El presidente de la República, Guillermo Lasso, anunció esta mañana que el portafolio de inversiones que se pueden ejecutar de la mano de la inversión privada o a través de alianzas público-privadas u operaciones de gestión delegada, se ha ampliado hasta $ 39.000 millones, “lo cual no hace más que reafirmar que el Ecuador es un país de oportunidades”. Así lo señaló durante su Informe a la Nación correspondiente al primer año de gobierno.

Explicó que solo en el rubro de infraestructura el Gobierno ha identificado inversiones por más de $ 5.200 millones. El presidente Lasso indicó que dentro de este monto se encuentran importantes obras como las carreteras Tababela-Cusubamba; y Chongón- Santa Elena, que muy pronto serán una realidad.

Durante este año, y a inicios del próximo, anunció Lasso, serán convocados nuevos procesos para los corredores viales Loja-Catamayo; Montecristi-La Cadena; y Manta-Quevedo.

Además dijo que está cerca de suscribirse la concesión del corredor Buena Fe-Babahoyo-Jujan y que el Gobierno está trabajando en grandes proyectos como las vías Cuenca-Molleturo-Naranjal; Ambato-Baños-Puyo; Descanso-Gualaceo-Paute; Lago Agrio-Coca; Ambato-Guaranda-Babahoyo.

Publicidad

Adicionalmente, indicó que se vienen proyectos importantes como las autopistas Quito-Guayaquil, y Cuenca-Guayaquil. De otro lado, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ya están en estructuración proyectos como el quinto puente Durán-Guayaquil, así como la operación del tren multipropósito.

En otro tema, el presidente Lasso dijo que hasta el 2025, se concretarán al menos diez acuerdos comerciales con diferentes países y grupos comerciales de Asia, Europa y América. Entre ellos están los de México y la Alianza del Pacífico.

Incremento de la producción petrolera

En cuanto al tema petrolero, el mandatario expresó que a diciembre se espera tener un promedio diario de producción de crudo de 583.000 barriles equivalentes de petróleo, frente a los 477.000 barriles equivalentes de 2021.

Además, dijo que al 2025, el gran objetivo es duplicar la producción hasta alcanzar un millón de barriles por día.

Publicidad

Explicó que al momento, la tendencia mundial es el abandono de los combustibles fósiles, por lo que ahora es el momento de extraer hasta la última gota de petróleo, para que lleguen esos recursos al servicio de los más pobres, siempre respetando el medioambiente.

Explicó que con esta política petrolera, se eliminará el déficit fiscal, y se tendrán recursos suficientes para salud, educación, seguridad, e incluso obras de los gobiernos locales.

Sin embargo, también dijo que a más de producir más, se debe vender bien el producto. Por eso, luego de catorce años estamos vendiendo petróleo directamente a las refinerías internacionales, quitando de en medio a los intermediarios que se quedaban con buena parte de los ingresos”.

Eliminando estos intermediarios, el Estado ecuatoriano recibirá una enorme inyección de dinero que, al precio actual, puede significar cientos de millones de dólares adicionales por año. El presidente destacó que los intermediarios ya no pueden enriquecerse de las operaciones que hace el Ecuador, y dijo que se han cortado “las cadenas de la corrupción”, esto en referencia a un intermediario muy conocido (Enrique Cadena Marín) involucrado en operaciones que perjudicaron al Ecuador en varios millones. El presidente aseguró que “el festín de los intermediarios terminó”. (I)