Walter Bustos, con varios posgrados en ambiente y cambio climático y exasesor del Ministerio del Ambiente, reflexiona sobre la importancia de la economía circular para evitar la contaminación. Advierte de los problemas ambientales que se pueden generar en la era pos-COVID si no se toman prácticas conscientes sobre el consumo, la relación con la naturaleza y los desechos.

¿Cómo se debe entender la economía circular y su vinculación con el medioambiente?

Siempre menciono que la economía circular busca entender cómo funciona la naturaleza y replicarlo en la actividad productiva. En la naturaleza, en un ecosistema, nada se desperdicia. Por ejemplo, cuando las hojas se caen de un árbol, se marchitan, el suelo las hace parte de sus nutrientes. Lo mismo busca la economía circular. Esta propone que los residuos pueden ser altamente productivos si se los aprovecha. Se genera menor contaminación y favorece al ambiente. El alcance de la economía circular apunta a no generar residuos y a que estos pasen a ser materia prima.

¿Cómo está nuestro país en el desarrollo de la economía circular?

Publicidad

Ecuador, como América Latina, está en una fase embrionaria, aún primitiva. Somos probablemente, junto con África, de las regiones con más retraso. Pero debo mencionar que el Ecuador hace algo más de dos meses acaba de aprobar una Ley de Economía Circular, un paso importantísimo, aun cuando no ha tenido el impacto que hubiésemos querido. Esta abre el espacio para debatir al más grande de los problemas que es precisamente la basura. En Ecuador, excepto Loja que hace un proceso de reciclaje, Santa Cruz con separación de residuos, Cuenca también con algún avance, el resto de municipios tienen un grave problema del manejo de basura. Nosotros seguimos enterrando la basura, una práctica humana de hace 240.000 años. En otros países, ya no hay rellenos, en Japón se queman los residuos, pero la carga calórica pasa a ser energía. Acá en el país sí se quema, pero la carga calórica se dispersa al ambiente. Enterrar la basura implica esperar que se biodegrade, y en el caso del plástico, el proceso demora entre 400 y 500 años, un vidrio 300 años, la basura se acumula y los lixiviados terminan contaminando el suelo y luego las aguas…

¿Cuáles son los principales temas de la ley?

La ley trae incentivos para que empresas públicas y privadas arranquen con la economía circular y el reciclaje. El reciclaje en realidad es una industria que genera empleo, en otros países la basura, su recolección, separación, reciclaje, generan recursos. En México hay una industria del plástico pet que genera unos $ 380 millones, equivalente a lo que ha dejado la minería siendo una industria extractiva. En el país la ley aún no se ha socializado correctamente.

¿Existen casos de éxito en el Ecuador sobre economía circular?

Se pueden dar ejemplos. Hace más de siete años se puso un precio a las botellas de plástico, ahora se puede ver cómo los recicladores las recolectan. Hay empresas que las recolectan, procesan y hacen hilo plástico.

¿Qué podemos hacer como ciudadanos, desde nuestras casas, para mejorar la gestión en la basura?

Publicidad

Separar la basura al menos lo orgánico de lo inorgánico, con eso le ayudamos al ambiente. Los residuos orgánicos se los puede convertir en compost (abono para la tierra) y evitar la úrea. En casa se le puede poner en macetas o en el jardín, o tener nuestra propia compostera. El compost se genera de residuos orgánicos (cáscaras de frutas, verduras, de huevos, entre otros) con tierra y hojarasca y no emana olores. El compost sirve para nuestras plantas. En los condominios se puede plantear reverdecer las terrazas, las áreas comunitarias. En cuanto a los inorgánicos, los residuos de baterías, computadoras, se pueden incluso vender buscando en Internet, pues la industria puede aprovechar las piezas. Debería haber puntos o islas de reciclaje de botellas, fotos, plásticos, en cada parque, estacionamiento público. La gente, sobre todo las nuevas generaciones, están dispuestas a separar la basura.

¿Cuál sería su mensaje a la gente a propósito del ambiente?

El Día del Ambiente es un momento para hacer conciencia de cómo estamos viviendo, es un día de pensar en la relación seres humanos, la naturaleza, los bosques. Si los seguimos deteriorando, vamos a tener más virus. Es importantísimo pensar en lo que se nos viene, como sociedad de la era pos-COVID. Debe haber un debate en casa, de la familia, cómo estamos tratando el ambiente, cómo consumimos y qué hacemos con nuestros desechos.

¿Qué se nos viene en la era pos-COVID?

En los hielos del Ártico está la historia de la vida del planeta de miles de años, están los registros geológicos e históricos de la cantidad de CO2 y el mundo científico ha identificado que hay picos que se han ido generando luego de las pestes, industrialización, guerras. Cuando salgamos de esto, la gente sin acceso a la educación de estos temas ni cómo consumir va a generar CO2 consumiendo, viajando, produciendo bajo el fenómeno de sentimiento de libertad. Esto va a terminar acelerando en nuestra misma generación los impactos globales y esto puede traer consecuencias graves. (I)