Unos 6.300 barriles de petróleo se vertieron en una reserva ambiental de la Amazonía de Ecuador tras la rotura de un ducto el viernes, informó la empresa privada OCP este miércoles.

Ya se “ha recolectado y reinyectado al sistema 5.300 barriles de crudo”, agregó la empresa en un comunicado.

La cantidad de barriles recuperados corresponde al 84% del total derramado en el accidente provocado por la caída de rocas en la cadena montañosa de Piedra Fina, en los límites entre las provincias amazónicas de Napo y Sucumbíos.

Tras la rotura del tubo, la empresa activó un dispositivo de emergencia para mitigar el daño mediante piscinas o depósitos donde se recolectó gran parte del crudo derramado.

El ministerio de Ambiente indicó el lunes que el vertido se produjo dentro del Parque Nacional Cayambe-Coca, que alberga una gran variedad de fauna y una importante reserva de agua, y que avanzó hasta un río que abastece a comunidades indígenas. (I)