo haber trabajado 40 años como para recibir ese trato y alertó que, por las aglomeraciones, podrían infectarse de coronavirus.

Raquel Rosero también cuestionó la manera en la que los han tratado.

Una persona afirmó haber llegado a las 09:00 aunque su turno era entre 14:00 y 15:00, mientras que otra estuvo en el sitio con dos horas de anticipación y algunos esperaban, pasado el mediodía, ya unas cinco horas.

Organizaciones productivas y sanitarias ven ineficiente aplicar un confinamiento los fines de semana

En el sur, en el sector de La Magdalena, el desorden también imperó. Un jubilado sostuvo que la fila de personas era de cuatro a cinco cuadras. Otros esperaban unas cuatro horas y a pesar de que su hora ya había pasado, aún no eran inoculados.

Había denuncias de gente de que no se respetaba la fila, así como preocupación por eventuales contagios.

Publicidad

En ambos puntos de vacunación sugirieron que se habiliten más sitios y hubo dos filas de personas, aquellos agendados de acuerdo con horas preestablecidas y para personas rezagadas.

Julio López, director de Salud del IESS, expresó que los puntos de vacunación estaban copados con las personas que han sido agendadas y no había cabida para poner una lista adicional.

Además, que no estaban vacunando a quienes no tenían agendamiento y pidió que lleguen 30 minutos antes.

Esto porque varios adultos mayores acudieron con mucha antelación a su hora programada.

López recordó que en el sitio de consulta del IESS, el usuario tiene dos opciones: conocer si está agendado dentro de los puntos del IESS o del Ministerio de Salud Pública (MSP) o si no hay datos actualizados, existe la opción de hacerlo.

Afirmó que 72 horas después tendrán información de dónde van a estar agendados.

La vacunación para pacientes oncológicos avanza

Mientras que Carlos Tamayo, presidente del Consejo Directivo del IESS, sostuvo que hay 24 puntos en todo el país y esperaban habilitar más sitios.

Según Tamayo, a nivel nacional hay una correcta administración en las vacunas, pero en Quito, en el norte, ha habido “novedades” en personas que no les ha llegado su mensaje para ser vacunadas a través del MSP y tampoco han estado en el sistema de agendamiento del Seguro Social.

“Las personas que han acudido a los puntos de vacunación son personas que no tienen agenda, generando la aglomeración y entendiendo también que ellos quieren ser vacunados ”, dijo Tamayo.

Tamayo recordó que la primera fase del plan es priorizar al sector vulnerable, es decir, aquellos con enfermedades catastróficas, con discapacidad, con más de una enfermedad.

Agregó que, en la segunda fase, estarán incluidas las demás personas.

Pedirles las dispensas correspondientes. No estábamos preparados para recibir personas no agendadas. Inmediatamente por el Ministerio de Salud se ha procedido a crear más carpas de vacunación, más puntos de vacunación, dentro de los mismos centros, con la finalidad de poder vacunar a todos. Hemos también procedido a trasladar a personas a otros puntos de vacunación...

Carlos Tamayo, presidente del Consejo Directivo del IESS

La meta del IESS es vacunar hasta 130.000 personas hasta el 24 de mayo cuando el actual Gobierno termina su gestión a un ritmo de 5.500 personas por día.