Actualizado 20:30

La Comisión de Régimen Económico decidió tratar el proyecto de Ley de Defensa de la Dolarización, abordándola desde seis conceptos generales. Estos son: autonomía, restablecimiento de cuatro sistemas del balance del Banco Central del Ecuador (BCE), las dos Juntas, las reformas a la Superintendencia de Bancos, las reformas a la Superintendencia Economía Solidaria y un sexto punto denominado ‘Otros’.

Durante la primera jornada de debates se analizaron todos los tema, a fin de que mañana por la mañana, se pueda trabajar en la redacción del informe, y por la tarde se pueda analizarlo en la Comisión y proceder a la votación. La sesión será a las 16:30 de este sábado 10 de abril, al filo del plazo establecido. El presidente de la Comisión Franco Romero (Independiente) había adelantado que el primer informe contendría todas las discusiones y los insumos entregados por los diversos comparecientes.

El debate de la ley, que se realizó la mañana y tarde de hoy, se caracterizó por criterios divididos sobre prácticamente todos los temas.

Publicidad

En cuanto a la autonomía, Lira Villalba, asambleísta del correísmo, explicó que el artículo 303 de la Constitución establece que la política monetaria no puede ser ajena al Ejecutivo, por lo que promover una reforma que establezca que la política monetaria esté alejada del Ejecutivo, sería inconstitucional.

Consideró también que es inconstitucional que sea la Asamblea la que nombre a los miembros de las juntas Monetaria y Financiera. Tampoco está de acuerdo con las reformas que se introducirían sobre los controles a las cooperativas de ahorro y crédito.

Por su parte, Gabriela Larreátegui (SUMA) opinó que no existiría inconstitucionalidad en el tema de la autonomía, pues el BCE sigue siendo parte del Ejecutivo, al igual que las juntas Monetaria y Financiera que se crean. También consideró que la Asamblea sí podrá nombrar a autoridades, pues la Constitución nombra todas las facultades y adiciona las que la ley le otorgue.

Por su parte, Ana Belén Marín (AP) dijo que la política monetaria no puede estar ajena al Ejecutivo, “les guste o no”, pues eso es lo que dice la Constitución. En otro tema opinó que los miembros de las juntas, que para ella debería ser una sola, deberían ser también académicos y no solo miembros del sector financiero.

Entre tanto, Patricio Donoso y Luis Pachala, de CREO, consideraron que es muy importante otorgar una autonomía al ente que maneje la política monetaria, para resguardar la dolarización.

Previamente, la Comisión recibió a Jorge Villavicencio, representante de las cooperativas más pequeñas del país y que pertenecen a los segmentos 4 y 5. El representante gremial dijo oponerse a las reformas de la ley y advirtió que podría haber una liquidación de decenas de cooperativas de esos segmentos. En ese momento intervino Margarita Hernández, superintendenta de Economía Popular y Solidaria, y le pidió que los criterios que se manejen sean más serios y técnicos.

De otro lado, en la sesión de la tarde, no hubo acuerdos tampoco en temas como la estructura y requisitos para los miembros de las Juntas Monetaria y Financiera que se busca crear. Ni siquiera sobre si debían ser una o dos juntas. Hubo reparos a las propuestas sobre la Superintendencia de Bancos y sobre los controles a los cooperativas.

Varios asambleístas como Gabriela Larreátegui (SUMA), Henry Kronfle (PSC), Patricio Donoso (CREO) coincidieron en la necesidad de crear nuevamente los cuatro sistemas del balance del BCE, para garantizar que la entidad, que administra los fondos de varias entidades, pueda responder con liquidez a sus obligaciones, cuando estas se presenten.