El ministro de Economía y Finanzas, Mauricio Pozo, anunció esta mañana que la economía del país tuvo una caída de 7,8% en el 2020. La cifra es mejor que los cálculos preliminares que hablaban de una caída del 11% a inicios de la pandemia, y que cifras publicadas luego por el FMI que establecían una caída de 9,5% en los últimos meses del 2020. Los recientes cálculos fueron elaborados por el Banco Central del Ecuador.

El ministro Pozo explicó que se trata de un resultado que refleja el esfuerzo que ha hecho el Gobierno en varios frentes para ordenar las finanzas y no dejar caer más fuertemente la economía pese a la pandemia.

Sostuvo que el país debió hacer frente a la pandemia sin ahorros ni reservas. Lo más sano hubiese sido poder contar con esos recursos para que haya un comportamiento contracíclico. Sin embargo, al no contar con estos fondos, se debió recurrir a la deuda externa, que llegó desde los multilaterales. El financiamiento requerido por el país en 2020 fue de $ 8.000 millones, de los cuales $ 7.400 provinieron de multilaterales; de estos, $ 6.400 millones fueron de libre disponibilidad.

Entre los puntos que más apoyaron para detener la caída del Producto Interno Bruto (PIB) están, según el ministro, el acceso a créditos internacionales, la austeridad reflejada en la mejora de las reservas (que no han bajado de $ 5.000 millones desde agosto), el buen comportamiento de las exportaciones, un buen ritmo tributario y la entrada importante de remesas, que llegaron a $ 3.338 millones.

Publicidad

Para Pozo, el comportamiento de la economía ecuatoriana fue mejor que el de otros países de la región, como por ejemplo Perú, que cayó en 11,1%, y que Argentina, que tuvo un decrecimiento del 9,9%.

Entre tanto, la previsión de crecimiento de la economía ecuatoriana para el 2021 oscila entre un 3,1% y un 3,5% en comparación con el año pasado, aunque —dijo— aún es prematuro tener una cifra certera.

El ministro anunció que se seguirán poniendo al día con los atrasos y aseguró que próximamente se pagarán los bonos ofrecidos (desempleo y primera línea) a quienes corresponda. También contó que en carpeta está una reforma al Reactívate Ecuador (sistema de financiamiento para empresas) a fin de que sea más efectivo.