La creación de proyectos o procesos que promuevan la circularidad, es decir, la reutilizacion de materiales con una cultura de reciclaje es una de las acciones para el desarrollo del concepto de la economía circular en las empresas.

“El papel higiénico Green (que ya está en las estanterías de los supermercados) es el primero del país que se fabrica con un 100 % de componentes reciclados”, dice Margarita Chávez, gerente de negocio de la marca Familia. “Si no se puede dar un segundo uso a esta fibra reciclada pues igual va a los rellenos sanitarios o a los botaderos de basura”, afirma.

La inicitiva implicó la capacitación de los recicladores. El grupo Famiia recicló más de 44 mil toneladas de papel reciclado en sus procesos productivos durante el 2020, de las que solo el 1% correspondió a cartón.

El proceso incluye el procesamiento de lo reciclado, que se coloca dentro de una lámina de papel para que quede lista y sea usada en un nuevo rollo de papel higiénico, explica Chávez.

Publicidad

Se reutiliza el papel blanco impreso de archivos, de cuadernos, de oficinas, de casas, de escuelas y colegios, de revistas que no incluyen mucho color, al igual que las hojas de periódicos, papel duplex, los residuos de las imprentas tras los troquelados. No importa si están arrugados.

“Todos esos papeles compramos, son diferentes fuentes”, afirma. El papel usado se arruina cuando tiene goma, grapas o es emplasticado. Estos no se pueden recuperar al 100 %.

Lo importante es seleccionar y separar desde el hogar para que la materia prima quedé óptima para un segundo uso, ya que al tener contacto con los residuos orgánicos pues se moja y se ensucia lo que dificulta la reutilización.

Hay 20 mil recicladores en el país que se encargan de recoger el papel. “Si desde los hogares se hace una separación consciente de los residuos pues se facilitaría el trabajo de ellos”.

Chávez indica que el consumidor tiene hoy mayor consciencia a la hora de comprar.

Hay productos que se hacen con fibras naturales de plantaciones forestales certificadas, es decir, compras responsables. “Familia tiene la licencia certificada SSC que busca disminuir el área boscosa que se tala de forma irresponsable. Lo óptimo es que la materia prima llegue de estos cultivos”.

El 60 % de los recicladores son mujeres. El 50 % de ellos son de la tercera edad, que es un grupo vulnerable.

El 5 % de las ventas del producto Green se destina para mejorar las concidiciones de vida de estas recicladoras que son parte de la Red Nacional de Recicladores del Ecuador (Renarec), dice Chávez.

Por el momento han recibido guantes y geles antibacteriales para que apliquen medidas de bioseguridad al momento del reciclaje. (I)