Una gasolina de mayor octanaje y de menor azufre está por aparecer en el mercado en un plan piloto que empezará este 11 de agosto a nivel de tres provincias: Guayas, Esmeraldas y Los Ríos. Se trata de la ecoplús 89 que se empezará a comercializar en 68 de las 1.180 gasolineras del país a un precio liberalizado mayor que las gasolinas regulares pero menor que la actual gasolina súper. Según expertos este combustible de mejor calidad será positivo para el ambiente y optimizará el funcionamiento de los automotores. Sin embargo, quedan dudas de cómo responderá el consumidor a este nuevo combustible de mejor calidad, pero de mayor precio.

De acuerdo con los datos de Petroecuador, la extra y ecopaís -con precio congelado- al momento tienen 85 octanos y un promedio de 291 partes por millón de azufre (la normativa INEN permite hasta 650 ppm). Pero la ecoplús 89 será de 89 octanos y de 200 partes por millón. Para el 12 de octubre está pensado en cambio la llegada de la súper de 95 octanos y la desaparición de la súper de 92 octanos.

Andrés Lalama, mecánico y copiloto de Rally, explica que si la nueva gasolina efectivamente tiene 89 octanos sí mejorará el desempeño de los motores. Es que a mayor octanaje, mayor capacidad de combustión y de potencia calorífica se genera, dice. Sobre el tema del azufre, comenta que al tener menor ppm de azufre afectará menos al ambiente y a los motores. Explica que actualmente los vehículos que se fabrican a nivel mundial son de alta compresión y por ello se requiere un combustible de mejor calidad.

Guayaquil será el centro del plan que busca recuperar el consumo de una mejor gasolina

En todo caso, Lalama explica que en la Costa, donde primero entrará la gasolina mejorada, existe mayor oxígeno por lo que la combustión siempre es mejor. Sin embargo, en la Sierra, un factor que perjudica el desempeño de los motores es la altura. Indica que la teoría señala que por cada 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar, el motor pierde un 10 % de potencia.

Publicidad

Oswaldo Erazo, director ejecutivo de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo, indica que los ensambladores recomiendan a los usuarios de vehículos el combustible que se debe utilizar. Y desde el 2015 los vehículos que son más modernos requieren al menos 92 octanos. Los de alta gama en cambio requieren de 95 octanos. Erazo coincide en que el mayor octanaje da más potencia al motor y que el menor azufre tendrá efectos ambientales positivos. El azufre afecta la vida útil del motor. Sin embargo, recalca que la medida de azufre euro 5 habla de un mínimo de 10 ppm y no de 200 ppm.

Para Erazo, la nueva gasolina podría llegar a conquistar un mercado que antes usaba súper, pero que por el precio alto se tuvo que cambiar a la extra. Dice que antes de la pandemia, había un 9 % de consumidores que usaba la súper y ahora ha bajado al 3,2 %. Si se consideran estas cifras, podría pasar que el consumo de la gasolina mejorada sí tenga un nicho, pero se trata de un nicho pequeño.

Dos gasolineras de Terpel comenzarán a vender la nueva gasolina ecoplús 89 en Guayaquil

Frente a este escenario, algunos consumidores cuentan las estrategias que utilizan por el alza de los combustibles, y su visión sobre la viabilidad de la nueva gasolina.

Sandra Paredes, que hace casi un año se compró un auto turbo, comenta que ella ponía gasolina súper por recomendación de la casa automotriz en donde adquirió el vehículo. Sin embargo, cuando el precio superó la barrera de los $ 5 y se le hacía muy difícil pagar el costo, decidió llamar a su mecánico y preguntarle si podría o no ponerle ecopaís o extra a su vehículo. El mecánico le indicó que sí, pero que podría haber un cascabeleo, por lo que le recomendó que le pusiera un aditivo anti cascabeleo para combatir el problema. Ahora cuenta que si sale la gasolina de 89 octanos sí podría intentar comprarla, considerando que es un poco más barata de la súper. Y mantendría el aditivo.

Publicidad

Shell arrancará venta de ecoplús 89 en una de sus gasolineras en el norte y otra en el sur de Guayaquil

Byron Viteri, quien adquirió hace algunos meses un vehículo chino, explica que le indicaron que su nuevo carro funciona bien con la extra o la ecopaís de 85 octanos. Previamente pensó en adquirir un carro turbo, pero ese sí debía ser cargado con súper por el tipo de motor. En ese momento se decidió por el carro que aceptaba gasolina regular de 85 tanto por el precio de la gasolina, el precio del auto que era menor y considerando que el uso que le iba a dar era más que nada para dentro de la ciudad y no tanto para viajes. En todo caso, para poder mantener a su vehículo con un mejor funcionamiento, Viteri cuenta que de vez en cuando sí le carga son súper. Sobre la gasolina mejorada de 89 octanos comenta que sí la usaría, aunque no cree que la mayor parte de la gente lo haría porque a falta de liquidez la gente preferirá la de menor precio.

Por su parte David Molina, presidente de la Cámara de la Industria Automotriz del Ecuador (Cinae), considera que sí se debe propender a mejorar la calidad de las gasolinas. Asegura que en la actualidad muchas casas comerciales buscan adaptarse a la realidad de la mala calidad de las gasolinas ecuatorianas y producen e importan vehículos que pueden soportarlas. Sin embargo, esto es justamente lo que se debería evitar pues solo se está limitando la tecnología. Indica que actualmente no se pueden traer motores euro 6. (I)