El ministro de Economía y Finanzas, Simón Cueva, prevé que para fin de mes lleguen los $ 1.000 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que se destinarán a diversos temas de inversión. Asegura que este año se podrá cubrir el financiamiento sin necesidad de acudir a mercados internacionales para emitir deuda en bonos. Considera que una vez terminado el acuerdo con el FMI, en diciembre, se podría continuar con una relación informal de revisiones semestrales, sin condiciones, pero que darán transparencia sobre el manejo serio de la economía. En cuanto al mercado de bonos internos, está casi lista una iniciativa para emisión más ordenada de bonos domésticos que pueden ser adquiridos por el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), sector privado e incluso capitales provenientes del exterior, interesados en facilitar crédito público.

¿Cuándo nos llega el nuevo desembolso del FMI y a qué se van a destinar estos $ 1.000 millones?

La revisión del directorio vendrá en las próximas semanas y deberíamos tener el desembolso antes del fin de junio. Son recursos de libre disponibilidad y son parte de la programación del año para financiar los gastos. Así van especialmente a inversión pública o transferencias de capital. Dentro de ello se atenderán temas de inversión en salud, educación, vialidad y seguridad que son las áreas más fuertes.

¿Pero se pueden mencionar temas en concreto de en qué se está haciendo la inversión pública?

Publicidad

Hay un plan de inversiones de $ 1.870 millones. En vialidad, por ejemplo, se ha incrementado lo destinado en $ 160 millones. Aquí hay proyectos prioritarios, ligados al invierno tan fuerte. Se han incrementado recursos de seguridad, temas carcelarios, se han incrementado temas de desnutrición infantil, el que se ha traducido en un bono de los 1.000 días.

Pese a estos anuncios, no se llega a ver una ejecución de esta inversión. Por ejemplo, en obra pública aparece una inversión de $ 80 millones, es decir, una ejecución muy baja... ¿Cómo lo explica?

Esto pasa todos los años. Los diferentes ministerios ejecutores van haciendo los procesos de ejecución de obra pública, pero algunos son más lentos. Deben seguir procesos ordenados, transparentes, con licitación pública para que no haya corrupción. El gasto para que esté concluido, ejecutado y pagado toma tiempo. Hay escuelas que ya están terminando, hay cosas casi listas, pero mientras no acabe bien no se ejecuta ni se paga.

¿Cómo estamos de financiamiento? Algunos expertos destacan que como nunca el Gobierno ya no tiene preocupación de si va a poder pagar sueldos, pero otros dicen la necesidad de financiamiento es de $ 10.000 millones, y todavía no está totalmente claro de dónde viene ese dinero. ¿Cuál es su visión?

Publicidad

Las fuentes de financiamiento están previstas dentro del programa. Debemos cubrir el déficit, que son $ 2.300 millones (2 % del PIB); amortizaciones, por unos $ 4.500 millones y tratar de cubrir atrasos que venimos arrastrando. Todo esto lo cubriremos con financiamiento externo y financiamiento doméstico. Entre los externos tenemos a los multilaterales, financiamiento que ya nos está llegando, deuda de bonos domésticos que se vencen y se renuevan con el Biess o bonos que se colocan con el sector privado que, como tiene buenos niveles de liquidez, ha estado dispuesto a colocar recursos para financiar al sector público. Este rato tenemos el financiamiento adecuado para cerrar sin problemas el año.

¿Entonces está descartado regresar a mercados internacionales este año?

Hay esa discusión de si el Ecuador puede ir o no a mercados internacionales. Hemos señalado que nos interesa, pero el país quiere hacerlo bajo condiciones favorables. Ahora vivimos un momento mundial muy volátil: guerra, etapa pos-COVID, inflación alta a nivel mundial. Nosotros, por nuestra parte, hemos trabajado seriamente para que sin ir a mercados podamos cerrar el financiamiento este año. En cuanto al mercado de bonos domésticos está previsto un plan para fortalecer su emisión pudiendo llegar a una subasta de títulos domésticos y emitir bonos bastante más ordenados y sistematizados. La idea es que sean bonos, que se pueden colocar en el IESS, en el sector privado, con plazos restablecidos para crear una curva en mercados domésticos. Además, en estos momentos, en que hay otros países con volatilidad política, hay inversionistas que están interesados en venir al Ecuador y traer capitales también para financiamiento público. Esto se puede hacer con la legislación existente y pensamos lanzar la iniciativa en los próximos meses.

¿Cree que vamos a poder cerrar el acuerdo con el FMI con éxito a diciembre? ¿Y qué viene luego?

Publicidad

El programa con el FMI ha avanzado bastante bien. Estamos avanzando en el camino adecuado y lo estamos haciendo, no porque el FMI lo pide, sino porque es sano para el Ecuador tener una economía ordenada, seria, creíble. Eso ayuda a tener más financiamiento, a bajar tasas de interés y a que el Ecuador sea un actor serio en el entorno mundial. Luego de este fin de año, hay múltiples opciones. Aún no hay una decisión tomada, pero se las viene discutiendo con el FMI y el resto de la comunidad internacional. A futuro se podría hacer una continuación más informal de la relación con el FMI . Ahora el Ecuador tiene una Facilidad Extendida de Acceso Excepcional. Al tener eso, las reglas prevén que haya revisiones sin condiciones, cada seis meses. Eso es sano para tener una mirada internacional sobre cómo la economía sigue ordenada.

En cada revisión Ecuador debe cumplir metas cualitativas y cuantitativas, ¿cuáles son estas para la siguiente revisión de diciembre?

La mayoría de temas complejos ya se superaron. Está previsto tener una economía ordenada, fortalecer las reservas internacionales, que se tenga una economía en la que no se tenga cada fin de mes que estar preocupados por cómo se van a pagar sueldos. Entre las metas cualitativas está el que haya mayor transparencia en la revisión de la calidad de activos de la banca pública, mayor transparencia en diversas cuentas, los cruces de cuentas con el IESS; compras públicas, combate a la corrupción relacionado de trabajos que hace la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE).

Es evidente que se ha hecho un esfuerzo en este Gobierno para ordenar las finanzas, pero esto venía desde antes, pero ustedes no reconocen esto. Esta postura generó incluso una observación del exministro Mauricio Pozo...

Publicidad

El proceso de ordenamiento de finanzas púbicas es gradual, no es inmediato. Hay cosas positivas que se han hecho en el anterior Gobierno: la restructuración de la deuda soberana, y poco a poco ir ordenando las finanzas. Ahora se han hecho temas quizás más ambiciosos como una reforma tributaria integral y progresiva y se ha continuado con el proceso de transparencia de las cuentas fiscales. Todavía el Ecuador debe enfrentar más temas.

Tenemos cuentas más ordenadas, hay más dinero, ¿pero qué pasa, por qué no hay medicinas, con el consecuente malestar ciudadano?

Creo que hay una serie de temas, aunque no es mi ámbito de competencia y no quiero meterme al detalle. Hay temas heredados de orden y gestión de muchos años, de la data, de controles y seguimientos adecuados. La mejora en este tema toma tiempo, los procesos los están haciendo el ministerio y el IESS. Ha habido procesos con Sercop que dan buenos resultados, reducen el precio promedio, se ha reducido en más del 45 %, puede comprar casi el doble de medicamento con la misma plata. Creo también que el COVID fue un tema bien complejo que cambió las prioridades, y ahora se está regresando a una mayor actividad de salud, por fuera del COVID, por lo que hay temas rezagados y ahora se están retomando. Finanzas está trabajando para juntos hacer lo mejor posible, transferir los recursos, que sean usados de manera eficiente. (I)