Usar mascarilla dentro del vehículo ha sido motivo de cuestionamientos por parte de varios ciudadanos en Quito, pues en la capital es obligatorio llevar tapabocas n el espacio público, lo que incluye a los conductores o pasajeros que circulen a bordo de vehículos motorizados y no motorizados.

Según la Ordenanza 010-2020, la persona que incumpla esta disposición será sancionada con una multa equivalente al 25 % de un salario básico unificado, es decir, $ 100. Y en caso de reincidencia, la sanción sube al 50 % de la remuneración básica ($ 200).

Para Patricio Guerrón, que vive en el sur de la ciudad, no tiene sentido que se multe a un conductor por no usar mascarilla cuando va solo en su auto. “¿Qué riesgo voy a correr si no llevo a nadie conmigo? Es absurdo que nos obliguen, no es lo mismo que ir en bus o caminar por la calle”, reclama Guerrón.

Sin embargo, la epidemióloga Catalina Yépez aclara que es una medida necesaria para proteger a las personas frente al COVID-19.

La experta describe que los conductores se exponen a los vendedores ambulantes o las personas indigentes que se acercan a sus vehículos y que no siempre llevan puesta la mascarilla de la manera correcta, cubriendo nariz y boca, o en ciertos casos ni siquiera poseen una.

“Solo hacen falta 30 segundos de exposición para contagiarse”, advierte Yépez. Ella reconoce que para algunos ciudadanos puede resultar incomprensible, pero es importante acatar la disposición para evitar riesgos.

Yépez recomienda que el vehículo se debe desinfectar con frecuencia las superficies, interiores y exteriores, que es donde se pueden alojar residuos de saliva si los ocupantes no usan mascarilla. Si el conductor o un pasajero está contagiado, puede esparcir el virus dentro del auto y eso representa un peligro cuando otra persona ingresa.

De enero a junio de este año, la Agencia Metropolitana de Control (AMC) ha impuesto un total de 12.768 sanciones por mal uso de mascarillas en el espacio público por un monto que suma $ 69.340. No obstante, la entidad, que reitera mantener las medidas de bioseguridad, no tiene registros específicos de cuántas de esas multas corresponden a conductores de vehículos privados.

La Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), por su parte, informó que desde el pasado 12 de julio se han reforzado los controles y se realiza una campaña de concienciación sobre cuidados y prevención de contagios. (I)