Desde la entrada de las tiendas de venta de perfumes se percibe una variedad de fragancias y con tan solo acercar un poco el envase de un perfume Lancome, Chanel, Gucci, Montblanc, Dolce Gabbana, Versace y otros, su aroma se impregna. Son importados desde Europa, principalmente de Francia e Italia, pero también hay marcas de España y de otros países que hacen parte de la Unión Europea (UE).

El costo de los perfumes va desde $ 36 hasta $ 246, todo depende de la marca y el tamaño. Esos precios podrían tener cambios, por lo pronto mantenerse o no elevarse tanto, pero con ello ya se hacen cálculos del incremento en las ventas de este producto y otros relacionados con la belleza y cosmética. Esto porque ya no pagan aranceles por el acuerdo comercial firmado entre Ecuador y la UE, vigente desde el 1 de enero del 2017.

Al igual que los vehículos, los perfumes, champús, tintes y más de 140 subpartidas ya ingresan con arancel cero desde la Unión Europea

Este 2024 se cumplieron siete años de la suscripción del acuerdo, en el que se negociaron 2.565 partidas arancelarias, casi el 70 % entraron con cero arancel desde el 2017 (un 3,6 % se excluyó) y otras entraron a un proceso de desgravación gradual que pasó por periodos de 3, 5, 7, y aún quedan 10 y hasta los 15 años.

Publicidad

Los perfumes se desgravaron poco a poco. Empezaron con 18 % de arancel, luego pasaron al 15 %, 13 %, 10 %, 8 %, 5 %, 3 % y este 2024 están en 0 %. Pero también están más de 140 subpartidas, entre ellas:

  • Tintes y demás materias colorantes presentados en formas o envases para la venta al por menor.
  • Perfumes y aguas de tocador.
  • Preparaciones para el maquillaje de labios.
  • Preparaciones para el maquillaje de ojos.
  • Preparaciones de belleza presentadas en gel inyectable, que contengan ácido hialurónico.
  • Champús.
  • Preparaciones para ondulación o desrizado permanentes.
  • Lacas para el cabello.
  • Preparaciones para afeitar o para antes o después del afeitado.
  • Desodorantes corporales y antitranspirantes.
  • Sales perfumadas y demás preparaciones para el baño.

Y es que la preferencia por los productos de origen europeo ha ido en crecimiento y las razones que explican los encargados de las tiendas de estos productos son la calidad y las reseñas positivas en las redes sociales sobre champús y productos relacionados con la belleza.

Si bien los productos europeos se hacen espacio en las tiendas nacionales, los de otro origen como estadounidense, brasileño, colombiano, peruano y nacional también tienen sus clientes. “Quienes ya se van empapando de los beneficios de cada una de las marcas van descartando entre la una y la otra”, dice uno de los vendedores.

Publicidad

Actualmente un champú de origen italiano va desde los $ 15 hasta los $ 51; los tintes de diferentes partes de Europa están entre $ 7,90 y $ 13,38, y los nacionales entre $ 3,95 y $ 8,90.

La directora ejecutiva de Procosméticos, María Fernanda León, indica que con la desgravación el sector espera un incremento de al menos un 5 % en ventas de productos cosméticos importados de la UE. “Esto beneficia al sector cosmético, pues la carga impositiva que recae en estos productos en Ecuador es sumamente alta”.

Publicidad

Cita como ejemplo que en el caso de los perfumes tienen “un impuesto injustificado del ICE del 20 %”, además de pagar IVA y una tasa para obtención de la NSO (Notificación Sanitaria Obligatoria) en la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) de $ 904, “lo cual encarece el producto en Ecuador”. “Tanto peso impositivo ha venido incentivando dramáticamente el contrabando. Se espera que la reducción arancelaria implique una reducción en los valores de estos productos, restándole participación al contrabando de cosméticos que en Ecuador es sumamente alta”.

De acuerdo con León, entre un 10 % y 15 % de los productos importados provienen de Europa -se importa mayormente cosméticos de España, Francia, Italia y Alemania-, el mercado de los cosméticos en el país genera en promedio de $ 1.300 millones anuales y mucho de lo que se importa de Europa corresponde a materia prima, insumos y maquinaria para la industria nacional cosmética, así por ejemplo los equipos en su mayoría vienen de Italia y Alemania.

Ingresar sin arancel implica también la reducción en los costos, pero indica que los nuevos valores de estos productos dependerán de la planificación que se realice por parte de las empresas importadoras. “El ajuste de valores toma su tiempo, tomando en cuenta el costo total de la importación que, a pesar de la reducción arancelaria, sigue siendo sumamente alto en Ecuador”.

Comenta que en el 2016 la mayoría de cosméticos tenían un 18 % de arancel y eso encarecía dramáticamente los productos importados y ello incentivaba al sector informal e ilegal, que “traía, y hasta el presente se lo hace, en espacios que se venden en maletas”.

Publicidad

Asimismo, señala que la mayoría de los productos contrabandeados son falsificaciones, lo cual, al no estar amparados por los organismos de control como el Arcsa, “puede perjudicar la salud de los consumidores, lo que se revierte en un mayor gasto en salud”.

Acuerdo con UE disparó venta de vehículos europeos en 507 % en seis años ¿Qué pasará en 2024 con el arancel en cero?

Por otro lado, León señala que si bien Europa es la cuna de la cosmética y es la región que presenta mayor innovación en formulaciones efectivas y seguras, la industria nacional cosmética hoy es considerada como de clase mundial. “Nuestro principal valor agregado, precisamente es la materia prima europea, complementada con ingredientes de la zona andina y amazónica. Nuestros productos se han presentado con mucho éxito en ferias internacionales, la más relevante de todas, la Cosmoprof de Italia. Productos de altísima especialización, como la dermocosmética, todavía requieren avances sustanciales en su formulación, por cuanto la innovación que tiene Europa es un referente único en el mundo”.

Comenta que los cosméticos europeos son un referente para la industria local, que busca replicar a las grandes marcas de esa región, para lograr competir en otros mercados, como los de Centroamérica con exportaciones. “La sana competencia es positiva y mejora la calidad de los productos locales”.

Sin embargo, en Ecuador ve que la competencia no está basada en los cosméticos que se importan legalmente, sino en aquellos que llegan al país de contrabando, incluyendo falsificaciones de marcas europeas que atentan no solo al empleo que producen las empresas formales, sino contra la salud de los consumidores. “La calidad de un cosmético está íntimamente relacionada con la salud de quien lo utiliza. La importación legal, formal de los cosméticos europeos nos beneficia a todos, incluyendo a los fabricantes de cosméticos nacionales”. (I)