La desobediencia ciudadana sobre disposiciones y restricciones por la pandemia de COVID-19 se mantiene en varias zonas del Ecuador.

Uno de los actos culturales por la fiesta del Inga Palla, en el cantón Tisaleo, provincia del Tungurahua se desarrolló la tarde de este lunes 18 ante miles de personas y pese a que autoridades advirtieron sobre la suspensión del evento en caso de que que se registre un exceso en el aforo permitido.

En la mañana, el intendente de Policía de Tungurahua, Diego Proaño, indico que suspendería el evento de escenificación de la guerra entre el Cacique Tisaleo contra las tropas españolas en el sector El Relleno, si se evidenciaba desobediencia a las normas para combatir la pandemia.

No obstante, uniformados indicaron que unas 15.000 personas se concentraron la tarde de este lunes 18 en El Relleno para participar en el evento.

Publicidad

El programa se cumplió este lunes desde las 15:00 tal como lo había previsto el Comité de Fiesta del Inga Palla Culto a Santa Lucía, patrona de Tisaleo. Algunas personas no usaban mascarillas e irrespetaban el distanciamiento físico. Otros ingerían bebidas alcohólicas compartiendo el mismo vaso.

“Quiero que sepa la ciudadanía que no estamos absolutamente en contra de creencias religiosas o de actividades de fe, sino que estamos en una etapa en que todavía puede morir gente por el coronavirus y es nuestra responsabilidad y total compromiso de trabajar en favor de la ciudadanía, salvaguardando la vida de cada uno de ellos, incluso si para esto hay que suspender este tipo de programas”, dijo Proaño en la mañana.

Víctor Zumba, alcalde de Tisaleo, indicó que “es difícil” actuar para suspender una actividad como la que se realizó en El Relleno ante la gran cantidad de personas.

Zumba manifestó que la festividad fue preparada desde hace unos ocho meses. Aclaró que la fiesta tradicional es organizada por organizaciones privadas.

El alcalde explicó que el COE cantonal autorizó la realización de la actividad cultural cumpliendo todos los parámetros de bioseguridad, distanciamiento, respeto del aforo establecido.

Sin embargo, Zumba reiteró que estas disposiciones no fueron cumplidas.

Jorge Tisalema fue uno de los participantes del evento. Él manifestó que realizan esta actividad por devoción de fe a la virgen Santa Lucía. “Ella misma se encargará de protegernos porque queremos agradecerle que nos tenga con vida a pesar de la pandemia”, expresó.

No obstante, Luis Noboa, morador de Quinchicoto (Tisaleo), se mostró preocupado al ver gran cantidad de gente, algunos incluso sin usar mascarillas.

“Es lamentable que no tomemos conciencia del peligro que tenemos al aglomerarnos de esta manera y sin las medidas que nos recomiendan, porque si bien es una fiesta de fe y que va a impulsar el turismo, debemos cuidarnos”, dijo Noboa. (I)