Las próximas horas son clave para conocer si habrá un acuerdo entre transportistas y el Gobierno sobre los precios de los combustibles o si los diálogos se rompen. Esta mañana, Napoleón Cabrera, presidente de la Federación Nacional de Transporte Liviano Mixto y Mediano del Ecuador y que es parte de la comisión de transportistas que mantiene los diálogos, reveló que la noche del miércoles no llegaron a ningún acuerdo y que han decidido pedirle al Gobierno una comunicación por escrito, hasta el 26 de octubre, sobre el tema de la focalización.

Caso contrario se rompería el diálogo y se les comunicaría a las federaciones de transporte para que cada una tome las decisiones que considere necesarias.

Las declaraciones las hizo Cabrera en el noticiario La hora clave del Austro. Explicó que el planteamiento de los transportistas ha sido que se focalice el precio, y no que se entreguen compensaciones. Plantean un  precio de $ 2,39 para la gasolina extra y $ 1,70 para el diésel. Pero,  según él, el plan gubernamental   es llegar prácticamente a precios internacionales, a  $ 2,70 la gasolina y el diésel a $ 2,10,  precios que han sido rechazados por la Comisión.

De tal manera que en horas de esta tarde, los transportistas esperan una nueva propuesta del Gobierno, pues dijo Cabrera que la intención de los transportistas es agotar todas las opciones de diálogo.

Adicionalmente, reveló que en las mesas de diálogo, los transportistas han demostrado al Gobierno que la operación del transportista no puede seguirse manteniendo con el actual precio y peor aún con el futuro precio que se plantea.

También han indicado que la gasolina, al momento, es más cara que la colombiana. Por ello han pedido que se les demuestre con qué parámetros están midiendo los precios internacionales. Explicó además que la gasolina ecuatoriana es euro 2, la colombiana euro 4, por lo que no tiene sentido que la nuestra sea más cara. Además indicó que el sector del transporte busca la focalización para todas las modalidades, es decir, para el público y el comercial. En todo caso, dijo que el Gobierno ya ha aceptado que la focalización sea para todos y que ha bajado un tanto su aspiración con respecto al diésel.